Eln denuncia que ‘gaitanistas’ reciben apoyo del Ejército en Chocó

En respuestas dadas a VerdadAbierta.com, Carlos Reyes, delegado de este grupo guerrillero en las conversaciones que se adelantan en Quito, Ecuador, dijo, además, que no es cierto que tengan acuerdos con mineros en el departamento de Cauca para atentar contra líderes sociales.

entrevista eln 1Foto: archivo particular.En los últimos meses la situación de orden público en Chocó, sobre todo en el sur de ese departamento, ha estado alterada por choques armados entre la guerrilla del Eln y las llamadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia, generando graves afectaciones a la población civil. Para la organización subversiva, en esa confrontación ese grupo ilegal, calificado de paramilitar, está recibiendo apoyo del Ejército Nacional.

Así lo denunció Carlos Reyes, delegado del Eln en las conversaciones que adelantan con el gobierno nacional en Quito, Ecuador, en las respuestas dadas a este portal sobre un cuestionario enviado en días pasados para conocer los avances de este proceso, que continúa afectado por las diferencias que tienen las partes sobre el tema del secuestro de civiles y los atentados a la infraestructura petrolera, prácticas a la que el grupo guerrillero se niega a renunciar.

El delegado también expresó sus puntos de vista sobre el asesinato de líderes sociales, lo que se están disputando en Chocó con los ‘gaitanistas’ y las supuestas relaciones con mineros del departamento de Cauca que habría ocasionado la muerte de activistas en contra de esa actividad extractiva y de sus afectaciones ambientales.

VerdadAbierta.com (VA): ¿Cuál es hoy la realidad del proceso de la mesa de Quito? ¿Hay avances notorios desde que se hizo pública la negociación el pasado 7 de febrero?

Carlos Reyes (CR): Hay avances. Manteniendo la mesa de conversaciones en su integralidad, se han establecido dos submesas: la de la participación de la sociedad en la construcción de la paz y la de las acciones dinámicas humanitarias. En esta última, se llegó a concretar un “Marco Referencial” basados en el Derecho Internacional Humanitario.

En el tema de participación, el gobierno decidió congelar lo que se había avanzado y condicionar cualquier acuerdo o ejecución que se resolviera el tema de las privaciones de libertad que esta agendado en el punto de las acciones dinámicas humanitarias.

También se había logrado unos preacuerdos que quedaron congelados a causa del condicionamiento unilateral del gobierno. Estos se referían básicamente a unas “Audiencias Preparatorias” con procesos y sectores sociales, las iglesias, gremios, plataformas, etc., para que sean estos grupos organizados los que nos ilustren y propongan cómo debe ser la participación de la sociedad, sin entrar aún en lo temático.

VA: ¿Qué tantos efectos pueden tener las capturas masivas de líderes sociales a quienes las autoridades vinculan con el Eln? ¿En algún momento pueden frenar el trabajo que hacen en Quito?

¿Qué hay detrás de la captura de defensores de derechos humanos del Sur de Bolívar?

CR: Estamos muy preocupados por el genocidio ascendente que se viene presentando mediante el asesinato creciente de líderes sociales y de defensores de derechos humanos. Igualmente, por los falsos positivos judiciales que se vienen dando contra ellos. Esto no es congruente con un clima de paz y de hecho niega las condiciones mínimas para la participación, dado el miedo y los temores que ello desata. Según el dato reciente de la Defensoría del Pueblo, desde enero del 2016, hasta marzo del 2017, han sido asesinados 156 líderes y defensores de derechos humanos.

Es impensable que esto se esté dando en momentos en que se ha firmado un acuerdo con las Farc, en que se desarrolla un proceso con el Eln y en que se le ha dado el premio Nobel de Paz al presidente Juan Manuel Santos. Ya conocimos situaciones pasadas, cuando fueron exterminados más de 5 mil miembros de la UP (Unión Patriótica) y de otras organizaciones políticas y sociales.

VA: ¿Están en riesgo las bases sociales del Eln y las organizaciones que de alguna manera tienen una identidad ideológica y programática con ustedes?

CR: Está en riesgo todo el pueblo colombiano que sufre, protesta, se organiza, exige y lucha por sus derechos ciudadanos. Los falsos positivos judiciales, las amenazas, el desplazamiento y el homicidio de líderes están nuevamente al orden del día en nuestra patria.

VA: ¿Dónde consideran que son más altos los riesgos para sus bases sociales, en qué departamentos y regiones?

CR: El Eln está en toda Colombia. En algunas regiones tenemos más presencia. Llevamos 53 años luchando al lado del pueblo colombiano por sus derechos y reivindicaciones.

VA: Actualmente hay una intensa disputa en el sur del departamento de Chocó con las llamadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia. ¿Cuál es la lectura que ustedes vienen haciendo de lo que ocurre allí?

Grupos armados ilegales y ausencia del Estado incendian el sur de Chocó

CR: Primero que todo no entendemos porque se llaman Autodefensas Gaitanistas. Gaitán fue un revolucionario, antiimperialista, antioligárquico, crítico de las élites que gobernaban nuestro país. Su asesinato por parte de estos actores desató la violencia que aún hoy vivimos en Colombia. Otra sería la historia de Colombia si no lo hubieran asesinado.

Este grupo paramilitar tiene todo el apoyo, inteligencia y coordinación con las Fuerzas Militares del Estado que operan en el área de Chocó. No se puede explicar cómo se mueven en grupos numerosos en esta área como Pedro por su casa.

VA: Las autoridades les están atribuyendo una masacre perpetrada en Carra, un pequeño caserío del municipio de Litoral de San Juan, en Chocó, donde fueron asesinadas cinco personas. ¿Qué tienen que decir al respecto y porque creen que se la atribuyen al Eln?

CR: Aun no tenemos una información concreta sobre estos hechos. Pero tenga la absoluta seguridad que si el Eln ha cometido o es el responsable de esta situación, frente al pueblo colombiano reconocerá el error que se haya producido. Esa ha sido nuestra actitud frente a todos los errores o accidentes que se han dado en esta confrontación.

VA: En las zonas de los ríos San Juan y Baudó hay una fuerte presencia del Eln con el Frente de Guerra Occidental y varias de sus compañías, donde desde hace dos años hay una intensa confrontación con las Autodefensas Gaitanistas de Colombia. ¿Qué tienen esas regiones que se las disputan a sangre y fuego, oro, coca, corredores estratégicos?

CR: Es una región muy rica en todo tipo de recursos, pero como se sabe, Chocó es el departamento más pobre de Colombia: alta corrupción, abandono por parte del Estado, desnutrición, con un alto nivel de contradicciones sociales donde participan todo tipo de fuerzas paraestatales e ilegales, amparadas por las Fuerzas Militares oficiales de Colombia, como sucede en gran parte del territorio nacional.  

El Eln está en Chocó desde hace decenas de años buscando organizar a la población para que le haga frente a toda esta situación, que la agobia y la mantiene en la pobreza y abandono inhumano.

VA: Con respecto a Cauca, ¿tienen ustedes en el sur de ese departamento alianzas con mineros que ponen en riesgo a los líderes sociales que se oponen a la minería? ¿Lo que ocurre allí tiene la misma lógica de confrontación que en Chocó?

CR: Primero que todo es falso que en Cauca el Eln tenga alianza con empresarios mineros. No hay ninguna prueba de ello. En Chocó sí hay un enfrentamiento, desde años atrás, con los grupos paramilitares y con el Ejército colombiano que los utiliza, los ha colocado como fuerza de choque frente a las guerrillas y como fuente de terror para el movimiento social y las tendencias políticas contrarías al régimen.

VA: ¿Por qué han intensificado las acciones dinamiteras contra la infraestructura petrolera en el departamento de Arauca? ¿Buscan presionar un cese al fuego bilateral?

CR: No se han intensificado. Hay dos departamentos, Arauca y Norte de Santander, por donde pasa el oleoducto que va al puerto de embarque de crudo en Coveñas, que ha tenido acciones de sabotaje por más de una veintena de veces en este año. Desde que se inició el saqueo del petróleo colombiano en esta región, hace treinta años, el Eln ha mantenido la política de no permitir el robo del petróleo que inició bombeando 200 mil barriles por día y hoy tan sólo se producen en Caño Limón un poco más de 30 mil barriles por día. Ya se lo robaron casi todo.

Este crudo es de compañías trasnacionales que sólo dejan pobreza, deterioro del medio ambiente y corrupción. Como se ha saqueado el recurso, estamos próximos a ser importadores de petróleo.

VA: Pero, ¿ustedes son conscientes de los daños ambientales que están generando esos atentados?

CR: Con la exploración y explotación del petróleo en Arauca se ha cometido un ecocidio, es decir danos ambientales irreparables; se ha masacrado y desterrado comunidades indígenas como la de los Sikuanes. Esta explotación no le ha dejado nada positivo al pueblo araucano.

Los daños ambientales generados por las voladuras son infinitamente menores que los que se generán por la actividad de las multinacionales en la explotación petrolera y el resto de nuestros recursos naturales. Ahora es menor el derrame porque la abolladura del tubo que estamos realizando paraliza la producción y obliga al ahorro de nuestro petróleo que no va ser saqueado por las compañías trasnacionales. Más de un millón de barriles en lo que va corrido del año, un poco más de la producción diaria en Colombia.   

VA: Ustedes mantienen operaciones ofensivas en diversas regiones del país y eso exige recursos económicos. ¿De donde están sacando la plata para financiar esta etapa de la guerra? ¿Cuáles son las fuentes de financiación?

CR: Llevamos 53 años alzados en armas, siempre hemos contado con la inmensa colaboración de la población y de aportes voluntarios de gentes que tienen economías en las regiones, además de cobrar impuestos a grandes capitales.

VA: ¿Cuál es la relación del Eln con las economías criminales?

CR: En Colombia hay economías criminales como las de los que recibieron coimas, sobornos, cuotas, de Odebrecht; los sobrecostos de Reficar; los billones de pesos que desfalcaron a Saludcoop; los dineros para alimentación de niños robados en Chocó y La Guajira; lo de Agro Ingreso Seguro; y pare de contar. Esos son dineros que capitalizan economías criminales en la total impunidad y desvergüenza. Son crímenes contra el pueblo colombiano que ve reducidos sus servicios básicos de salud, educación, alimentación, vivienda económica, carreteras.

Nosotros, como Eln, no tenemos ninguna relación con estas economías. Estamos obligados a denunciarlas y combatir a sus autores.

VA: ¿Ustedes están copando territorios que están abandonando las Farc? En una anterior entrevista, Pablo Beltrán reconoció que “iban donde los llamaran”.  ¿Se mantienen en esa actitud?

“En el Chocó nadie reclama a Odín Sánchez”: 'Pablo Beltrán', jefe negociador del Eln

CR: No estamos copando territorios que tenían las Farc. Históricamente hemos mantenido nuestras fuerzas guerrilleras en zonas que compartimos. Claro que vamos donde nos llamen, pero tenga en cuenta que Colombia tiene más de un millón de kilómetros cuadrados y ni siquiera el Estado colombiano los atiende.

VA: Cada vez que hay ataques, atentados, enfrentamientos del Eln con otros actores armados, se piensa que no hay unidad de mando. ¿Qué tan cierta es esa percepción? ¿Están alineados todos los frentes al Comando Central (COCE) y la mesa de conversaciones en Quito?

CR: Hay unidad de mando. Nos guiamos por las orientaciones del Quinto Congreso, realizado a finales de 2015, y el ejercicio que realiza la Dirección Nacional y el Comando Central. Todos acatamos la democracia y el centralismo por el cual nos regimos. En el ELN no hay ruedas sueltas, todo obedece a un plan y si nos salimos de él, de la ética revolucionaria y el Derecho Internacional Humanitario, tenemos mecanismos de corrección, unos estatutos, una juridicidad.

No hay pérdida de control de mando, estamos unificados, respetamos nuestros organismos de dirección. No estamos exentos de cometer errores y en esto le exigimos a la sociedad colombiana que nos hagan todo tipo de aportes, recomendaciones, críticas, que nos conduzcan a una nueva Nación con paz, equidad y justicia social.  

VA: ¿En su camino de diálogo y negociación estarían dispuestos a sostener una conversación con empresarios? De ser así, ¿qué condiciones se necesitarían para que pudiera darse?

CR: El universo de participación es muy grande. Estamos dispuestos a dialogar con los empresarios. Aún más, invitamos a los gremios a dialogar y a escucharnos mutuamente. No se necesita ninguna condición especial, esperamos que en este proceso puedan tener su voz, propuestas y salidas a los problemas que aquejan nuestra sociedad.

VA: Por último, ¿por qué el Eln no se le mide a un cese unilateral del fuego, temporal, para que las comunidades puedan salir de los confinamientos que están padeciendo, sobre todo en Chocó?

CR: El cese al fuego debe ser bilateral, acordado, verificado, y respetado por las dos partes.