La zozobra ronda a los presos de las Farc

De las 3.400 personas que han sido reconocidas como integrantes y colaboradores del grupo guerrillero, hasta el momento solo 832 han sido beneficiadas con la Ley de Amnistía e indulto. En las distintas cárceles del país temen que el gobierno nacional no cumpla lo acordado tras la dejación de armas. Para superar los obstáculos, sugieren que sean designados como “promotores de paz”.

presos politicos 1Ya son 1462 los reclusos que adelantan la huelga de hambre, a ellos se han sumado jefes guerrilleros para bsucar presionar al gobierno Foto: Cortesía presos políticos.

Aunque la confirmación por parte de la ONU de la dejación del 100 por ciento de las armas individuales de las Farc ha generado alegría, optimismo y expectativa por lo que vendrá para su futuro como partido político, hay quienes ven con incertidumbre el paso que se acaba de dar, en especial aquellos que se consideran presos políticos y de guerra.

“Bajo el sistema gota a gota, el gobierno está dilatando la implementación de lo acordado. A la fecha hay jueces que siguen negando las libertades por desconocimiento de la ley y otros se han pegado a decir que es la JEP (Justicia Especial para la Paz) la que debe definir nuestro futuro. Sin armas puede empeorar el panorama”, aseguró ‘Cristián’, un recluso de la Cárcel de Chiquinquirá.

Las cifras respaldan el temor: por ahora cerca del 25 por ciento de los reclusos han salido de las prisiones. Algunos, que estaban a punto de lograrlo, fueron notificados de nuevos procesos judiciales o requerimientos de otros países por delitos asociados al narcotráfico o secuestro, hecho que generó un nuevo retraso en la expedición de la boleta de libertad. (Leer más: En cárcel de Chiquinquirá, reclusos de las Farc esperan la amnistía)

Nadia Triviño, abogada de la Fundación Lazos de Dignidad, organización que desde hace varios años defiende en los estrados judiciales a los integrantes de las Farc, asegura que a la falta de voluntad del gobierno nacional se ha sumado un oportunismo por parte de los operadores judiciales, lo que ha generado más retraso.

Una de las propuestas que plantea la organización defensora, como posible solución al estancamiento, es que por un decreto presidencial se designen a los presos políticos como promotores de paz. “Es la solución más rápida y efectiva, con ello se daría, como dice el acuerdo, la amnistía más amplia posible”, sugiere Triviño.

Ante el difícil panorama, la respuesta por parte de los distintos colectivos de presos existentes en los centros carcelarios del país ha sido iniciar una huelga de hambre y una desobediencia civil pacífica, como ocurrió en julio del año pasado, cuando demandaron el cumplimiento de las garantías de seguridad y acceso a salud de los entonces indultados. (Leer más: En cárcel de Chiquinquirá, reclusos de las Farc esperan la amnistía)

De huelga en huelga

presos politicos 2En cárcel de Chiquinquirá los presos siguen manteniendo reuniones y asambleas para socializar el acuerdo de paz Foto: Andrés Celis.

En esta oportunidad son 1.110 presos, entre hombre y mujeres, que le reclaman al gobierno nacional el cumplimiento de lo acordado en la Ley 1820 de 2016 y el Decreto 277 de 2017, así como la celeridad por parte de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz en la expedición de certificados de libertad condicionada o indulto.

La huelga de hambre se da, según los subversivos, “en razón del incumplimiento por parte del gobierno nacional de los Acuerdos de Paz entre el gobierno y las Farc-Ep, la demora en los estrados judiciales, la negativa continua de las peticiones de libertades condicionadas, las demoras en los traslados de los guerrilleros presos a las ZVTN (Zonas Veredales Transitorias de Normalización)”.

El documento, firmado por el Movimiento Colombia Entre Rejas (Mocer) de los presos políticos de la cárcel El Cunduy de Florencia, Caquetá, hace parte de los cerca de 20 pronunciamientos que se han emitido desde las 19 cárceles y centros penitenciarios de máxima y mediana seguridad donde se encuentran recluidos, en los que han convocado a un plantón para hoy como mecanismo de presión.

La decisión fue respaldada en la noche del lunes por ‘Jesús Santich’, comandante guerrillero e integrante del Estado Mayor Central de las Farc, quien a través de un comunicado manifestó que inició una huelga de hambre, calificada como política y de dignidad, hasta que no se cumpla con las amnistías e indultos.

“Jueces y fiscales de conocimiento siguen aplicando el derecho penal enemigo, haciendo valoraciones jurídicas erradas, denegando el acceso a la justicia, prevaricando y usurpando así las funciones de la JEP que es el órgano que deberá calificar al respecto”, se lee en el comunicado leído en su cuenta de twitter.

Sumado a ello, quienes se han beneficiado de la amnistía han llegado a las distintas Zonas Veredales a compartir con la comandancia y guerrilleros de base lo situación carcelaria por la que siguen atravesando sus compañeros reclusos, hecho que ha generado una cadena de solidaridad que se ha manifestado como mecanismo de presión al Secretariado, máxima instancia de autoridad de las Farc, para insistir en la aplicación de la Ley.

Espaldarazo de la base guerrillera

Los ratos de esparcimiento las reclusas lo de dedican al deporte y al estudio Foto: Andrés Celis.

Desde hace más de dos semanas, la zozobra que tienen los presos en las cárceles se hizo sentir en las distintas zonas de concentración. Allí, la “guerrillerada” le expresó a la comandancia que no quería hacer la dejación de sus armas hasta que no estuvieran todos los presos políticos y de guerra en libertad.

La respuesta, que se dio en la mayoría de zonas y puntos de concentración por parte de los comandantes o encargados, fue asegurar que como organización se iba a cumplir con el calendario y que utilizarían el cumplimiento como mecanismo de presión para que el gobierno nacional se comprometa con lo acordado.

Sin embargo, en todos no caló la respuesta. La desconfianza de los reclusos la exponían en las zonas sus excompañeros de prisión, beneficiados con el indulto, quienes, ante el incumplimiento del gobierno con la adecuación de las zonas y la falta de garantías para el ejercicio de la política, pidieron abiertamente retrasar la dejación de armas como mecanismo de presión.

El Secretariado se opuso y aseguró a las filas guerrilleras que se empeñaría en utilizar los mecanismos adecuados para seguir presionando el cumplimiento de lo acordado. Desde su cuenta de Twitter, Rodrigo Londoño, jefe máximo de las Farc, ha pedido al gobierno nacional cumplir con la Ley 1820 y no dilatar más a través de los jueces de ejecución de penas la libertad condicionad y el indulto.

Desde la distintas zonas y puntos de concentración, los guerrilleros han realizado manifestaciones en solidaridad con sus compañeros detenidos y han pensado en la posibilidad de sumarse a la huelga nacional carcelaria.

“Que sepan que no están solos, que acá los estamos esperando y que junto a ellos estamos luchando. Si hay que sumarnos para presionar lo haremos, somos una organización y, por ende, actuamos en conjunto, buscando el bien común. El gobierno debe cumplir”, aseguró ‘Chucho’, quien hace un mes era uno de los voceros de los presos y que hoy, beneficiado de la libertad condicional, se encuentra en la zona veredal del Guaviare.

Una vez más, la apuesta de los presos está en la huelga de hambre y la presión de distintos sectores de la sociedad para que el gobierno nacional y los jueces apliquen sin ambigüedades la Ley de Indulto y Amnistía. En pasadas oportunidades ganaron visibilización y nuevos acuerdos con las instituciones, por ello esperan que en esta oportunidad los réditos sean los esperados y se respete lo acordado.