¿Qué dejaron las alianzas entre los políticos y los paras?

Hospital Materno Infantil, en Soledad
Atlántico.Foto: maternoinfantil.gov.co

Las investigaciones contra los políticos aliados de los paramilitares le han permitido a la justicia conocer detalles de los pactos entre políticos y paramilitares que cimentaron los lazos de corrupción en materia de contratación estatal, y  que en los casos graves incluso, le permitieron a los paramilitares controlar las instituciones gubernamentales en muchas regiones del país, y los recursos del Estado destinados para la salud, educación y otros programas en material social.

Las revelaciones de varios desmovilizados sacaron a la luz pública escándalos como  el del Hospital Materno Infantil de Soledad, en el que los paramilitares con la ayuda de políticos se apropiaron de los recursos destinados para esta entidad.

También se han desenmascarado organizaciones aparentemente sociales que en realidad estaban al servicio político de los paramilitares.

Según Álvaro Osorio, quien fue jefe de las Fiscalías Delegadas ante la Corte Suprema durante la Fiscalía de Vivian Morales, las investigaciones por casos de parapolítica desnudaron cuán cerca estuvieron los paramilitares de controlar en su totalidad algunos departamentos del país.

La dinámica según Osorio fue así: “Primero ellos contribuyeron con el candidato para financiar su campaña. Así, lograron que el candidato llegara a la Gobernación. Una vez era Gobernador entonces venía la contraprestación y esa contraprestación se reflejaba en nombramientos de personas adeptas a las Auc y el otorgamiento de contratos que nutrieran las arcas de las autodefensas. Esta es la forma de cooptar el Estado, pero a veces llega a tal punto el poder de los paramilitares que pudiera decirse que el poder real lo ejercen ellos,  entonces empezó a funcionar toda la administración departamental en beneficio de sus intereses”.