Se acerca la hora cero de las Zonas Veredales

Quedan menos de diez días para que las Farc lleguen a los puntos de concentración y las partes han dicho “que están haciendo todo lo posible” para cumplir las fechas. Este es el panorama.

hora cero 1De izquierda de derecha: El general Javier Alberto Flórez , Sergio Jaramillo, alto comisionado para la paz; Carlos Correa, alto consejero para las Regiones; Javier Antonio Pérez Aquino, jefe de observadores de la misión de la ONU. Foto: VerdadAbierta.com.“Por el ir y venir del propio acuerdo, seguramente, no vamos a cumplir con las fechas exactas, pero tenemos el propósito de acercarnos los más posible”, aseguró Luis Alberto Albán Burbano, más conocido como ‘Marcos Calarcá’, delegado de las Farc en el mecanismo tripartito de verificación y monitoreo del cese bilateral del fuego y hostilidades.

Se refiere a la llegada de todos los miembros de las Farc a las 20 zonas veredales y los siete puntos de ubicación donde se dará tránsito a la entrega gradual de las armas. De acuerdo con el Acuerdo Final pactado en Cuba y refrendado por el Congreso de la República, los guerrilleros tienen plazo para llegar a los campamentos hasta el próximo 31 de diciembre.

Los campamentos son una porción de tierra dentro de las zonas de ubicación donde los guerrilleros podrán estar armados y no habrá presencia de la sociedad civil. En las zonas veredales habrá mayor número de guerrilleros, mientras que los puntos fueron diseñados para la llegada de frentes que se encuentran en lugares remotos.

"Muchos temas se concretarán cuando las Farc lleguen a la zona"

Los frentes de las Farc ya están cerca de 19 de estas 27 veredas elegidas, resguardándose en lo que llamaron sitios de pre-agrupamiento, es decir, que solo están esperando la orden de un superior para llegar. Así sucede, por ejemplo, en la vereda Pondores, municipio de Fonseca, en La Guajira, donde un grupo de los guerrilleros aguarda a un kilómetro del campamento.

En esa vereda, al igual que en otras 16, ya fue instalado el Mecanismo de Monitoreo y Verificación, que consta de representantes de tres partes: guerrilleros, miembros de la Fuerza Pública y funcionarios de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Este mecanismo está instalado a un kilómetro de cada una de las zonas de ubicación y es el encargado de velar que se cumpla con el cese al fuego.

Los representantes del gobierno, de la guerrilla y de la comunidad internacional no sólo tienen que trabajar de la mano, sino aprender a convivir. En Pondores se instaló una carpa para que duerman todos los hombres (sin importar a quien represente) y otra en la que duermen las mujeres. Tienen un comedor, unos baños portátiles y unos lavaderos en los que lavan sus prendas a mano.

Hay otras dos carpas donde duermen los 11 miembros de la Unidad Policial para la Edificación de la Paz, unidad que se encarga de brindarle seguridad al Mecanismo de Monitoreo y Verificación a nivel nacional, que está bajo el mando del general Álvaro Pico Malaver.

Tienen una planta de energía, pero no acceso a internet (como sucede en la mayoría de las veredas elegidas), y se planea la construcción de un área de recreación, que puede ser una cancha de futbol.

“Este mecanismo es único. En un mismo vehículo recorren la zona miembros del gobierno, de las Farc y Naciones Unidas. Es un ejemplo total de reintegración”, aseguró el general argentino Javier Antonio Pérez Aquino, jefe de observadores de la misión de la ONU.

El mecanismo tripartito trabaja también desde las ocho oficinas regionales que ya están operando en Valledupar, Bucaramanga, Quibdó, Medellín, Villavicencio, Popayán, Florencia y San José del Guaviare

Los problemas que se han solucionado y los que siguen

hora cero 2Carpas en las que duermen los miembros del mecanismo de monitoreo. Foto: VerdadAbierta.com.Las partes pactaron que se haría una construcción que mezcle madera con materiales prefabricados. El gobierno pone los materiales y los guerrilleros la mano de obra, que será supervisada por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, que tiene experiencia en este tipo de construcción.

Carlos Córdoba fue nombrado como gerente de las Zonas Veredales y los Puntos Transitorios, y estará a cargo de que la logística para que la instalación de la infraestructura en estas zonas esté lista lo antes posible. Hasta hace poco fue el director Región Central (Rape), una entidad pública regional creada para articular planes regionales de desarrollo económico y ambiental en Cundinamarca, Boyacá, Meta, Tolima y por Bogotá.

Ninguno de los predios elegidos son baldíos (tierras de la nación), por eso el gobierno ha tenido que negociar con los propietarios. En algunos casos, cuando supieron el propósito, los dueños de las fincas prefirieron no arrendar y en otras subir el precio. Por esa razón, algunas zonas como la de Tolima, han tenido que ser reubicadas. Aunque no han dicho una cifra aproximada de cuál será el valor de estas construcciones, se sabe que la gestión de los dineros estará a cargo del Fondo para la Paz.

En la mayoría de esos municipios, además, las autoridades locales se quejaron por la poca interlocución que había con el gobierno nacional. Algunos, incluso, aseguraron que se enteraron de lo que iba a suceder en sus municipios por medio de las noticias. Para solucionar este problema fue designado a Carlos Correa, alto consejero para las Regiones, quien ya tuvo una primera reunión con los 26 alcaldes y 14 gobernadores encargados. “Hay mucha desinformación en los territorios y eso genera incertidumbre no sólo en autoridades locales, sino en las comunidades. Todos los lunes enviaremos información de cada una de las zonas y tendremos una videoconferencia semanalmente”, dijo Correa

Pero más allá de los problemas logísticos, una de las zonas que sigue en veremos es la del Catatumbo. Desde hace meses, los campesinos de la vereda Caño Indio en Tibú venían insistiendo que no podían sustituir los cultivos de coca de un día para otro sin quedarse con un sustento para vivir. El pasado 16 de diciembre estaba pactada una reunión entre el gobierno y la comunidad para llegar a un acuerdo, pero nunca se realizó. Se espera que esta semana se anuncie si se llegó a una solución o habrá un cambio de vereda.

A eso se suma la preocupación de las Farc por la presencia de otros grupos armados muy cerca de las zonas veredales que ponen en riesgo a quienes están por dejar las armas, temor que ha aumentado con los recientes homicidios de líderes locales y defensores de derechos. “Estamos seguros que es un ataque al proceso de paz (…) por eso, nosotros queremos profundizar mucho más en lo acordado sobre las garantías de seguridad”, aseguró ‘Marcos Calarcá’.

2016: letal para los líderes sociales

Así como en las regiones se trabaja sin descanso y sorteando toda clase de obstáculos para acondicionar los sitios en donde empezará la transformación de las Farc de un grupo armado ilegal a un movimiento político sin armas, el Congreso de la República también se mueve a toda marcha para expedir la ley de amnistía e indulto que cobijará al grueso de integrantes de las Farc, que no haya cometido crímenes de lesa humanidad.

El pasado lunes las comisiones primeras de la Cámara de Representantes y del Senado aprobaron dicho proyecto de ley, el cual será discutido la próxima semana en sus plenarias. De surtirse ese trámite, se suplirá otro escollo que ha tenido la concentración de las Farc, pues varios de sus jefes han señalado en reiteradas ocasiones que el Día D inicia con la amnistía.