Víctimas piden celeridad para la creación de la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos

Tras conmemorar el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, fecha para visibilizar este flagelo y clamar por justicia, este año hubo una consigna puntual: la materialización de la entidad que, como se acordó en el pacto de paz firmado entre el gobierno nacional y las Farc, se encargará de buscar a las personas declaradas desaparecidas; y en caso de estar muertas, devolverle los restos de manera digna a sus familias.

desaparecidos llanos 1El pasado miércoles en el Parque Flores a la Memoria, de Villavicencio, se conmemoró otro día Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada. Sus familiares pidieron celeridad en la entrega de cuerpos identificados y en la puesta en marcha de la Unidad de Búsqueda. Foto: Koni Agudelo, cortesía Equitas.

El hermano de José Camacho* desapareció en 1992 y sus familiares no volvieron a saber nada de él hasta julio de 2015, cuando la Fiscalía General de Nación les tomó muestras de ADN a sus padres para cotejarlas con los restos óseos de una víctima que fue enterrada sin identificar. Cinco meses después, tras ser plenamente identificado, sus despojos, junto los de otras 27 víctimas, les fueron devueltos a sus familiares para que pudieran cerrar el círculo de incertidumbre que genera la desaparición forzada y hacer su respectivo proceso de duelo.

A pesar de que ya encontró su ser querido, José viajó varias horas desde un pueblo de los Llanos Orientales hasta Villavicencio, la capital del departamento de Meta, para acudir al encuentro ¡Sembrando Memoria!, en el que más de 200 familias se dieron cita para conmemorar el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada.

“La idea es poder ayudar a otras familias a que encuentren y reciban los cuerpos de sus personas, así no sea en vida. Que tengan la tranquilidad de decir aquí yace, aquí podemos llevarle flores o elevarle una plegaria. Es construir caminos de paz en medio de la desesperanza que reina; poder construir desde nuestra experiencia paz para quienes están buscando a sus seres queridos. Desde la música y el acompañamiento estamos tratando de minimizar ese sufrimiento”, le dijo a VerdadAbierta.com.

Cuenta que al recibir los restos su hermano, la familia encontró algo de paz y fuerzas para seguir adelante: “Siempre tuvimos la esperanza de encontrarlo con vida, pero con los resultados del cotejo de ADN, esa esperanza se desvaneció y, a la vez, nos generó algo de tranquilidad porque ahora tenemos un sito para poder visitarlo. Ese vacío nunca se llenará, pero ahora vivimos con tranquilidad”.

El encuentro ¡Sembrando Memoria! fue convocado por diferentes organizaciones de la sociedad civil como el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice); el Colectivo Jurídico Orlando Fals Borda; la organización forense Equitas; y la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello, que durante varios años han trabajado en la búsqueda de desaparecidos en los Llanos Orientales y la entrega digna de los restos a sus familias. Además, contó con el apoyo de organizaciones internacionales como Oxfam y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), así como de la Unidad de Víctimas.

El evento se realizó ayer entre las nueve de la mañana y la una de la tarde en el Parque Flores a la Memoria, el cual fue 'inundado' con fotos de desaparecidos, pancartas, flores, colchas de retazos, dibujos, flores y actos simbólicos, para visibilizar el crimen de la desaparición, el cual no deja rastros, pero llena de zozobra a miles de familias en Colombia.

Para Deidania Perdomo, integrante del Movice de Meta, quien sufrió la desaparición de un hermano y un sobrino, el momento más emotivo fue cuando arrojaron al cielo unos globos blancos que tenían pegados los nombres de varios desaparecidos: “Fue un simbolismo de esperanza, de recibir noticias o los cuerpos de nuestros seres queridos”. Además, considera que la jornada fue exitosa porque se puso de relieve la lucha de las víctimas y le pidió celeridad a las autoridades para que le devuelvan a sus familias los cuerpos que ya han sido identificados.

Una integrante del Colectivo Orlando Fals Borda, que junto con Equitas ha acompañado la entrega de 80 restos en los Llanos Orientales, explicó que decidieron hacer este evento al aire libre para visibilizar este drama y despejar los estigmas que hay sobre algunas víctimas: “Es importante visibilizarlas, y para que ellas tomen la palabra y el protagonismo, decidimos hacer el evento en la calle porque muchas veces se han tenido que esconder y no han podido expresar lo que sienten ni la incertidumbre en la que siguen viviendo porque no tienen respuestas sobre sus desaparecidos”.

Y agregó que otro objetivo es lograr que las entidades que están implicadas en la creación de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, el Ministerio Justicia, la Secretaría Ejecutiva de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las instituciones regionales, “asuman un compromiso con las víctimas para que no se prolongue más la creación de la Unidad y dé resultados prontos, porque algunas personas están muy mayores y enfermas por la incertidumbre”.

Azote de los Llanos Orientales

desaparecidos llanos 2Esta rica región agrícola fue escenario de fuertes enfrentamientos entre guerrillas, paramilitares y Fuerza Pública entre finales de los 90 y principios del nuevo milenio, que dejaron miles de víctimas civiles a su paso. Foto: archivo Semana.Los departamentos de Meta, Guaviare y Casanare componen una de las regiones más atormentadas por la desaparición. En esos departamentos se encuentran cinco cementerios en los que alrededor de 3 mil personas fueron enterradas sin identificar y sus familias aún cuentan con la esperanza de encontrarlos con vida.

Diana Arango, directora de Equitas, expuso que esta situación se puso en evidencia en 2009, cuando se denunció la existencia de la fosa común más grande del país en Meta, pero después se estableció que existían varias fosas y que, además, había cementerios con más de 2 mil personas inhumadas sin identificar a lo largo de la región.

“Esto generó una tensión nacional e internacional frente a la necesidad de identificar a estas víctimas. El proceso inició con la Fiscalía y Medicina Legal que han logrado avanzar en la identificación de esas personas; muchos de ellos fueron inhumados como muertes legítimas o en combate por parte del Ejército colombiano, pero lo que se ha descubierto posteriormente es que muchas son presuntas víctimas de ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzadas”, le dijo a este portal.

Y agrega que en los Llanos Orientales existe una particularidad: “usualmente es el familiar el que está buscando a su ser querido desaparecido, pero acá tenemos a algunas personas inhumadas en esos cementerios que ya fueron identificadas y que necesitan encontrar a sus familias para ser retornados a ellas”.

Para solucionar esa situación, organizaciones territoriales no gubernamentales crearon la campaña Contemos la Verdad y se han dado a la búsqueda de esas familias. Trabajando en llave con el Colectivo Orlando Fals Borda, Equitas ha participado en la entrega de los restos de 80 víctimas a sus familiares.

“El Colectivo busca a la familia, le ofrece un acompañamiento jurídico y psicosocial frente a lo que puede esperar en el proceso y Equitas interviene antes de que el cuerpo sea entregado, con la revisión de todo el proceso técnico identificación, para asegurarnos efectivamente que están entregando a la persona que dice ser”, explicó Arango.

¿Y la Unidad de Búsqueda?

desaparecidos llanos 3Durante la negociación de paz entre el gobierno nacional y las Farc, se emitieron unas medidas humanitarias inmediatas para lograr la entrega de los restos de personas que fueron enterradas sin identificar. A pesar de los logros iniciales, en el último año el ritmo de entregas decreció alarmantemente. Foto: Koni Angulo, cortesía Equitas.Durante la jornada de ayer en Villavicencio, los familiares de los desaparecidos pidieron de manera unánime que se ponga en marcha prontamente la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidos, pactada por el gobierno nacional con la guerrilla de las Farc en el Acuerdo Final firmado el 24 de noviembre de 2016 y que hace parte del Sistema Integral de Reparación a las Víctimas.

Tanto el Acto Legislativo 01, que le da piso al Sistema Integral de Reparación, y el Decreto-Ley 589 que expidió el presidente de la República, Juan Manuel Santos, para poner en marcha esa Unidad, están en revisión de la Corte Constitucional y necesita de su bendición para que sea materializada.

Para Arango, la puesta en marcha de esa Unidad representa la respuesta a tantos años de lucha de las víctimas y la exigibilidad que fueron a hacer a La Habana para tener un mecanismo que buscara a sus seres queridos. Sin embargo, pese a que respalda la creación de la Unidad, la organización que representa y otras, tienen “serias preocupaciones frente a cómo quedó el Decreto-Ley”.

“A diferencia de la Comisión de Esclarecimiento y la JEP, que tienen plena autonomía y no dependen de ninguna entidad del Estado, la Unidad quedó adscrita al sector justicia; es decir, va a depender del Ministerio de Justicia, del gobierno de turno. Eso le quita capacidad y autonomía a la Unidad para tomar decisiones frente a la búsqueda de personas desaparecidas”, planteó esta especialista y señaló que es necesario que “la Corte Constitucional se pronuncie a favor, pero que revise ese vicio que quedó al adscribir la Unidad a un ente del gobierno y no dejarla autónoma como sí se hizo con las otras dos instituciones del sistema de justicia transicional”.

Las organizaciones que trabajan en terreno también cuestionaron que no se hubiera definido la territorialización de esta Unidad de Búsqueda y el papel que desempeñarán las víctimas y los colectivos de la sociedad civil.

“Creemos que una Unidad centralizada en Bogotá no va a poder cumplir con su mandato y era importante que dentro del Decreto quedara cómo se sería una estructura nivel territorial; también que tuviera elementos más contundentes de coordinación contras entidades del Estado. Esperamos que se pueda corregir durante el funcionamiento de la Unidad”, le dijo a VerdadAbierta.com la integrante del Colectivo Orlando Fals Borda.

Sobre la participación de las víctimas y de las organizaciones no gubernamentales en la búsqueda de personas desaparecidas, Arango cuestionó que “se ha dicho mil veces que el Acuerdo Final tiene una centralidad en las víctimas y que la participación de las víctimas es importantísima, pero cuando revisamos los decretos y las leyes que están creando el sistema, vemos que la participación se queda en meros saludos y párrafos introductorios, pero con pocos protocolos, mecanismos y herramientas concretas, a través de las cuales las víctimas y las organizaciones de derechos humanos puedan participar”.

* Nombre y datos modificados por petición de la víctima.