"El Eln no va a renunciar a la participación de la sociedad": Silvana Guerrero

VerdadAbierta.com habló con la vocera de este grupo subversivo en las audiencias preparatorias del punto uno de la agenda, llamado Participación de la Sociedad en la Construcción de la Paz, que se realizan en Colombia, y cuyos resultados serán llevados a la mesa de negociaciones que se instaló hace nueve meses en Quito, Ecuador.

entrevista silvana guerrero 1Guerrero hace parte de la dirección del Frente de Guerra Nororiental del Eln. Foto: Cortesía de Darwin Torres.Silvana Guerrero lleva más de dos décadas en el Eln y hace parte de la dirección del Frente de Guerra Nororiental, que opera con mayor fortaleza en la región del Catatumbo, Norte de Santander, de donde es oriunda. Esta Licenciada en Educación Básica, con énfasis en Educación Ambiental, es una de las dos mujeres que integra el grupo de diez delegados del grupo alzado en armas en la mesa de conversaciones con el gobierno nacional, que desde hace nueve meses busca alternativas para ponerle fin a una confrontación de más de 50 años.

El papel de Guerrero es clave en la fase actual de los diálogos, que se desarrolla en Tocancipá, Cundinamarca, desde el pasado 30 de octubre, con unas audiencias cerradas en las que participan representantes de 200 organizaciones sociales que pretenden proponer insumos sobre cómo debería desarrollarse el punto uno de la agenda de diálogos, Participación de la Sociedad en la Construcción de la Paz, del que dependen en buena parte los puntos 2 y 3, llamados Democracia para la Paz y Transformaciones para la Paz. (Lea más: Sociedad civil construye modelo de participación en la mesa con el Eln).

En este escenario, Guerrero fue designada por la guerrilla para liderar estas audiencias, teniendo del lado del gobierno nacional a Luz Helena Sarmiento. VerdadAbierta.com dialogó con ella sobre este primer ejercicio colectivo, al que acuden voceros de organizaciones campesinas, iglesias, instituciones públicas, comunidad LGBTI, jóvenes, mujeres, sindicatos, víctimas, prisioneros políticos, académicos, afrodescendientes, indígenas, ambientalistas, colombianos exiliados y de distintos procesos sociales de Santander, Norte de Santander, Sur de Bolívar, Chocó, Nariño, Valle del Cauca, Cauca y el Caribe.

VerdadAbierta.com (VA): ¿Cómo fue la negociación de este ejercicio de audiencias preparatorias en la mesa de diálogos?

Silvana Guerrero (SG): Fue un proceso de varios ciclos de debate con el gobierno, que inició con la propuesta por parte del Eln de que para el ejercicio de la participación debíamos antes consultarle a la sociedad cómo debía desarrollarse. Luego acordamos las audiencias preparatorias, de las que el gobierno dice es un regalo que le concede a la organización, porque no estaba concebido dentro del acuerdo del 30 de marzo de 2016 (la agenda de diálogos). Ante eso, nosotros dijimos que concebíamos las audiencias como una herramienta viable dentro de la parte metodológica.

(VA): ¿Con qué criterio eligieron a los 200 delegados que fueron invitados a las audiencias?

(SG): Inicialmente el gobierno propuso que diez expertos académicos y de organismos multilaterales diseñaran la propuesta de participación y que así avanzaríamos en el tiempo. Nosotros reconocimos el trabajo de las organizaciones propuestas por el gobierno, pero concebimos eso como una falta de respeto con la gente de los territorios, que ha vivido la realidad del conflicto. El debate tomó varios ciclos, hasta que logramos concretar la propuesta en número: 155 organizaciones, que debían estar agrupadas en estamentos o bloques: iglesias, gremios, partidos políticos, medios de comunicación, organismos multilaterales, en fin, no sólo organizaciones sociales. El número se mantuvo, sin embargo, no todos los bloques pasaron.

entrevista silvana guerrero 2Guerrero y Consuelo Tapia son las dos mujeres que integran la delegación de paz del Eln, compuesta por diez personas. Foto: Cortesía de Darwin Torres.(VA): Aún con visiones distintas, el grueso de las organizaciones representadas en las audiencias apoya la salida negociada al conflicto entre el gobierno y el Eln. No obstante, no asistieron los estamentos que tienen mayor resistencia a la mesa. ¿Por qué no fueron convocados los gremios, los políticos y otros sectores?

(SG): Hay que aclarar que esta no es la participación, sino un espacio para que la mesa tenga insumos para alimentar lo que cada una de las partes concibe sobre cómo debería ser la participación de la sociedad. Ese debate que usted menciona se dio en la mesa, pero esos sectores no pasaron (la selección) por parte del gobierno.

Nosotros hemos dicho que hay que hablar con los empresarios, con las personas no organizadas, con todo el mundo. También hemos dicho que las audiencias, aparte de dar insumos, son una posibilidad de llevar el mensaje de que todos los colombianos nos tenemos que comprometer en crear esa visión común de paz para el país. Sin embargo, esta es una negociación y nosotros no somos los únicos que decidimos.

(VA): ¿A qué se debió esa negativa que incluyó, además, a los medios de comunicación?

(SG): A que con el gobierno colombiano no es fácil negociar. Sabemos que esa inquietud está muy generalizada en los medios, pero también en la sociedad, porque ha salido muy poca información de este ejercicio. Desafortunadamente el gobierno le tenía mucho temor a que estas audiencias se desarrollaran acá en Colombia, con los argumentos de que esto podría ser tomado por los medios de comunicación, de que se podía salir de las manos por la seguridad misma.

En el tema de los medios, el gobierno argumentó que, como se iba a hacer un ejercicio de comunicaciones, en ese espacio podríamos consultarles las dos preguntas que estaban definidas para las audiencias. De otro lado, en el momento en que el general (r) Eduardo Herrera estaba en la mesa, él propuso la participación de los militares retirados. Nosotros dijimos: "perfecto, que vengan". Pero eso no pasó. El gobierno siempre saca excusas para impedir, pero tal vez más adelante se dé cuenta de que esto le hubiera servido políticamente.

(VA): La mesa empezó a discutir este tema de las audiencias preparatorias desde el inicio de la fase pública de diálogos. ¿Por qué les tomó nueve meses definir un procedimiento?

(SG): La submesa de participación entró en una especie de receso debido al atranque que se crea en la mesa cuando la delegación del gobierno pone una condición para avanzar, y es que la organización debía renunciar de manera categórica, definitiva y pública al tema de las retenciones. Ahí se crea un nudo, y la organización pone sobre la mesa que si eso era un condicionante por parte del gobierno, entonces nosotros poníamos la condición de que debían parar el asesinato de líderes sociales, porque el gobierno siempre quiere que nosotros demos, pero ellos no.

En ese caso, por ejemplo, ellos decían que en los temas del paramilitarismo y de líderes les era muy difícil comprometerse, porque el gobierno no es el responsable y se le sale de las manos dar una respuesta, como si la podría dar el Eln renunciando definitivamente a las retenciones. Allí entramos en un pare de casi un ciclo, donde nosotros continuamos escuchando propuestas que nos llegan de acá de Colombia. Esto pudo haber arrancado en el tercer ciclo, pero el debate fue largo.

entrevista silvana guerrero 3Guerrero lleva más de 20 años de militancia en el Eln. Foto: Cortesía de Darwin Torres.(VA): ¿El Eln es consciente de que los tiempos extensos que se toma la mesa para tomar decisiones afectan el interés en el proceso?

(SG): Llegar a cada acuerdo o preacuerdo es una discusión larga, de días, de semanas, que no es fácil, por la misma complejidad de los temas. Quizá la expectativa que hay en Colombia, en la comunidad internacional, es que se hubiese podido avanzar más en estos nueve meses, pero no son discusiones fáciles, porque cada uno tiene sus argumentos, sus justificaciones. Sin embargo, yo creo que hemos avanzado significativamente. Para nosotros es un buen balance el cese al fuego bilateral temporal nacional, que despega el tema de las audiencias preparatorias, porque además permite garantías en el territorio para la participación.

(VA): Ahora que están a punto de concluir las audiencias, ¿cómo se van materializar los insumos que trajeron las organizaciones para construir ese modelo de participación?

(SG): Todo este tiempo el Eln ha mantenido una visión de participación del pueblo, ese es el factor fundamental para nosotros. Entonces, mire lo complejo que va a ser para nosotros una vez terminen estas audiencias negociar con el gobierno cómo van a ser incluidas esas herramientas y esos insumos que arroje el ejercicio. Materializar el diseño va a ser toda una discusión en la submesa y posteriormente en la mesa. Esperamos que no sea mucho tiempo, no tanto como el que llevó el de las discusiones de estas audiencias preparatorias. Sin embargo, estamos preparados para dar los debates como organización, porque no vamos a renunciar a lo que para nosotros significa la validez de estos insumos. La propuesta de participación de la sociedad es nuestra, nos la hemos peleado.

(VA): ¿Cuál es la propuesta concreta del Eln para poner en marcha la participación de la sociedad una vez terminen las audiencias preparatorias?

(SG): Nosotros queríamos tener la posibilidad de hablar con el país, y eso nos lo ha posibilitado esta fase pública de diálogos. El hecho de que seamos una organización ilegal hace que no hayamos tenido la oportunidad en todos estos años de escuchar al pueblo. Este material de insumos servirá para enriquecer la propuesta del Eln, que va encaminada a que no sean unas luchas por sectores de manera independiente, sino buscar que cada uno de los sectores asuma la visión general de lo que significan estos diálogos de paz; es decir, cuál es la propuesta de país desde lo social, político, económico, ambiental, para encaminar unos esfuerzos para lograr unas transformaciones en esta mesa de diálogos.

(VA): Desde hace años el Eln ha planteado la necesidad de llevar a cabo una convención nacional. Con la metodología que se defina, ¿el desarrollo del punto uno sería el equivalente a esa convención?

(SG): Nosotros no queremos caracterizar un ejercicio en el que vamos a ir paso a paso. Preferimos ir mirando qué arroja el proceso y a qué va a conllevando.

(VA): Los delegados de las organizaciones sociales en las audiencias preparatorias han dicho que el ejercicio de participación que se defina debe ir de lo local a lo nacional. ¿La mesa está en capacidad de atender esa demanda?

entrevista silvana guerrero 4De acuerdo con Guerrero, la participación de la sociedad es un inamovible del Eln en la negociación con el gobierno nacional. Foto: Cortesía de Darwin Torres.(SG):Ese tema es del interés del Eln. Nosotros hemos dicho que la participación debe ir de lo local a lo regional y a lo nacional, y que debe ser vinculante, amplia, teniendo en cuenta el enfoque diferencial. El problema es que esto es una negociación, vamos a ver qué tanto va a acceder el gobierno a todas estas propuestas. Los invitados de alcaldías, gobernaciones, cámaras de comercio, han coincidido en esta solicitud a la mesa y creemos que eso es positivo en el sentido de que le habla al gobierno, que está un poco renuente a que esto sea así.

(VA): Otra de las peticiones de los delegados es que el gobierno nacional y el Eln les garanticen seguridad para poder participar, en el sentido de que estos espacios no les traigan represalias a ellos y sus organizaciones. ¿Qué medidas va a tomar la mesa al respecto?

(SG): Ese es un debate permanente que ha dado el Eln. Desde un primer momento, cuando empezamos a proponer organizaciones, dimos el debate sobre la estigmatización por parte del gobierno, porque si nosotros proponemos la participación de una organización, entonces es cercana a nosotros, simpatizante, amiga. Ya ahí empieza el problema, al decirnos: "llamen ustedes a los de ustedes y nosotros llamamos a la institucionalidad", por lo que nosotros tenemos que pedir que se corrija ese vocabulario.

Todo ese tipo de discusiones se dan en la mesa, porque no hay una semana que no recibamos una noticia trágica en el país en materia de los asesinatos y amenazas que están recibiendo los líderes sociales, sobre cómo el Estado va en contra de la protesta social. Acabamos de ver la experiencia de Nariño, la del Catatumbo. Nosotros, además, estamos abiertos a recibir y a asumir de manera autocrítica las situaciones en las que nosotros estemos relacionados, que además no son política de la organización. Sabemos que también hay preocupaciones por lo que puede hacer la organización en los territorios, sobre todo en el Pacífico.

(VA): Justamente, antes de estas audiencias el Eln asesinó a un líder social: Aulio Isarama, gobernador indígena de Chocó. ¿Qué medidas van a tomar al respecto?

(SG): El comandante Pablo Beltrán, en cabeza de la delegación, y el conjunto del Eln, hemos dicho que ese no un hecho grave, sino un hecho gravísimo. El Eln también ha aclarado que acciones como estas no son política de la organización. Ya el organismo superior está tomado medidas y cursará el debido proceso, porque nosotros tenemos unos reglamentos, una constitución y unos criterios. Hemos asumido públicamente que es un error, hemos pedido disculpas, y lamentamos en conjunto este hecho.

(VA): Una vez se defina el mecanismo de participación de la sociedad en los diálogos, ¿cómo se va a garantizar que a ese escenario asistan organizaciones de distintas corrientes ideológicas?

(SG): Cuando arranque en sí el ejercicio de participación va a haber una respuesta para quienes tienen la idea de que ese espacio será limitado, porque nuestra propuesta es muy amplia. Por ahora, lo importante es que hay una coincidencia de las organizaciones sociales, los organismos multilaterales y la institucionalidad frente a que la participación debe ser en los territorios, amplia y vinculante. Esas herramientas van a enriquecer la propuesta que tiene la organización en materia de participación.