VerdadAbierta.com

Facebook
Twitter
Youtube

'Don Mario', Daniel Rendón Herrera

‘Don Mario’ fue un narcotraficante cercano a Vicente Castaño, quien le encargó el manejo de las finanzas del Bloque Centauros entre 2001 y 2004. Se desmovilizó con el Bloque Élmer Cárdenas en el 2005 y huyó por más de tres años rearmando autodefensas para continuar con el negocio del narcotráfico.


-Los primeros pasos de 'Don Mario' en las Auc y el narcotráfico
-Las guerras de don Mario
-La nómina de 'Don Mario'
-'Don Mario' y las caletas de Vicente Castaño
-“El Gaula y 'Don Berna' cercaron a Vicente Castaño”: 'Don Mario'
-Carranza provocó la guerra entre Llanos y Arroyave: 'Don Mario'
-El cara y sello de Miguel Arroyave en la política del Meta
-
La logística militar del Bloque Centauros en la época de 'Don Mario'

Daniel Rendón Herrera nació en 1966 en Amalfi, Antioquia, de donde también eran los hermanos Castaño Gil, en una familia pobre de 14 hermanos. Aunque sólo estudió hasta cuarto de primaria, siempre se destacó por ser bueno para hacer cuentas.
 
En 1987 los Rendón se mudaron a Medellín, donde montaron un billar en el barrio Castilla. Allí ‘Don Mario’ conoció a Miguel Arroyave, que le presentó a Vicente Castaño, ya que los tres eran paisanos de Amalfi.
 
En 1991, después de estar dos años en el billar de la familia, Vicente Castaño contactó a ‘Don Mario’ para que trabajara en laboratorios de cocaína en el Guaviare. Allá Rendón, que en la época era conocido con el alias de ‘Benjamín’, tenía que estar pendiente de que los empleados de Castaño no mezclaran la coca y de que el alcaloide fuera de óptima calidad. En el Guaviare ‘Don Mario’ se volvió a encontrar con Arroyave, quien para esa época traficaba con insumos para producir coca.
 
En 1996 ‘Don Mario’ se fue a San Martín, Meta, porque las Farc en el Guaviare ejercían una presión muy fuerte sobre los productores de drogas. El Meta ya estaba controlado por Héctor Buitrago, alias ‘El Viejo’ y su hijo‘Martín Llanos’, este último prófugo de la justicia. Los laboratorios donde trabajaba ‘Don Mario’ producían entre 800 y 1000 kilos de cocaína semanales.

En el 2000 Vicente Castaño le recomendó a ‘Don Mario’ que buscara otro trabajo, pues le salía más barato comprarle la coca a Ramiro Vanoy, alias ‘Cuco Vanoy’, quien ya era el jefe paramilitar en el bajo Cauca.
 
‘Don Mario’ habló en 2001 con Miguel Arroyave, quien recién asumía el manejo del Bloque Centauros. Arroyave lo nombró encargado de manejarle las finanzas del grupo paramilitar, por conocer bien la región de San Martín y ser bueno para los números.
 
El financiero del Bloque Centauros
En varias versiones libres ‘Don Mario’ detalló cómo fue la financiación del Bloque Centauros. El ex paramilitar estableció que tenían dos tipos de ingresos. Por un lado lo que llamó las fuentes “lícitas”, en realidad extorsiones a empresarios del Meta, Guaviare y Casanare y, por el otro, los dineros que recibían del narcotráfico.

El gremio de los ganaderos fue uno de los principales aportantes del Bloque Centauros. Según ‘Don Mario’, acordaron en una reunión que los ganaderos les pagarían un "impuesto" del dos por ciento anual sobre el valor total de sus reses. Cada animal fue avaluado en un millón de pesos.

‘Don Mario’ calculó que en la zona donde el Bloque Centauros delinquía, pastaban alrededor de un millón de cabezas de ganado. Por lo que las autodefensas percibían aproximadamente 20.000 millones de pesos anuales en extorsiones a los ganaderos.

Otro sector que también fue extorsionado por las Auc, fue el de los contratistas de obras públicas. Con ellos, los paramilitares acordaron que debían pagarles el cinco por ciento del total de los contratos.

‘Don Mario’ también dijo que las petroleras de Casanare y del Meta les donaban combustible y dinero en efectivo. Confesó que una vez fue a las oficinas de una de las empresas en Hato Corozal, Casanare. Aunque no recordó el nombre de la empresa, acordaron que le girarían a las Autodefensas 20 millones de pesos y 25 tambores de gasolina por mes.

Los ‘paras’ también les cobraron un “impuesto” a los grandes agricultores como palmicultores y arroceros. Con ellos se estbaleció que pasarían una tarifa de 20.000 pesos por hectárea.

El Bloque Centauros también cobró cinco mil pesos por cada canasta de cerveza y caja de aguardiente que se comercializara en la zona. Los ‘paras’ recogían el dinero en las comercializadoras de las ciudades o en los camiones que llevaban el licor a las zonas rurales. Algunos ‘paras’ se dedicaban a controlar cuánto se vendía para extorsionar a los comerciantes.

Las gasolineras en el Meta, Guaviare y Casanare les pagaban 25 pesos por galón a los ‘paras’. En 2004, cuando ‘Don Mario’ dejó la región, la las estaciones de servicio pagaban hasta 50 pesos por galón.

En sus versiones libres ‘Don Mario’ aclaró que las autodefensas nunca tuvieron cultivos de coca, laboratorios de procesamiento o medios para transportar la droga, pero aceptó que cobraban en todas las etapas de la producción del narcótico.

La tarifa por cada kilo de cocaína que salía de los laboratorios o ‘cocina’ era de 80.000 pesos. Pero los ‘paras’ cobraban 400.000 por kilo a los comisionista o ‘chichipatos’, como se les llama en la jerga criminal, a las personas que compran la droga a los productores por cuenta de un narcotraficante que después la envía al exterior. Los productores que venían de zonas guerrilleras con ‘coca’ tenían que pagar 500.000 pesos por kilo. En la época en la que 'Don Mario' delinquió en los Llanos, un kilo de cocaína llegó a valer casi cuatro millones de pesos.

‘Don Mario’ dijo que un laboratorio producía entre 500 y mil kilos por semana y que en 2003 las autodefensas protegían por lo menos cuatro ‘cocinas’ en la región. Quiere decir que por semana podían recibir entre 160 y 320 millones de pesos por cocina.

Así mismo los productores de perganmanato y amoniaco, insumos para procesar la hoja de coca en cocaína les pagaban por kilo o por galón producido a las autodefensas.

Aunque los paramilitares tenían miles de millones de pesos de ingresos mensuales, ‘Don Mario’ dijo que “el dinero cómo entraba se iba”. Declaró que los gastos en nómina alcanzaban mil o dos mil millones de pesos mensuales. Recordó que en plena guerra con los ‘Buitragueños’ (Leer artículo "Así fue la guerra entre Martín Llanos y Miguel Arroyave)  llegó a desembolsar 14 mil millones de pesos en un mes y que en un día de combates sus hombres llegaron a utilizar 100 mil tiros, que avaluó en cuatro mil pesos cada uno, es decir gastaron 400 millones de pesos en balas en un sólo día.

La parapolítica
‘Don Mario’ también ha revelado la complicidad de varios políticos de los Llanos con el Bloque Centauros. Dijo que los ‘paras’ jugaban un doble juego pues “los políticos del Llano necesitaban el aval de las autodefensas para lanzarse. A todos los engañábamos diciéndoles que los apoyábamos y después nos quedábamos con sus maquinarias”.

En el Meta en 2003, los ‘paras’ se comprometierin a ayudar a Edilberto ‘Beto’ Castro, candidato de Cambio Radical a la gobernación y al mismo tiempo a su rival directo, Euser Rondón de Equipo Colombia. (Leer artículo "Traición y muerte en la parapolítica del Meta")

Según recordó ‘Don Mario’, ‘Beto’ Acosta se reunió en varias ocasiones con Arroyave y con Manuel de Jesús Pirabán, alias ‘Jorge Pirata’, para pedirles la autorización de lanzarse a las elecciones, una “ayuda” con las comunidades que los ‘paras’ podían convencer, transporte el día de las elecciones y seguridad mientras hacía campaña.

Rondón por su parte recibió dos mil millones del Bloque Centauros para financiar su campaña. ‘Don Mario’ dijo que él incluso le ayudó con 86 millones de pesos de su bolsillo. Prometió restituir el dinero cuando ganara las elecciones. ‘Don Mario’ recuerda que Rondón le decía: “prestáme, prestáme, yo te devuelvo cuando sea gobernador”.

Finalmente, después de una agria disputa, ‘Beto’ Castro se llevó las elecciones. Sin embargo Euser Rondón siempre clamó públicamente que Castro hizo fraudes masivos para ganar.

Ante las alteraciones del orden público, la zozobra y las incansables denuncias de Rondón, ‘Don Mario’ contó que Luis Carlos Torres, gobernador saliente de Cambio Radical, se reunió con él y con Miguel Arroyave para solucionar el problema. En el encuentro Torres explicó que las denuncias de Rondón estaban perjudicando el mandato de ‘Beto’ Castro y le entregó a Arroyave mil millones de pesos para que se los ofreciera al ex alcalde de El Dorado si se callaba y retiraba sus denuncias. Torres le ofreció además a Arroyave otros mil millones por hacer de intermediario.

En sus versiones ‘Don Mario’ también denunció que el esmeraldero Víctor Carranza estuvo detrás de la guerra entre ‘Martín Llanos’ y Miguel Arroyave que dejó a más de mil muertos. ‘Don Mario’ además señaló que Carranza fue uno de los pioneros en el paramilitarismo en los Llanos. (Leer artículo "'Carranza provocó guerra entre Llanos y Arroyave").

En junio de 2004 ‘Don Mario’ huyó del Meta, ya que Miguel Arroyave quería asesinarlo. Según dijo, unos meses antes varios helicópteros de la Policía irrumpieron en la finca La 130, donde estaban reunidos los principales jefes del Bloque Centauros. Aunque lograron escapar Miguel Arroyave pensó que ‘Don Mario’ fue el que los vendió a las autoridades. Por eso Rendón Herrera abandonó los Llanos y se refugió donde Vicente Castaño en Urabá.
 
Allá trabajó para Castaño, guardándole armas y dinero mientras las autodefensas negociaban con el gobierno el acuerdo de Paz. Finalmente, el 15 de agosto del 2006, ‘Don Mario’ se desmovilizó con el Bloque Élmer Cárdenas de su hermano Fredy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’.
 
Sin embargo a raíz de la decisión del gobierno de internar a todos los jefes ‘paras’ en La Ceja, Antioquia, ‘Don Mario’ siguió con Vicente Castaño en la clandestinidad. Después de la desaparición de Castaño en marzo de 2007, ‘Don Mario’ asegura que él se volvió el principal jefe de los paramilitares no desmovilizados como las Águilas Negras y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia. Además se fue apoderando de los mercados del narcotráfico y de los espacios dejados por los ex jefes paramilitares, Salvatore Mancuso, Diego Fernando Murillo Bejarano, alias 'Don Berna' y Ramiro Vanoy Murillo, alias ‘Cuco Vanoy’.
 
En una investigación de Semana, un desmovilizado del Élmer Cárdenas dijo que "lo que hizo Mario fue hablar con muchos ex ‘paras’ y los convenció de continuar en las armas bajo el mando de él. Muchos grupos de narcos y paras intentaron quedarse con el control de Urabá, que es la joya de la corona para el envío de droga hacia Estados Unidos. Semanalmente pueden estar saliendo 10 a 20 lanchas, cada una con dos toneladas de coca. Sin contar el valor de la droga misma, por cada kilo que sale se debe pagar 400 dólares. El cobro del permiso de salida puede representar al nuevo capo 20 millones de dólares al mes".
 
Para 2007, ‘Don Mario’ se volvió uno de los hombres más buscados de Colombia, señalado por las autoridades de ser el principal narcotraficante del país e incluso el “nuevo Pablo Escobar”.
 
En abril de 2009, después de varios meses de cacería ‘Don Mario’ cayó en Necoclí, Antioquia, en un operativo de más de 600 policías. Las autoridades ofrecían una recompensa de cinco mil millones de pesos por la captura de ‘Don Mario’, que tenía más de 50 órdenes de captura vigentes y una orden de extradición por solicitud de Estados Unidos.
 
Desde noviembre de 2009 ‘Don Mario’ inició sus versiones libres y está postulado a Justicia y Paz. Sin embargo sus confesiones le han traído nuevas amenazas. Además una posible extradición todavía amenaza a ‘Don Mario’
 
Alias usados: ‘Benjamín’, ‘Don Mario’.

Estructuras: Bloque Centauros, Autodefensas Gaitanistas de Colombia, Águilas Negras.

Ubicación geográfica: Los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Meta, Guaviare, Casanare y el Urabá.

Víctimas que le atribuye la justicia: El Bloque Centauros tiene registradas 6.000 víctimas en el Sistema de Información de Justicia y Paz (SIJYP)

Situación a enero de 2010: Inició sus primeras versiones libres y está postulado para beneficiar a la Ley de Justicia y Paz. Sin embargo el gobierno de Estados Unidos todavía pide su extradición.