Los aliados

Políticos, empresarios, militares y policías les ayudaron a los paramilitares del Tolima a montar su cruel dominio.
 
 

Según el testimonio de varios ex paramilitares en el proceso de Justicia y Paz, el Bloque Tolima se alió con varios políticos de departamento para apoderarse de las administraciones locales y de los recursos de la contratación pública.  De hecho, con esos testimonios como base, y otras pruebas, la justicia condenó a varios líderes tradicionales de la región por sus vínculos con las autodefensas, entre ellos, al ex senador conservador Luis Humberto Gómez Gallo, los ex representantes Javier Ramiro Devia y Gonzalo Angarita y varios alcaldes.

Un testigo principal contra los políticos fue Diego José Martínez Goyeneche, alias ‘Daniel’, principal jefe del Bloque Tolima, que se desmovilizó en 2005.  El ex ‘para’
colaboró con la Justicia hasta junio de 2009, cuando fue asesinado en  la cárcel Modelo de Bogotá. Su cuerpo fue encontrado en la celda, de rodillas con la cabeza sobre el inodoro. Las autoridades hablaron inicialmente de un problema cardiaco, pero el dictamen de Medicina Legal concluyó que se trató de un envenenamiento.

Investigadores de la Fiscalía señalaron que el crimen de ‘Daniel’ podría estar relacionado con las revelaciones que estaba haciendo.

En una versión libre de 2007, alias ‘Diego’ explicó cómo financió la campaña de varios candidatos en las elecciones de 2003 con el objetivo de apoderarse de la contratación de los municipios.  Señaló a Armando Gamboa, ex alcalde de San Luis, quien fue asesinado en 2005.

Otros desmovilizados, como Ricaurte Soria Ortiz, alias ‘Orlando Carlos’, ex jefe financiero y militar del Bloque Tolima, han entregado detalles de cómo los paramilitares se tomaron las administraciones locales del departamento.  En una versión libre,  Soria aseguró que al menos 12 alcaldías aportaban voluntariamente o bajo presión, dinero y recursos logísticos al bloque.

Según el testimonio de Soria, las alcaldías de El Guamo, San Luis, Valle San Juan, Saldaña, Purificación, Prado, Natagaima, Coyaima, Ataco, Chaparral, Ríoblanco y Ortega, estaban al servicio de los paramilitares y entregaban dineros a las Auc, bien en montos fijos mensuales o un porcentaje de la contratación local.

Militares y policías
Los ex jefes del Bloque Tolima también han señalado a miembros de la Policía y militares como cómplices de sus delitos.  Según los desmovilizados, varios oficiales les entregaban información de inteligencia  para ubicar a sus víctimas y los ayudaron a ingresar a zonas de control guerrillero.

Alias ‘Diego’, mencionó en su versión libre de 2007 que el Bloque Tolima contó con la colaboración de los coroneles Ciro Chitiva y Danilo González, este último asesinado en 2004, quienes fueron comandantes de Policía en el Tolima. También aseguró que el capitán Camilo Rodríguez, comandante de Inteligencia del Batallón Rooke en Ibagué, el oficial Eduardo Calderón, del CTI y al Capitán Andrés Perdomo, de la Fuerza Aérea les dieron apoyo.  VerdadAbierta.com no pudo establecer si estos miembros de la fuerza pública están siendo investigados para verificar los señalamientos del ex jefe paramilitar.

Según, el ex jefe financiero, alias ‘Orlando Carlos’, algunos militares y policías les brindaban apoyo logístico o abandonaban las zonas que posteriormente las Auc atacaron. Incluso, afirmó ‘Orlando Carlos, en una oportunidad en que él resultó herido en un combate fue evacuado en un helicóptero del Ejército. Y agregó que en muchas oportunidades, tras adelantar combates con la guerrilla, los paramilitares heridos eran llevados a los hospitales de la región sin que la Policía los detuviera.

La Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía ha podido documentar que, al igual que en otras zonas del país, los ‘paras’ usaron una estrategia de reclutamiento de militares retirados, para aprovechar sus contactos con miembros activos de la fuerza pública y su conocimiento del terreno.  Si algún policía o militar no cedía a la presión, los paramilitares apilaban cuerpos frente a las comisarías para “manchar las hojas de vida”, según contó ‘Orlando Carlos’.

La financiación
Según los testigos que han hablado ante los fiscales de Justicia y Paz,  una fuente de ingresos del Bloque Tolima era el hurto de combustible extraído directamente del tubo de Ecopetrol. Otras fueron, la extorsión y la colaboración voluntaria que daban algunos hacendados. El bloque recibía en promedio 150 millones de pesos mensuales, que eran destinados al pago del salario de sus integrantes. Las armas y las municiones las suministraba el comando  de Carlos Castaño.

La condena proferida por la Corte Suprema contra Luis Humberto Gómez Gallo, documentó que otro de los financiadores fue el narcotrárico y que su principal aportante fue Eduardo Restrepo Victoria, alias 'El Socio', extraditado a Estados Unidos, en diciembre de 2007.  "Existe un número de testimonios que relatan las relaciones que existieron entre el Bloque y alias, 'El Socio', de quien algunos afirmaban, era el dueño del Bloque Tolima... En este proceso se estableció que Eduardo Restrepo Victoria sugragaba en gran parte los salarios de los miembro de esa organización irregular", señaló la sentencia.

Aunque se han condenado a varios alcaldes del departamento por poner la contratación de sus municipios a órdenes de las autodefensas, no existe ninguna condena sobre empresarios de la región.

Sin embargo, varios ex ‘paras’ han señalado a reconocidos contratistas como Javier Sandoval Buitrago, conocido como ‘Morrongo’.   En entrevista concedida al diario tolimense ‘El Nuevo Día’ el 14 de noviembre de 2009,  y posteriormente en su versión libre ante Justicia y Paz, Pedro Pablo Hernández, alias ‘Pedro Pum Pum’, habló de la forma como el bloque Tolima tomó control del norte del departamento, teniendo como eje de operaciones al municipio de Fresno, y de cómo se financió con recursos entregados por Sandoval Buitrago.

Según el testimonio, la gestión del empresario fue clave para crear el Bloque Tolima. ‘Pedro Pum Pum’ dijo que Sandoval no sólo fue uno de los grandes patrocinadores de las autodefensas, sino que convenció a Walter Ochoa Guisao, alias ‘Gurre’, comandante del frente ‘Omar Isaza’ de las Autodefensas del Magdalena Medio,  para que este grupo armado ilegal llegara a Fresno a cambio de que le hiciera favores personales, como intimidar a propietarios de tierras.

“Cuando nosotros estuvimos allá, él solamente tenía una finca y las otras las fue comprando; está la finca de El Espejo, pero para nadie es un secreto que a esa señora se intimidó, lo mismo la finca Varsovia, en ese caso yo mismo me encargué de darle el destierro al administrador de esa finca, nos fuimos a vivir con los ‘pelaos’”, dijo el desmovilizado.

Sandoval se hizo famoso en la región, al pasar de ser un humilde conductor que se ganaba la vida haciendo acarreos a un importante contratista de diferentes instituciones estatales y militares, como la Policía, el Inpec, el ICBF y varias universidades, como proveedor de suministros.

Otros desmovilizados mencionaron a este empresario ‘Morrongo’ en sus versiones de Justicia y Paz. Alexander López Acosta, alias ‘X’ y Evelio de Jesús Aguirre Hoyos, alias ‘Elkin’, dijeron que Sandoval  les brindaba protección en Fresno y señalaba a las personas que podían ser objeto de extorsión.

“Sandoval era amigo de nosotros, íbamos a las fincas (…) él era la persona que nos ayudaba a cuadrar cuando llegaba un oficial de la policía nuevo, la gente del CTI, acordábamos una cita allá, hacíamos un asadito de carne, como era el rico del pueblo pues tenía las influencias y les decía que les iba a presentar unos amigos, que éramos nosotros”, dijo Elkin en una versión libre.  Sin embargo, este mismo desmovilizado, en un testimonio entregado posteriormente a la Fiscalía de Justicia y Paz, aseguró que las contribuciones hechas por ‘Morrongo’ a los ‘paras’ fueron impuestas y no voluntarias.

Ante las declaraciones de los ex ‘paras’, la Fiscalía abrió una investigación en contra del empresario, pero en 2010, el organismo investigador precluyó el proceso por falta de pruebas.

Sandoval siempre ha negado los vínculos con los ‘paras’ y aunque ha admitido que les entregó dinero, ha señalado que fue producto de la extorsión.  En mayo de 2012, el empresario se registró como víctima en el proceso de Justicia y Paz, acusando a los ex miembros del Frente Omar Isaza de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio de exigirle dinero por ser propietario de la finca Aviluz, ubicada en la vereda El Espejo, en Fresno.

VerdadAbierta.com no pudo establecer si en este momento existen nuevas investigaciones penales en contra de Sandoval.