Despojo urbano causa de asesinato de reclamante en Bello

Iván Darío Restrepo García fue asesinado en su residencia del barrio La Gabriela. Desde el 2009 reclamaba la restitución de cuatro propiedades arrebatadas por la banda de ‘Los Triana’.
     
 Ivan Darío Restrepo García, asesinado al parecer por reclamar la restitución de predios urbanos.      

A Iván Darío Restrepo García lo asesinaron el sábado pasado en la sala de su casa, frente a su esposa y sus tres hijos, momentos después de que los escoltas asignados por el Ministerio del Interior para su protección terminaron su turno y abandonaran la residencia.

De acuerdo con testigos del hecho, al final de la tarde llegaron a la residencia dos hombres vestidos con uniformes de la Policía Nacional y portando una carpeta para simular que estaban pasando revista a la seguridad del reclamante; como no vio nada sospechoso, Restrepo García los dejó entrar y una vez en el interior de la casa uno de los supuestos policías desenfundó su arma de fuego y le disparó en repetidas ocasiones. Una vez perpetrado el crimen, los atacantes profirieron amenazas de muerte contra la esposa de la víctima.

El móvil de este crimen estaría relacionado con las labores de reclamación de cuatro locales comerciales de su propiedad que le fueron quitados en el 2008 por miembros de la banda armada conocida como ‘Los Triana’, una organización criminal con más de 25 años de antigüedad que opera en zonas barriales ubicadas en la frontera oriental entre Medellín y Bello.

De acuerdo con Juan Diego Ardila, personero de Bello, la víctima se había embarcado en la reclamación de sus predios para que le fueran restituidos , razón por la cual comenzó a recibir amenazas de muerte, lo que le significó tener un esquema de seguridad brindado por la Unidad Nacional de Protección, entidad adscrita al Ministerio del Interior.

“Iván Darío había puesto una demanda ante Fiscalía por lo de sus predios y la dirigió contra personas determinadas de ‘Los Triana’”, explicó el Personero de Bello, quien agregó que desde su despacho se le brindaba constantemente asesoría legal para apoyar su reclamación. “Incluso, se le abrieron espacios en la Mesa de Participación de Víctimas para que expusiera su caso e hiciera parte de ella”.

La situación de Restrepo García comenzó a agravarse a mediados del año pasado, a tal punto que sus escoltas enviaron un informe a la Unidad Nacional de Víctimas, fechado el 19 de junio de 2012, en el que hicieron varias advertencias, entre ellas que el acceso a la residencia del protegido no brindaba condiciones favorables de seguridad, pues se ubicada en un callejón, y por tal razón sugirieron un cambio de residencia, sin que tuviera efecto alguno.

Varias semanas después, la víctima recibió un panfleto intimidante que fue dejado en su casa el 3 de julio de 2012. En ese volante se leía: “Iván Darío Restrepo García, que en paz descanses”.

Los escoltas asignados por la Unidad Nacional de Protección informaron el 13 de noviembre del año pasado sobre actos de intimidación contra Restrepo García, entre ellos, dos reclamos airados proferidos por dos hombres, quienes se mostraron preocupados porque funcionarios de la Fiscalía General de la Nación los habían abordado para preguntarles por los locales comerciales reclamados por la víctima. Al parecer uno de ellos era un integrante de ‘Los Triana’, conocido con el alias de ‘Gerundio’.

Para Fernando Quijano, director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social (Corpades), el crimen de Restrepo García no sólo estaría ligado a la reclamación de sus propiedades, sino a su trabajo con víctimas del despojo de propiedades urbanas y a su persistente labor de denuncia de la connivencia de agentes de la Policía de Bello con miembros de la banda de ‘Los Triana’.

Según Quijano, por lo menos 50 familias se habrían acercado a las autoridades respectivas para denunciar casos de despojo urbano en los que resultaban implicados ‘Los Triana’, lo que da una dimensión de la afectación a la que vienen siendo sometidos los pobladores de barrios como La Gabriela.

Restrepo García se había empeñado en demostrar las alianzas entre agentes de la Policía Nacional destacados en Bello y la banda de ‘Los Triana’. Una de las últimas denuncias fue puesta en conocimiento de las autoridades el 11 enero de 2013. En esa ocasión, relató que varios uniformados adscritos al cuadrante donde estaba situada su residencia acompañaban constantemente a los miembros de esa organización delincuencial: “Es injusto cómo la comunidad se queda asombrada al observar cómo repetidamente agentes de la Policía acompañan y fraternizan con reconocidos integrantes del grupo armado Los Triana del sector La Gabriela”, se lee en la misiva.

Lo que se pregunta Quijano es cómo un hombre que estaba tan amenazado no recibía una mejor protección, pues la asignada por el Ministerio del Interior sólo era en el día. “A leguas se ve que los sicarios vestidos con uniformes de policía tenían muy buen conocimiento de la situación. Yo considero que el comandante de la Policía de, municipio de Bello debe responder por omisión”.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente Juan Manuel Santos se refirió al hecho: “Condenamos enérgicamente el asesinato de Iván Darío Restrepo, víctima de desplazamiento y despojo en Bello (Antioquia). Habrá justicia”.

De acuerdo con el Personero de Bello,  la situación de despojo en esa localidad del norte del Valle de Aburrá también se ha venido presentando en las áreas rurales, particularmente en la vereda Granizal. “Hemos recibido declaraciones de víctimas que denuncian que fueron despojados de sus predios y luego han sido vendidos”, confirmó Ardila.

Al parecer esa vereda hace parte de un corredor estratégico de grupos armados ilegales y por tal razón se vienen apropiando de los predios rurales. Hasta el momento, según el personero Ardila, se desconoce el nombre del grupo que transita por ese sector de la localidad. “Aún no es clara su identificación y para tener mayor claridad venimos trabajando con la Defensoría del Pueblo en esos análisis”, concluyó el funcionario.