Los tentáculos del Bloque Central Bolívar

Este grupo paramilitar delinquió en ocho departamentos y dejó 14.000 víctimas. Reclutó a menores de edad y cometió  masacres, desapariciones y desplazamientos forzados. Las fiscalías de Justicia y Paz, en Bucaramanga, y en Medellín, reconstruyeron su historia.

 

-Los mil millones de 'Macaco'
-La paradoja de 'Macaco'
-El Dorado de 'Macaco'
-El nuevo ventilador de los paras
-La olla de 'Macaco' (Semana)
-'Los Macacos' (Semana)
-¿Macaco el intocable?
-La jugada de 'Macaco'

-Condenan a alias ‘Macaco’ en Estados Unidos

-Los mil millones de 'Macaco'

-La paradoja de 'Macaco'
-El Dorado de 'Macaco'
-El nuevo ventilador de los paras
-La olla de 'Macaco' (Semana)
-'Los Macacos' (Semana) 
-¿Macaco el intocable?
-La jugada de 'Macaco'

 

Durante 20 años Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias ‘Macaco’, Rodrigo Pérez Alzate alias ‘Julián Bolívar’ e Iván Roberto Duque Escobar alias ‘Ernesto Báez’  y sus hombres remplazaron el Estado en varias regiones de Antioquia, Bolívar, Vichada, Putumayo, Risaralda, Caquetá, Arauca y Caldas.

Lo hicieron primero con el apoyo de las autodefensas de Puerto Boyacá y del Magdalena Medio, y luego de sus propios grupos paramilitares en varias áreas del país, financiándose del hurto del combustible, narcotráfico, extorsiones y secuestros.

El Bloque Central Bolívar (Bcb) llegó a tener nueve frentes, que se desmovilizaron de forma gradual con un total de 7.603 hombres. El último que dejó las armas fue el Bloque Central Bolívar (Sur de Bolívar) con 2.524 hombres el 31 de enero de 2006, de los cuales a la fecha 184 están rindiendo versiones libres ante Justicia y Paz.

A partir de declaraciones de desmovilizados y de documentos, los despachos 51 y 52 de Justicia y Paz, en Bucaramanga, y 41 y 42, en Medellín, reconstruyeron la historia de este bloque paramilitar:

Los antecedentes
El caldo de cultivo para la conformación del Bloque Central Bolívar (Bcb) fueron las nacientes autodefensas de Puerto Boyacá y del Magdalena Medio, que a finales de la década de 1970 surgieron supuestamente para combatir a la guerrilla. Para esa época, el Eln tenía hostigados a los pobladores de Santander, Antioquia y sur de Bolívar y sur del Cesar, al igual que las Farc que comenzaron a delinquir en la zona desde principios de 1980, principalmente en Simití, Morales, San Pablo, Cantagallo, Santa Rosa y Montecristo por medio del Frente 24 del Bloque Magdalena Medio.

Algunos de los frentes guerrilleros que delinquieron en la zona fueron el Manuel Gustavo Chacón, el Urbano Resistencia Yarigüíes, Capitán Parmenio, Antonio Vásquez Bernal, Claudia Isabel Jeréz, Diego Cristóbal Uribe y Adonai Ardilla Pinilla, todos del Eln. El Epl lo hizo con el Frente Ramón Gilberto Barbosa, y las Farc por medio de los frentes  12 José Antonio Galán, 23 Policarpa Salavarrieta, el 24 conocido como Héroes de Santa Rosa, así como los frentes 15, 20 y 46.

La cantidad de frentes concentrados en el sur de Bolívar se atribuye al valor estratégico de la zona. Está determinada por la Serranía de San Lucas, que tiene acceso al río Magdalena y es cercano a Antioquia y la Costa Atlántica. Además es una región donde predomina la explotación del oro y donde buena parte de su economía se basa en el cultivo de coca.

Con este panorama, las autodefensas comenzaron a delinquir a principios de la década de los ochenta. Así aparecieron las Autodefensas del Bajo Cauca  y Norte de Antioquia; el grupo Muerte a Secuestradores (Mas); las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (Acmm) de Ramón Isaza alias ‘El Viejo’,  así como las Autodefensas Unidas de Santander y Sur del Cesar (Ausac). Las Ausac estuvieron a cargo de Guillermo Cristancho Acosta alias ‘Camilo Morantes’, en Cesar a cargo de Juan Francisco Prada Márquez alias ‘Juancho Prada’ y en Norte de Santander y el Bajo Rionegro a cargo de Nelson Zabala alias ‘Mario Zabala’ o ‘120’.

En 1997, los Castaño decidieron hacer una primera incursión en el sur de Bolívar entrando por el municipio de Tiquisio. Sin resultados, prepararon una segunda incursión pero antes, ordenaron a las autodefensas del Bajo Cauca y Norte de Antioquia que se organizaron como Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu).

También convocaron a la ‘Primera Conferencia Nacional de Dirigentes y Comandantes de Autodefensas Campesinas’ en la cual fundaron a las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), agrupando a todas las autodefensas del país.

“En los primeros meses de 1997, por orden de los hermanos Castaño Gil (Carlos y Vicente) todos los pequeños grupos de Autodefensa que operaban en el Bajo Cauca y Norte de Antioquia pasaron a formar parte de las llamadas Accu. Esta determinación procedió en el marco de una reunión convocada para ese propósito por los citados hermanos, en una zona del Urabá antioqueño.

En este encuentro se informó a los asistentes, entre los cuales se encontraba Javier Montañéz (luego alias ‘Macaco), que “a partir de ese momento  quedábamos bajo las órdenes de Carlos Castaño Gil”, contó Rodrigo Pérez Alzate alias ‘Julián Bolívar’ durante su primera versión libre el 29 y 30 de octubre de 2008.

Debido a la intensidad con que las autodefensas del piedemonte antioqueño comenzaron a combatir a la guerrilla, Carlos Castaño le ordenó a Carlos Mario Jiménez alias ‘Macaco’ que planeara ingresar al sur de Bolívar.

Alianza con las autodefensas
La segunda incursión al sur de Bolívar fue definida en una reunión realizada en el Alto Sinú entre Carlos Castaño y alias ‘Macaco’. Según lo contado en versiones libres, Castaño le pidió a ‘Macaco’ que le permitiera a Rodrigo Pérez Alzate alias ‘Julián Bolívar’ ser el coordinador de esa toma.

“…Viajamos al Alto Sinú (Córdoba) para reunirnos con los hermanos Castaño y ultimar detalles. Allí  conocí por primera vez a Carlos Castaño, un hombre de baja estatura,  pero dueño de un poder colosal en el interior de las Autodefensas… Nosotros le dimos a conocer el informe sobre los asuntos, hasta el momento adelantados, con respecto a la planeación de la misión… Carlos comenzó su intervención, expresándole a Javier Montañez (‘Macaco’),  el interés de que yo fuera el coordinador general de la operación, respecto de lo cual nadie se opuso distinto a mí,  que manifesté sin éxito  algunas reservas sobre la designación. Esta circunstancia me colocaba directamente bajo los designios de la Casa Castaño”, contó ‘Julián Bolívar’.

Así, Castaño le ordenó a ‘Julián Bolívar’ que se reuniera con los comandantes de las autodefensas de Santander y del Cesar, ya que ellos conocían el terreno. Después de hablar con ‘Juancho Prada’, ‘Camilo Morantes’ y ‘Mario Zabala’, 96 hombres a su cargo se concentraron en Barranco Lebrija, corregimiento de San Martín (Cesar), y el 11 de junio de 1998 comenzaron a movilizarse hacia Cerro Burgos, un punto estratégico para entrar al sur de Bolívar.

Sin embargo, esta incursión tampoco tuvo ‘resultados’. Según la Fiscalía, alias ‘Julián Bolívar’ atribuyó el hecho a que nunca llegaron los 350 hombres con que se había comprometido la Casa Castaño y por eso viajó a Córdoba a consultar un cambio de estrategia. En un tercer intento por ingresar al sur de Bolívar, Salvatore Mancuso coordinó la nueva toma que comenzó en Mico Ahumado, corregimiento de Morales, en tres puntos: un grupo lo haría desde Tiquisio, otro desde Morales y uno más desde Las Brisas, municipio de Santa Rosa.

“Tal como se había dispuesto por los mandos superiores,  nuestros hombres se pusieron en marcha hacia el corregimiento de Mico Ahumado… Nuestros hombres marcharon sin mayores contratiempos, sin embargo, cuando se acercaban  al objetivo los sorprendió una emboscada guerrillera… Un poco de tiempo después llegaron los otros dos contingentes y posteriormente arribó el comandante Mancuso. En el sitio se impartieron nuevas órdenes, entre ellas, la de agregar un destacamento de 120 hombres  al grupo nuestro… Llegados a Fontes, el comandante ‘Ramiro’ ordenó continuar hacia el corregimiento de San Blas”, dijo alias ‘Julián Bolívar’.

Según la Fiscalía, con este nuevo plan los paramilitares ingresaron luego al caserío de San Blas y comenzaron a delinquir en Monterrey, San Pablo, Cantagallo y Simití. San Blas se convirtió desde ese momento en la base de las autodefensas del sur de Bolívar, ya que sus vías facilitaban la comunicación con otros corregimientos y sus cerros permitían tener visibilidad sobre las veredas de su interés.

“San Blas era pues, el ‘Vaticano’ de las Autodefensas en el Sur de Bolívar. Fue ante todo un escenario común de convivencia y connivencia de la población civil y las Autodefensas Campesinas. Allí tuvo cumplida realización el aparato del ‘Estado Sustituto’, tan pronto como colapsó el ‘Estado Guerrillero’”, contó alias ‘Julián Bolívar’.

El equipamiento
Para delinquir en esta zona del país, los paramilitares a cargo de ‘Julián Bolívar’ contaron con equipamiento. Según la Fiscalía 51, 52 y 41 de Justicia y Paz, a partir de 2000 los hombres recibieron entrenamiento militar a cargo de Pablo Emilio Quintero alias ‘Bedoya’, en escuelas donde había campos de tiro, pistas de infantería y escenarios para la simulación de combates.

Con ayuda de uno de los hombres de ‘Juancho Prada’, instalaron un centro de comunicaciones que les permitió trasmitir, recibir y rastrear información 24 horas al día. También tuvieron su propia tienda de dotación en la que Fernando Arsenio García Laguado alias ‘Morocho’ les fabricó las botas, camuflados, cartucheras, portafusiles, arnés, riatas, cinturones, pañoletas, morrales, camisetas y todo lo relacionado con dotación para el equipo de campaña.

Además montaron un centro de atención médica con consultorios clínicos, quirófano, odontología, salas de recuperación, de espera, maternidad y droguería, así como un terreno para la disposición exclusiva del armamento.
Según la Fiscalía, desde San Blas también funcionó una emisora paramilitar y la Escuela de Estudios Políticos Superiores a cargo de alias ‘Ernesto Báez’, que luego fue el comandante político del Bloque Central Bolívar.

“…Inclusive para que el nuevo ‘Estado’ se consolidara, nos dimos a la tarea de formar, a través de la Escuela de Estudios Políticos Superiores no sólo los cuadros políticos de nuestra  organización, sino a los líderes de las bases populares y del movimiento comunal,  en materias tan importantes como la evolución de las ideas políticas, la formación del Estado, las veedurías públicas y los mecanismos de participación democrática entre otros. Se trataba sencillamente de preparar a quienes en el futuro, nos relevarían en la dirección del ‘Estado’ pequeño y eficiente que construimos en el Sur de Bolívar”, contó en versión libre alias ‘Julián Bolívar’.

Las finanzas fueron  manejadas por Darío Pérez alias ‘Pateloro’ o ‘Pedro Mafia’, un narcotraficante que se escondía en San Blas para evadir las órdenes de captura que pesaban en su contra y que le ofreció a los paramilitares ser el recaudador de ‘impuestos’. El 25 de mayo de 1999 alias ‘Pateloro’ fue asesinado en Simití.

El ‘bautizo’
La fundación del Bloque Central Bolívar tuvo como contexto las protestas que se realizaron en el sur del Bolívar entre 1999 y 2001, frente a la propuesta del Gobierno de Andrés Pastrana de realizar una zona de despeje en esta región para negociar la paz con el Eln.

Según la Fiscalía 51 y 52 de Justicia y Paz, esto motivó a las autodefensas a promover el Movimiento Nacional de no al despeje, que realizó marchas en San Pablo, Cantagallo, Simití, Santa Rosa y Morales, y también bloqueó las carreteras que comunican a Bogotá con la Costa Atlántica y a Barrancabermeja con Bucaramanga.

El Movimiento reunió a sectores sociales, cívicos y políticos de por lo menos 40 municipios del país así como al Comité Apoyo al Sur de Bolívar, creado en Bucaramanga, que congregó a representantes de Fedegan, Fedegasan, Camacol, Andi, Cotelco y los Palmicultores de Santander.

Para la Fiscalía, ese movimiento fue la base de la propuesta política del Bloque Central Bolívar a cargo de ‘Ernesto Báez’ y de su segundo Jairo Ignacio Orozco González alias ‘Tarazá’, que quiso convertir el Movimiento Nacional de no al Despeje en un movimiento político que le apostó a las elecciones de Congreso por medio del movimiento Convergencia Popular Cívica.

Según lo contado en versiones libres, Carlos Castaño ordenó asesinar a alias ‘Camilo Morantes’ por sus desmanes cometidos en Santander, principalmente, en Barrancabermeja. Dado que los hombres quedaron dispersos, a comienzos de 2000 Castaño se reunió con alias ‘Macaco’ y ‘Julián Bolívar’ para hablar sobre el tema de las autodefensas en el sur de Bolívar y ordenó la disolución de las Autodefensas de Santander y del Sur del Cesar, Ausac.

“El señor Morantes atrapado en los tentáculos de una incorregible dipsomanía, agravada por consumos alternativos de droga, cometía las más grandes atrocidades e injusticias. Ni siquiera varios de sus hombres más cercanos, pudieron  escapar a las crueldades de este singular personaje, que según afirman en la región, acusaba un deleite morboso cuando él mismo amarraba a las víctimas, para lanzarlas a un estanque infestado de cocodrilos, que él mismo había dispuesto en una de sus fincas… El  11 de noviembre de 1999 Camilo Morantes fue ajusticiado…”, dijo alias ‘Julián Bolívar’, ex jefe militar del Bcb.

Fue así como en una nueva reunión realizada a mediados de ese año en San Blas, los Castaño ordenaron la fusión de todos los grupos de autodefensa que delinquían en el sur de Bolívar, Santander, Puerto Berrío, Yondó, Bajo Cauca y Nariño bajo el nombre de Bloque Central Bolívar.

“A mediados del año 2000, Carlos Castaño ordenó la fusión… La constitución y consolidación del naciente bloque fue encomendada al comandante ‘Javier Montañez’ (‘Macaco’) y a mí. De inmediato convocamos a todos los comandantes de los frentes que conformarían el nuevo bloque, se hicieron los inventarios de armamento, bienes de apoyo logístico, material de guerra e intendencia, se actualizaron los registros de las tropas, se asignaron tareas y se trazaron algunas directrices…”, dijo alias ‘Julián Bolívar’.

Los frentes y la separación
Una vez creado el Bloque Central Bolívar, la Casa Castaño designó a alias ‘Macaco’ como jefe general, a alias ‘Julián Bolívar’ como jefe militar, y a alias ‘Ernesto Báez’ como jefe político. Durante 2000 el Bloque tenía injerencia en el sur de Bolívar y en varias áreas de Santander, Norte de Santander y Boyacá, y en 2001 se extendió a Risaralda y Caquetá.

Los integrantes del Bloque  inicialmente siguieron los estatutos definidos por las Auc, pero tras el retiro de Carlos Castaño de la jefatura principal decidieron independizarse en junio de 2002. Reformaron sus reglas eliminando cualquier texto que hiciera alusión a las Auc y a sus comandantes, y redefinieron sus funciones en los campos militar, político y financiero.

“A partir del siete de junio del año 2002, el Bloque Central Bolívar disolvió cualquier nexo con las Auc. Derogó los estatutos orgánicos, y dictó un nuevo régimen interno. Nunca más tuvimos relaciones profesionales con los comandantes de las Auc, y mucho menos de las Accu. A pesar de ello, como Bloque independiente desde junio de 2002, conservamos excelentes lazos de fraternidad, solidaridad y respeto mutuos. Inclusive, no tuvimos ningún reparo para convenir sentarnos frente a la mesa única de negociación, que lideraban las Auc en Santa Fe Ralito”, contó alias ‘Julián Bolívar’.

En total, el Bloque tuvo nueve sub-bloques que delinquieron en ocho departamentos, entre ellos Santander y Bolívar donde hubo hasta 11 frentes (ver mapa abajo).

También intentó tener un frente internacional para delinquir en Venezuela, pero según lo documentado por la Fiscalía, sólo existió hasta el asesinato del paramilitar Gustavo Alarcón ocurrido el 18 de abril de 2003. El frente internacional era conocido como el José Antonio Páez.

Alarcón, que era comandante paramilitar den Santander, viajó a principios de ese año al vecino país para buscar contactos para la compra de armas en el mercado negro. En una visita a Colombia, le propuso a alias ‘Macaco’ y a ‘Julián Bolívar’ crear un frente en Venezuela para consolidar esos contactos y para ello se llevó a varios de los hombres que delinquieron con él en Santander.

“El comandante Gustavo Alarcón le dio curso a todos los preparativos que demandaba su traslado a Venezuela... El primer paso era idear las tácticas de infiltración en el mercado de las armas. En un tiempo relativamente breve, hizo la primera compra importante de armamento. Vinieron posteriormente nuevas transacciones que le permitieron ganar espacios de confianza ante los varones del cartel… La muerte trágica de Gustavo puso  fin al proyecto del frente Internacional”, dijo alias ‘Julián Bolívar’.

Cuatro meses después el jefe del nuevo frente fue asesinado en Puerto La Cruz, jurisdicción del Estado de Anzuategue (Venezuela), por lo que los jefes del Bcb les ordenaron a los hombres que se regresaran a Colombia con los 45 fusiles y 100 mil cartuchos de munición. De regreso, el grupo y arsenal fueron concentrados en Vichada donde luego formaron un grupo que se conoció como el Frente Vichada.

El Bloque Central Bolívar se terminó de desmovilizar con todos sus frentes y sub-bloques el 31 de enero de 2006 con 7.603 hombres. La Fiscalía tiene reportadas más de 14.000 víctimas y a la fecha los despachos 51 y 52 de Justicia y Paz han realizado 26 imputaciones de cargos contra los ex integrantes de este grupo paramilitar.

En los 287 crímenes imputados hasta el momento, por lo menos 29 víctimas han sido niños y 9 mujeres. Según lo documentado por la Fiscalía, este Bloque se caracterizó por reclutar menores de edad que fueron entrenados e incorporados a sus filas.