La llegada de los ‘paras’ a Norte de Santander

Fernando Soler es uno de los cientos de víctimas del Bloque Catatumbo de las Auc. En 1997 las autodefensas asesinaron a uno de sus hermanos, en el 2002 fue desplazado de su finca con toda su familia. Esta es su historia.
El vivía con su padre en una finca en el Catatumbo, la familia trabajaba cultivando yuca y cuidando animales, hasta que llegaron los hombres del bloque Catatumbo comandado por Salvatore Mancuso.

Con el auge de los cultivos de coca en la región las cosas cambiaron en el pueblo, el 29 de mayo de 1999 los paramilitares se instalaron en el campo petrolero y comenzaron a asesinar a aquellas personas que consideraban “amigas” de la guerrilla.

Fernando recuerda que los paramilitares trabajaron de forma conjunta con las autoridades, de esa forma se extendieron a lo largo del departamento, principalmente en la zona de Tibú. Cuenta con sus propias palabras el drama que padeció con su familia y las dificultades que ha tenido para enfrentar el desplazamiento.

{youtube}hqN4bvwXjI8|540|405|true{/youtube}