Las Farc se ensañaron con Tumaco

En los últimos 20 días esta ciudad del Pacífico nariñense ha sufrido seis atentados que dejaron sin energía eléctrica y sin servicio de acueducto a alrededor de 120 mil personas; y causaron la peor crisis ambiental de la región por el derrame de petróleo que ya llegó al océano.

contaminacion-tumacoCon barreras de contención y motobombas, los técnicos de Ecopetrol tratan de extraer el petróleo derramado sobre el río Mira. Foto: Ecopetrol.

En estos momentos la principal preocupación de los tumaqueños es abastecerse con el agua potable que distribuyen los nueve carrotanques que circulan por las calles de la ciudad, porque desde el miércoles fue suspendido el servicio de acueducto por el derramamiento de petróleo en el río Mira, a causa del atentado al oleoducto Trasandino del pasado lunes.

Esta es la segunda ocasión que el grupo guerrillero ataca el ducto que se comunica con el vecino país de Ecuador y atraviesa la zona rural del municipio. El primer incidente ocurrió el 8 de junio, cuando miembros de la columna Daniel Aldana -según la Defensoría del Pueblo-, dinamitaron un tramo a la altura del kilómetro 44 de la vía Pasto-Tumaco, que afectó a 7 mil personas sobre los ríos Caunapí y Rosario. Y 14 días después, 410 mil galones de crudo cayeron sobre el río Mira, el cual abastece al acueducto municipal.

A partir de ese momento funcionarios de Ecopetrol han realizado diferentes labores contra reloj para evitar que la contaminación se siga extendiendo y llegue al mar, pero sus intentos no han sido suficientes. En la mañana de ayer la empresa estatal petrolera alertó que “a pesar del despliegue humano y técnico para controlar la mancha de crudo que avanza por el río Mira, en Nariño, esta mañana se detectó presencia de crudo en los brazos del río que desembocan en el Pacífico y algunas trazas de petróleo en la playa”.

contaminacion-tumaco-2Poco a poco la mancha de petróleo se ha extendido a lo largo del río Mira. Foto: Ecopetrol.

Diferentes autoridades como el Ministro de Medio Ambiente y el alcalde de Tumaco han calificado esta situación como la “peor tragedia ambiental del país”. Víctor Gallo, mandatario de los tumaqueños, le explicó a VerdadAbierta.com que ante la magnitud de los daños, el servicio de acueducto podría restablecerse dentro de diez o doce días. Para mitigar esta situación, en la tarde de ayer llegó un buque desde Buenaventura con 35 mil galones de agua y están a la espera de que hoy llegue otro con 55 mil más; igualmente, en diferentes municipios de Nariño están impulsando una 'Aguatón' para enviar suministros de este líquido vital a Tumaco.

Además de las afectaciones en el casco urbano, la contaminación de petróleo en el mar también perjudica a cientos de familias que viven en la zona rural. “Esto afecta a un gran número de habitantes que se dedican a la pesca artesanal en las aguas de la bahía interna donde desembocan varios ríos y también es un impacto negativo muy fuerte sobre los ecosistemas marinos”, dice el alcalde.

contaminacion-tumaco-3El daño ambiental producido por el segundo ataque al oleoducto Trasandino inició en el kilómetro 72 de la Vía al Mar, sobre el río Guisa, que es una afluente del río Mira. Foto: Defensoría del Pueblo.

Los tumaqueños también se han visto desprovistos de servicios básicos como el de energía eléctrica por los atentados de las Farc a la infraestructura. En dos ocasiones han permanecido a oscuras durante varios días: desde el 2 de junio estuvieron cuatro días sin fluido eléctrico por la voladura de dos torres en la zona rural del municipio; y el pasado 20 de junio volvieron a quedar sin electricidad durante dos días por la destrucción de la torre 204, ubicada en el corregimiento de Altaquer, en el municipio de Ricaurte.

Además de estas acciones, la Defensoría del Pueblo ha registrado otros dos ataques contra la población civil de Tumaco. Según un reciente informe de esa entidad encargada de velar por los derechos humanos, el 3 de junio “milicianos de las Farc protagonizaron un atentado con explosivos en inmediaciones de un megacolegio ubicado en el barrio La Ciudadela de Tumaco, hecho que ocasionó heridas a un menor de edad y daños a un vehículo de transporte público”; y al día siguiente, “presuntos guerrilleros de las Farc activaron carga explosiva contra una ambulancia en el casco urbano de Tumaco, sin consecuencias humanas que lamentar”. A esto se suman varios hostigamientos con granadas a la Policía.

Desde que se acabó la tregua que las Farc establecieron en diciembre del año pasado a raíz del bombardeo con el que la Fuerza Pública abatió a 27 guerrilleros en Guapi, Cauca, los habitantes de Tumaco, que viven en difíciles situaciones socioeconómicas, perdieron la tranquilidad y no entienden por qué ellos, que son los más vulnerables, siempre son los más perjudicados con la guerra. “Nosotros vemos con mucha preocupación esta escalada terrorista de las Farc contra el municipio de Tumaco y el departamento de Nariño. Les decimos que ya fue suficiente tormento y que no tienen ninguna consideración con la comunidad: si ellos quieren verse fuertes, están logrando que cada día sean más repudiados”, cuestiona el alcalde Gallo.