Procuraduría pidió condenar a Jorge Noguera

La Procuraduría solicitó a la Corte Suprema condenar a Jorge Noguera por cuatro delitos, entre ellos, por nexos con paramilitares del Bloque Norte. Pero no lo considera responsable de los asesinatos de Zully Codina, Fernando Pisciotti y Alfredo Correa.

 
Jorge Noguera fue director del DAS del 16 de agosto de 2002 al 25 de octubre de 2005, cuando el Gobierno de Álvaro Uribe lo nombró embajador en Milán. / FOTO SEMANA 

- Fiscalía pide condenar Jorge Noguera por asesinato y nexos con ‘paras’
- Mancuso señala a ex subdirector del DAS
- La conexión DAS-AUC (Semana.com)
- Capturan a Jorge Noguera, ex director del DAS
- El fiscal Iguarán acusa a Jorge Noguera
- El ventilador de Rafael García
En la etapa final del juicio que adelanta la Corte contra Jorge Noguera, la Procuraduría le pidió al alto tribunal que condenara al ex director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) por cuatro delitos: concierto para delinquir agravado en la modalidad de conformación de grupos armados ilegales, abuso de autoridad, despido por acto arbitrario e injusto, y alteración o destrucción de documentos públicos.

Sin embargo, durante su intervención en esta fase conocida como de alegatos finales, la Procuraduría pidió la absolución del ex director del DAS en los asesinatos contra el profesor Alfredo Correa de Andreis, el político Fernando Pisciotti y la sindicalista Zully Codina, “en beneficio de la duda ya que no se contó con las pruebas suficientes para acreditar estas muertes ante el ente acusador”, explicó la funcionaria del Ministerio Público.

El representante del Ministerio Público explicó que el concierto para delinquir agravado se soporta a partir de los testimonios y pruebas rendidos en varias audiencias. Según estos, Jorge Noguera le filtró información al paramilitar Hernán Giraldo, jefe del Frente Resistencia Tayrona del Bloque Norte, “con el fin de entorpecer la Operación Ciclón o Rodadero, que pretendía allanar 67 inmuebles en Santa Marta”, leyó la Procuraduría.

El Ministerio Público narró que además el funcionario Sigifredo Puentes Ibáñez, jefe de Investigaciones Financieras del DAS nacional, fue relevado de su cargo y enviado a Arauca “apenas Noguera supo que Puentes Ibáñez coordinaría la Operación Ciclón”.

La Procuraduría también leyó la declaración de un testigo en la que Noguera ordenó a los agentes del operativo que no usaran el uniforme de la institución y que a cambio, dijeran que eran del CTI de la Fiscalía o del Ejército.

Otro de los soportes para pedir la condena del ex funcionario en el delito de concierto para delinquir fueron las declaraciones que señalaron que no quiso combatir a los grupos paramilitares. Una de ellas fue la del funcionario José David Rivero, declarado luego insubsistente como director seccional del DAS en el Cesar, quien dijo: “Las exigencias del doctor Noguera eran dirigidas exclusivamente a atacar a la guerrilla y no a otros grupos como las autodefensas”.

Un argumento más para solicitar la condena por este delito también fue la declaración del ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, rendida en una audiencia el 21 de abril de 2010. En ese testimonio, el ex paramilitar aseguró que en una reunión realizada en 2003 ó 2004 en Magdalena, alias ‘Felipe’ le confesó que tenía nexos y cercanía con Jorge Noguera y José Narváez, ex subdirector del DAS.

El ex jefe paramilitar dijo que alias ‘Felipe’ había utilizado esos contactos para solicitar una información que les sería útil “para una misión en Montería que buscaba testaferros de las Farc”, leyó la Procuraduría.

“Por la vía deductiva de los medios probatorios, Noguera promocionó a los grupos paramilitares, a cargo de alias ‘Jorge 40’ y Hernán Giraldo”, señaló la Procuraduría.

Los otros delitos
Respecto al abuso de autoridad, la Procuraduría dijo que el ex director del DAS utilizó de forma indebida información de carácter secreto. A partir de declaraciones rendidas en audiencias, varios testigos afirmaron “que Noguera había advertido a Hernán Giraldo de una presunta orden de captura que había contra él, así como una solicitud de extradición”.

En una audiencia, Rafael García Torres, ex jefe de la Unidad de Informática del DAS, contó que Noguera le había dicho que si con los datos que tenía el DAS no se podían realizar actos legales, “él sí conocía quién podía encargarse de eso”, refiriéndose a los paramilitares.

García Torres también indicó que Noguera le ordenó suministrarle información a José Gélvez Albarracín alias ‘El Canoso’, ex jefe político del Bloque Resistencia Tayrona, de que Hernán Giraldo iba a ser solicitado en extradición. Según García Torres, también le ordenó darle los datos de unos estudiantes de la Universidad del Magdalena que presuntamente tenían vínculos con la guerrilla.

Sobre el delito de despido por acto arbitrario e injusto, el Ministerio Público se refirió al caso de Sigifredo Puentes Ibáñez, jefe de Investigaciones Financieras del DAS nacional, que fue relevado de su cargo y enviado a Arauca, luego de que Noguera supiera que este funcionario coordinaría la Operación Ciclón contra testaferros de Giraldo.

También hizo alusión al caso de José David Rivero Gómez, ex director seccional del DAS en el Cesar, quien fue declarado insubsistente en su cargo por orden de Noguera. Los dos funcionarios se habían negado a cumplir las directrices de su jefe, relacionados con la complicidad con los paramilitares.

Respecto al delito de alteración o destrucción de documentos públicos, la Procuraduría indicó que a partir de varias declaraciones se conoció que Noguera ordenaba a sus subalternos borrar o alterar información de inteligencia de este organismo de seguridad. Así lo aseguró en una audiencia Sandra Patricia Escárraga, ex funcionaria de la Oficina de Informática.

Al finalizar su intervención, la Procuraduría concluyó: “Jorge Noguera promovió a los grupos paramilitares en la modalidad de coautor. Todo indica que antes de cumplir con su mandato de garantizar la seguridad ciudadana, por el contrario, fomentó la inseguridad ciudadana”.

El jueves 9 de diciembre de 2010, a las 2:30 p.m., la representación de las víctimas realizará también su intervención en esta etapa de alegatos finales. Luego, la Corte emitirá la sentencia.