Corte Suprema condena a Humberto Builes por ‘parapolítica’

El Alto Tribunal condenó al ex congresista antioqueño Humberto de Jesús Builes a 90 meses de prisión y al pago de 6500 salarios mínimos por sus nexos con grupos paramilitares en la región de Urabá.
 
En el juicio a Builes (derecha), alias 'El Alemán' (Centro) hizo también señalamientos en contra del ex gobernador de Antioquia Anibal Gaviria (izquierda).

- A juicio Rubén Darío Quintero por parapolítica
-“Nos quieren extraditar cuando empezamos a hablar de políticos, militares y empresarios”: 'El Alemán'

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia condenó a siete años y seis meses de prisión al ex congresista de Cambio Radical, Humberto Builes, por el delito de concierto para promover grupos al margen de la ley “con ocasión de su elección al Congreso de la República para el período 2002-2006”. ( Ver Sentencia). 

La Corte Suprema consideró que el ex congresista, reemplazo de Reginaldo Montes en el Congreso, estableció una alianza con el proyecto político impulsado por grupos paramilitares en Urabá conocido como 'Por una Urabá Grande Unida y en Paz'.

Según la sentencia de la Corte, Builes se alió con los paramilitares a través del grupo político conocido en Antioquia como “La Nueva Forma de Hacer Política”, adscrito al partido Cambio Radical, con el propósito de acceder a una curul en el Congreso para las elecciones de 2002.

“Esas organizaciones armadas, pretendiendo obtener representación en el Congreso de la República, desarrollaron un proyecto político regional que se llamó “Por una Urabá Grande, Unida y en Paz”, que luego se alió con el grupo político conocido en Antioquia como “La Nueva Forma de Hacer Política”, adscrito al partido Cambio Radical, logrando bajo tal unidad que en las elecciones para el periodo 2002-2006, su fórmula al Senado de la República, en cuyo segundo renglón estuvo el doctor Humberto Builes, matriculado con las Autodefensas Unidas de Colombia, accediera a una curul en el Senado de la República en su representación”, declaró la Corte.

De la misma forma, el Alto Tribunal decidió compulsar copias del expediente para que se investigue al ex congresista por su presunta participación en los delitos de lesa humanidad cometidos por el grupo paramilitar con los cuales se “concertó con ocasión de su elección al Congreso de la República para el periodo 2002-2006.”

La sentencia de la Corte Suprema

Tras demostrar con suficientes pruebas la "evidente" presencia de grupos paramilitares en la zona de Urabá, el Alto Tribunal otorgó plena credibilidad a las acusaciones hechas por ex paramilitares como alias ‘El Alemán’ sobre la existencia de un proyecto político promovido por el paramilitarismo que hizo alianzas con representantes de la dirigencia antioqueña, entre ellos, Humberto Builes.

La Corte Suprema apoyó su decisión de condenar a Builes con base en dos argumentos. El primero, sustentado en declaraciones de ex jefes paramilitares como ‘El Alemán’, Ever Veloza alias ‘H.H’ y Raúl Hasbun así como de habitantes de Urabá, comprueba la incidencia política y militar que tuvieron los paramilitares en el escenario electoral de 2002, a propósito de  las elecciones a Congreso.

La Corte señaló de “inverosímil” los argumentos de la defensa de Builes que sostenían que la actividad política del grupo paramilitar comandado por ‘El Alemán’ se restringió a promover “múltiples reuniones con líderes del movimiento “Por una Urabá Grande Unida y en Paz” para averiguarles “qué estaban haciendo” o “cómo iban”, sin entrometerse en sus decisiones políticas”.

Según la Corte, estos encuentros “subrepticios puramente informativos, por lo inútiles y absurdos, se muestran contrarios al ejercicio del poder paramilitar y fuerza militar de facto que los grupos armados por esencia representan, siendo falso como precedentemente se explicó, para responder a la defensa, que no hay prueba de lo contrario”.    

De esta forma, sobre este primer argumento, la Corte sentenció que “la intromisión de grupos paramilitares a través del movimiento político “Por Una Urabá Grande Unida y en Paz” en las elecciones al Congreso de la República del año 2002 fue una realidad incontrastable, de donde se saca que quienes obtuvieron puestos en la Corporación Legislativa a través de esa colectividad no lo hicieron conforme las reglas de la democracia, a “voto limpio” como se dijo con insistencia durante la audiencia pública; esas curules estuvieron contaminadas delictivamente, porque fueron conseguidas mediante un poder militar de facto”.

En segundo lugar, la Corte demostró la relación de Humberto Builes con el proyecto político promovido por los grupos paramilitares en Urabá. A partir de testimonios de ex paramilitares y pobladores de la región, la Corte constató que el ex senador sí tenía pleno conocimiento del poder político de los paramilitares para esa época, así como del nexo de los ‘paras’ con el movimiento “por una Urabá Grande, Unida y en Paz”.
 
Según el concepto de la Corte, “el doctor Humberto Builes estuvo al tanto del hecho que el movimiento político “Por una Urabá Grande Unida y en Paz” estaba bajo control y mando del señor Freddy Rendón siendo intestino de grupos de autodefensas. Y a pesar de eso, con toda determinación se integró a su causa política durante la campaña electoral al Congreso de la República del periodo legislativo 2002-2006. A través de esa alianza logró una curul en el Senado de la República como sucesor del doctor Rubén Darío Quintero, cuando este renunció a ella tres meses después de conseguida para aspirar a la gobernación del Departamento de Antioquia”.    

Así, con base en estos argumentos, la Corte sostuvo que “el comportamiento del ex senador Humberto Builes, objetivamente considerado, se aviene a un concierto bajo la modalidad de promocionar o “promover” grupos paramilitares… El movimiento “Por una Urabá Grande Unida y en Paz” era del seno paramilitar y el ex senador Builes Correa, como integrante de la “Nueva Forma de Hacer Política”, hizo causa común con él. Uniendo fuerzas lograron victorias electorales que significaron la asunción de grupos armados ilegales a posiciones de poder dentro de la estructura del Estado, justo en el Congreso de la República, epicentro de las más importantes decisiones políticas”.

En audiencia celebrada el pasado 12 de abril, el ex jefe del Bloque Élmer Cárdenas de las AUC, Freddy Rendón Herrera alias ‘El Alemán’ señaló que el ex senador antioqueño recibió apoyo del Bloque Élmer Cárdenas en su campaña en 2002, cuando era segundo reglón de Rubén Darío Quintero. El ex jefe ‘para’ aseguró que se reunió con Builes meses antes de las elecciones y agregó que el político era buen amigo de Vicente Castaño. En el juicio ‘El Alemán’ dijo además que Humberto Builes,

Según ‘El Alemán’, la reunión se hizo en la finca La Secreta, en Mutatá, Antioquia. Ahí Builes presuntamente se comprometió a garantizar una cuota burocrática dentro de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) para el Movimiento Político por una Urabá Unida y en Paz, que tiene fuertes vínculos con ‘El Alemán’.

En la misma reunión ‘El Alemán’ dijo que Builes acordó entregarle unas motos para los coordinadores del movimiento.  “La campaña (de Builes) recibió todo el trabajo nuestro, de nuestro proyecto político…en ese momento, todo el mundo sabía quién era ‘El Alemán’”, afirmó el ex jefe paramilitar. La reunión se organizó después de que Rubén Darío Quintero, en ese momento cabeza de lista del partido Cambio Radical y cuyo segundo renglón era Builes, dio el aval para que el movimiento Urabá Unida y en Paz buscara llegar a la Cámara de Representantes.

El Alemán’ también dijo que Builes  era “buen amigo” del ex jefe paramilitar Vicente Castaño y que la relación empezó luego de que Builes le vendiera una finca a Castaño. Desde entonces ‘El Alemán’ dijo que el ex senador “mantenía en bacanales con Vicente Castaño en la finca La 15. Fue buen amigo de Castaño, él lo mandaba a llamar de vez en cuando”.

En esta audiencia, ‘El Alemán’ ratificó las acusaciones que hizo en septiembre de 2009 ante un juzgado especializado de Cundinamarca donde dijo que el ex senador Rubén Darío Quintero les había dado el aval para lanzarse al Congreso (ver noticia: “Rubén Darío Quintero nos dio el avala para el Congreso”:’El Alemán’).  En esa ocasión, el ex paramilitar también dijo que aportó 150 millones de pesos para la campaña de Quintero.

Los argumentos fallidos de Builes

Durante la etapa de juicio, Builes se defendió de las acusaciones de ‘El Alemán’. Dijo que nunca tuvo vínculos con los paramilitares y que en 2002 sólo hizo campaña por tres días porque vivía en República Dominicana y solo viajaba a Colombia de vez en cuando.

El ex congresista de Cambio Radical aseguró que financió la campaña con dinero de sus empresas. Dijo que sí se reunió con ‘El Alemán’ en Necoclí, Antioquia, pero que fue entre 2005 y 2006, en pleno proceso de desmovilización. Allí, Builes le pidió que le devolvieran una finca que los ‘paras’ le habían robado años atrás.

“Mi relación con los grupos armados ilegales fue que los denuncié, nunca pedí permiso para hacer campaña, nunca me reuní con ningún comandante paramilitar”, afirmó Builes. “Yo soy el tipo de empresario que le ayuda a los político. Me equivoqué convirtiéndome en uno de ellos, eso es lo que me tiene hoy acá”, agregó.

En abril de 2008 la sala de casación penal de la Corte Suprema de Justicia le dictó medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación por concierto para delinquir agravado.
 
Builes reemplazó a Reginaldo Montes, senador de Córdoba, quién está condenado a seis años de cárcel por parapolítica. Builes, que nació en San José de la Montaña, en el norte de Antioquia, fue concejal en Mutatá , miembro de la Asamblea Departamental de Antioquia y era comerciante y ganadero en Urabá.