El genocidio no contado del Cesar

Los paramilitares de ‘Juancho Prada’ asesinaron a varios políticos señalándolos de no simpatizar con las Auc. Mataron también a periodistas y a defensores de derechos humanos.

  
Luis Fernando Rincón, Aída Cecilia Lasso y Hugo Saldaña fueron asesinados por los paramilitares de 'Juancho Prada' por rechazar a las Auc en la región. Foto Verdad.Abierta.com

En Cesar los políticos que se opusieron a los paramilitares o que no hicieron parte de sus ‘fichas’ en la región fueron asesinados. Durante seis años Juan Francisco Prada Márquez alias ‘Juancho Prada’ ordenó los crímenes contra concejales y aspirantes a las alcaldías de San Alberto y Cesar que hace 12 años quisieron hacerles contrapeso a los políticos tradicionales.

Esta es la hipótesis que ha ido probando la Unidad de Justicia y Paz, después de encontrar que los asesinatos cometidos contra políticos, sindicalistas, académicos y periodistas entre 1999 y 2004 no fueron “hechos aislados”.

En versiones libres, varios ex paramilitares que delinquieron con ‘Juancho Prada’ en las Autodefensas del Sur del Cesar, o Frente Héctor Julio Peinado como se les conoció durante la desmovilización, confesaron que varios de esos asesinatos fueron planeados en complicidad con otros políticos locales, que los consideraban sus rivales, y que en otros casos los cometieron como parte de una ‘política’ de las Auc.

El principal pretexto, le dijeron a la Fiscalía, fue señalar a las víctimas de haber pertenecido a la guerrilla o de presuntamente colaborar con ese grupo armado ilegal.

Para la década de 1990 cualquier persona que fuera relacionada con el Epl o el M-19 tenía de inmediato una lápida encima. Según contaron varios ex paramilitares, ese fue el origen del grupo de ‘Juancho Prada’, que fue financiado inicialmente por varios finqueros que estaban cansados de las extorsiones y hostigamientos que por años habían recibido de la guerrilla (Lea: ‘Paras’ contaron cómo se crearon las Autodefensas del Sur del Cesar).

  
Juan Francisco Prada Márquez alias 'Juancho Prada' fue el jefe paramilitar de las Autodefensas Campesinas del Sur del Cesar. Foto archivo

La Fiscalía documentó que en esa época Cesar atravesaba por varios momentos.

Por una lado, la convulsión causada por el paramilitarismo y sus masacres; por otro, la crisis de Indupalma que deprimió por segunda vez el campo que apenas se recuperaba de la crisis del algodón de los años ochenta,  y al tiempo, en 1991, en la región aparecieron nuevos movimientos políticos impulsados por la nueva carta política que firmó Asamblea Nacional Constituyente.

Según lo documentó la Unidad de Justicia y Paz, los crímenes cometidos contra políticos, académicos y periodistas ocurrieron en Aguachica y San Alberto, precisamente los municipios más violentos si se tiene en cuenta el registro de víctimas de la Fiscalía.

De las 5.827 víctimas de las Autodefensas del Sur del Cesar identificadas por Justicia y Paz, 1.988 están en Aguachica y 705 en San Alberto. Solo Ocaña, en Norte de Santander, tiene el segundo reporte más alto de víctimas con 1.488 casos.

Ante un Tribunal de Justicia y Paz en Bucaramanga, la Fiscalía comenzó a imputarle* 104 crímenes a alias ‘Juancho Prada’. Durante la audiencia, la Unidad de Justicia y Paz narró cómo el ex jefe paramilitar fue asesinando a la clase política considerada opositora, en un caso muy similar al exterminio de la Unión Patriótica, UP, ocurrido en las diferentes regiones del país.

Hugo López, concejal
El 28 de junio de 1999 el concejal Hugo López Quiroz fue asesinado en un hotel en San Alberto, Cesar. En Justicia y Paz, alias ‘Juancho Prada’ confesó el crimen y dijo que ocurrió porque Rodolfo Pradilla alias ‘El Tuerto’ le dijo que Quiroz tenía presuntos nexos con la guerrilla y los sindicatos. “Le dije a Rodolfo que verificara bien y que si era guerrillero que le diera muerte”, dijo.

Juan Francisco Prada Márquez alias 'Juancho Prada' fue el jefe paramilitar de las Autodefensas Campesinas del Sur del Cesar. En la justicia ordinaria este crimen fue investigado y en septiembre de 2010 un juzgado en Valledupar condenó a un ex alcalde de ese municipio, tras considerar que el asesinato se produjo por las diferencias políticas que tenía el funcionario con el concejal.

Cuando el juez emitió el fallo en septiembre de 2010, los medios de comunicación informaron que uno de los principales testimonios en contra del ex alcalde fue el de Daniel Toloza alias ‘El Cura’.

El ex paramilitar le dijo a la Fiscalía que el entonces alcalde se reunió con alias ‘El Tuerto’, Faver de Jesús Ateohortúa alias ‘Julio Palizada’  y alias ‘Juancho Prada’ y les habló mal del concejal. Luego, alias ‘Julio Palizada’ ordenó  a dos de sus sicarios que asesinaran a Hugo López.

José Saldaña, concejal

Aunque Alfredo Ballena alias ‘Rancho’ había negado en principio haber sido el sicario que disparó contra el ex concejal de Aguachica José Mario Saldaña Flórez, el ex paramilitar se acogió a sentencia anticipada y confesó este crimen que luego volvió a reconocer en Justicia y Paz. En versión libre, dijo que estando preso en la Cárcel de Palogordo, en Santander, Armando Madriaga alias ‘María Bonita’ le confesó que el asesinato había sido ordenado por un ex alcalde.


  
Armando Madriada alias 'María Bonita' confesó el asesinato del concejal. La prensa local registró el crimen. Foto Fiscalía
“Lo mandó matar  porque el concejal le hacía contrapeso en la Alcaldía”, dijo alias ‘Alfredo Ballena’. El crimen ocurrió el 24 de noviembre de 1999 en Aguachica y según confesó ‘María Bonita’, su jefe Mario Castro alias ‘Mario’ le ordenó que asesinara a Saldaña. “Mario me impartió la orden y yo sé la di a ‘Rancho’ y alias ‘El Chavo’”, dijo el ex paramilitar quien confesó que amenazó a una hermana de la víctima por haber denunciado a alias ‘Rancho’.

En versión libre, alias ‘Juancho Prada’ reconoció el crimen pero dijo desconocer los detalles sobre si un ex alcalde estaba implicado en el asesinato. “Yo no verifiqué la información de ‘María Bonita’ (que un funcionario había pagado por la muerte de Saldaña)”, dijo el ex jefe paramilitar.

Aída Cecilia Lasso, candidata a la Alcaldía
El ex jefe paramilitar alias ‘Juancho Prada’, como se refirió a los demás crímenes contra políticos, dijo en versión libre que el asesinato de la candidata a la Alcaldía de San Alberto se produjo porque era ella era señalada de colaborar presuntamente con la guerrilla. “A mí me dijo Rodolfo (alias ‘El Tuerto’) que ella era informante de la guerrilla y que era la encargada de sacar la información de la Alcaldía de cuáles eran las fincas grandes y pequeñas para extorsionarlas”, dijo ‘Juancho Prada’.


  
Armando Madriada alias 'María Bonita' confesó el asesinato del concejal. La prensa local registró el crimen. Foto Fiscalía

Pero Wilson Salazar alias ‘El Loro’ le confesó a la Fiscalía un dato que confirmó la hipótesis de que tildarla de guerrilla había sido un pretexto para que no ganara las elecciones. Según el ex paramilitar, dos ex alcaldes de San Alberto se reunieron con alias ‘El Tuerto’, ‘El Cura’, ‘Angelito’, ‘Nico’ y ‘Tito Prada’ y les insinuaron que la asesinaran. Alias ‘El Loro’ dijo que fue él mismo quien la buscó en su casa y le disparó. Alias ‘Tito’, que iba con él, le disparó a la hija de la víctima. Los crímenes ocurrieron el 21 de junio de 2000.

Según un colectivo de abogados que llevó el caso, el asesinato fue presentado como un crimen pasional. Aída Lasso era ex militante del M-19, había trabajado por más de 20 en la Alcaldía de San Alberto y en las elecciones territoriales se perfilaba como la candidata más opcionada.
 
Luis Rincón, promotor de la Consulta por la Paz

Dos meses después del asesinato de Aída Lasso y su hija, Luis Fernando Rincón fue asesinado por los paramilitares el 15 de agosto de 2000 tras ser interceptado en un camino y llevado a una finca en la vereda Buturama, de Aguachica. Rincón era un ex militante del M-19 que había logrado la Alcaldía de Aguachica y que en 1995 había promovido la Consulta Popular por la Paz.  


  
Luis Fernando Rincón promovió en 1995 la primera consulta popular por la paz en Aguchicha,  en la que los ciudadanos rechazaron la ola de violencia que se vivía en la región. Foto Fiscalía

En Justicia y Paz, ‘Juancho Prada’ aceptó el crimen y dijo que lo hizo por los comentarios que Rincón había hecho en contra de las Auc en varias emisoras. Según el ex paramilitar, él le ordenó a alias ‘Julio Palizada’ cometer el crimen y su subalterno lo que hizo fue citar Rincón a una reunión. “Citaron a la víctima a una finca y le tendieron una emboscada. En ese sitio desarmaron a los escoltas del DAS (que protegían a Rincón) y los secuestraron, a Rincón se lo llevaron a otro lugar y lo asesinaron”, documentó la Fiscalía. En la justicia ordinaria, por este crimen fueron condenados Daniel Toloza alias ‘El Cura’, Jesús Johany Lamus alias ‘Chupete’ y Jesús Pacheco alias ‘Tripas’.

En Cesar cada año se entrega el Permio de Paz Luis Fernando Rincón como un reconocimiento al ex alcalde que promovió la Consulta Popular por la Paz, como un mecanismo para que los habitantes expresaran su rechazo a la violencia.
 
Pablo Antonio Padilla, sindicalista

En Justicia y Paz, el ex jefe paramilitar ‘Juancho Prada’ confesó que por orden suya dos de sus subalternos asesinaron a Pablo Antonio Padilla Gómez el 23 de febrero de 2001 en San Alberto. Durante una versión libre, como se refirió a otros crímenes contra políticos, dijo que Rodolfo Pradilla alias ‘El Tuerto’ señaló a la víctima de colaborar con la guerrilla. “Le dije que investigara bien y a los pocos días Rodolfo me dijo que sí. Le ordené que le diera muerte. Participaron alias ‘Tito’ y ‘Angelito’”, contó el ex jefe paramilitar en una versión libre.

Padilla era vicepresidente del Sindicato de Trabajadores Palma de Aceite del sur del Cesar. El caso fue llevado a la justicia ordinaria y un ex alcalde y un ex concejal de San Alberto fueron acusados, después de que la Fiscalía encontrara pruebas de que los políticos estaban involucrados con el crimen.  La justicia ordinaria condenó en marzo de 2009 Padilla por el asesinato del sindicalista.

Miguel Malo, concejal
“O se van del pueblo o los matamos”, les dijeron los paramilitares a Miguel Malo Quiroz, Robinson Rocha y a Fredy Dita, ex concejales de  Aguachica. Ellos y un profesor del Sena salieron desplazados del pueblo por las constantes amenazas de las Autodefensas del Sur del Cesar.

El ex jefe paramilitar ‘Juancho Prada’ confesó el desplazamiento de Miguel Malo. “Él se posesionó como concejal de Aguachica y el 1 de septiembre de 2001 empezaron a hacerle llamadas telefónicas. Eso fue cometido por alias ‘Chorola’ y alias ‘El Paisa”, dijo ‘Juancho Prada’.

Sin embargo, fue Francisco Alberto Pacheco alias ‘El Negro’, quien confesó el desplazamiento de los otros concejales. “La orden llegó de ‘Pardillo’ (José Anselmo Quintero) y me imagino que también del patrón ‘Barranquilla’ (Alberto Durán). Esa orden venía desde San Martín y era que teníamos que hacer que todos se fueran”, dijo el ex paramilitar.

César Alberto Passo, concejal
A las dos de la tarde del 1 de septiembre de 2001 el cuerpo del ex concejal César Alberto Passo Torres fue encontrado por la funeraria de Puerto Mosquito, en Aguachica. Según el registro del Banco de Derechos Humanos y Violencia Política del Cinep, Passo fue dos veces concejal de ese municipio y fue torturado y luego asesinado por los paramilitares. “El concejal fue obligado por los paramilitares a abordar una camioneta y fue hallado en el corregimiento de Buturama a las siete de la noche”, señaló el informe del Cinep.


  
El ex concejal fue asesinado por alias 'Chorola' y alias 'El Paisa', según lo confesó el ex jefe paramilitar alias 'Juancho Prada'. Foto Fiscalía

El crimen fue confesado por ‘Juancho Prada’ sin detalles, explicando que sus subalternos citaron al concejal a una reunión y que alias ‘Chorola’ y el ‘Paisa’ lo asesinaron. En una versión libre, alias ‘El Negro’ también aceptó el crimen y dijo que éste había sido ordenado por alias ‘Guasaco’ (Alirio Páez Barrientos) por medio de alias ‘Pardillo’. “El que causa la muerte fue ‘Pardillo’ y me dijo que lo había matado porque supuestamente el doctor César tenía vínculos con la guerrilla”, dijo alias ‘El Negro’ en versión libre.
 
Orlando Claro, académico

En la década de 1990 Orlando Claro Santiago había participado del Movimiento de Acción Comunitaria, Mac, una organización política alternativa que logró varios escaños en la Alcaldía de Aguachica. Había estudiado filosofía, un posgrado en proyectos de investigación social y realizaba una maestría en historia cuando fue asesinado por los paramilitares el 27 de julio de 2002.

En versión libre ‘Juancho Prada’ aceptó el crimen y dijo que tres de sus cómplices lo asesinaron después de Claro no quiso subirse a un taxi en el que se lo iban a llevar. Alias ‘El Negro’ confesó en Justicia y Paz que él participó del asesinato y que la orden la había dado Humberto Afanador alias ‘Chorola’. “Había una supuesta información de que el señor trabajaba con la guerrilla. Esa información la manejaba alias ‘Chorola’… El señor era de una ong”, dijo el ex paramilitar.

Claro Santiago fue fundador de la Asociación de Desempleados del Sur del  Cesar, participó de las actividades promovidas por la Asamblea Permanente por la Paz y el Programa de Desarrollo del Magdalena Medio y junto a Luis Fernando Rincón, también asesinado por los paramilitares, promovió la primera Consulta Popular por la Paz en Aguachica.

Martín Larrota, periodista
Por expresar su rechazo a los paramilitares a través de la emisora que dirigía, alias ‘Juancho Prada’ ordenó el asesinato de Martín Larrota Duarte, periodista y director de Palma Estéreo, que tenía su sede en San Alberto. “Acepto el crimen. Di la orden a Alfredo García alias ‘Mauricio’ o ‘Arley’ de que asesinara a ese  señor, y él me dijo que finalmente lo mataron Pedro Villamizar alias ‘Pedro Paraco’ y alias ‘Raspaollas’”, dijo el ex jefe paramilitar en versión libre.

En Justicia y Paz, ‘Juancho Prada’ dijo que el crimen obedeció para “silenciar” al periodista. “No tuve ningún contacto con él. Le mandé a decir con ‘Mauricio’ que le dijera que dejara de hablar tanta cháchara por la emisora. Él no paró bolas a eso y le avisaron como dos o tres veces. Eso siempre se hacía y la tercera ya no más, se procedía”, dijo.

*La imputación de cargos es una fase del juicio que se adelanta contra alias ‘Juancho Prada’. Consiste en que la Fiscalía presenta los delitos cometidos por el ex jefe paramilitar ante un magistrado de Justicia y Paz. Después, sigue la formulación y la legalización de cargos antes de que el Tribunal emita una condena contra del ex paramilitar y repare a las víctimas.