‘Cadena’, Rodrigo Mercado Peluffo

‘Cadena’ fue uno de los jefes más temidos de los Montes de María. Bajo su mando se cometieron las masacres de Macayepo, El Salado, Ovejas y Mampuján. Desapareció en 2005 en pleno proceso de desmovilización.

Rodrigo Mercado Peluffo, alias 'Cadena', que presuntamente desapareció en 2005.

Rodrigo Mercado Peluffo nació en septiembre de 1965 en Macayepo, un remoto corregimiento de Carmen de Bolívar, en el corazón de los Montes de María. De niño, vivía con sus padres en una finca de 50 hectáreas y poseía apenas unas cuantas vacas. ‘Cadena’, que estudió hasta séptimo bachillerato, es recordado porque le ayudaba a su tía en una tienda del pueblo, era fanático de los caballos, las peleas de gallos y las armas.

Mercado recorría las veredas de la región buscando ganado, pues era el matarife del pueblo, y cuando veía guerrilleros se lo informaba la Armada Nacional. Por eso la guerrilla tomó represalias y asesinó parte de su familia.

Sin embargo ‘Cadena’ siguió como informante y además que se convirtió en guía de la Armada durante casi dos años. Cuando se había agotado su información y los militares no lo necesitaban  más, ’Cadena’ se fue a trabajar como escolta de un reconocido ganadero de la región que fundó las primeras cooperativas de seguridad de la zona.

De estas primeras Convivir hacían parte Edwar Cobos, alias ‘Diego Vecino’, que se volvió uno de los principales jefes del Bloque Héroes de los Montes de María y Uber Enrique Banquez, alias ‘Juancho Dique’, jefe del Frente Canal del Dique. Con los años ‘Cadena’ pasó de ser un sicario a convertirse en la cabeza del Bloque Héroes de Montes de María. Rodrigo Cadena dominaba a sangre y fuego el Golfo de Morrosquillo, de  San Onofre, Sucre, hasta San Bernardo del Viento, Córdoba.

Sus primeras masacres fueron las de Pichilín y Colosó, ambas ocurridas en diciembre de 1996, y en las cuales murieron 15 personas. Esto apenas serían los primeros crímenes que aterrorizaron los Montes de María.

En septiembre 1998, ’Cadena’ asistió al curso para comandante de grupo de las Autodefensas Unidas de Colombia. A partir de ahí empezó a ordenar las peores masacres. El 17 de febrero de 2000 un numeroso grupo de paramilitares al mando de ’Cadena’ entraron al corregimiento El Salado, en Bolívar. Reunieron a la gente en la cancha de fútbol y allí torturaron a cerca de 40 personas antes de darles muerte. Según las necropsias, los muertos presentaban mutilaciones, heridas de cuchillo y señales de haber sido duramente golpeados con garrotes.

En octubre de 2000, repitieron la ronda de la muerte en Macayepo, el propio pueblo de ’Cadena’, donde quince campesinos murieron a machete y garrote. Y el 17 de enero ‘Cadena’ y sus hombres arremetieron contra Ovejas, un corregimiento de Chengue, donde mataron con mazos 24 campesinos, muchos de ellos conocidos de su verdugo. Luego incendiaron el pueblo y se replegaron hacia la hacienda El Palmar, en San Onofre, el sitio que para entonces todos en la región reconocían como el cuartel general de ’Cadena’.

El Palmar, finca que le robaron a la familia Rhenals, fue otro de los sitios donde ‘Cadena’ ejerció su poder. Testimonios de campesinos y pescadores de la región dicen que hay cientos de cadáveres en fosas comunes. En 2005 la Fiscalía encontró 72 cuerpos en El Palmar, la mayoría con signos de tortura y de mutilaciones.

Pero la hacienda de ‘Cadena’ también era un sitio estratégico para el tráfico de coca. Su posición cerca a los corregimientos de Verrugas y  de Rincón del Mar, a orillas del Caribe, facilitó el envío, según las autoridades, de más de tres toneladas de cocaína por año. Así ‘Cadena’ se volvió rico y se volvió uno de los principales aliados de políticos de la región y además adquirió comercios y cientos de hectáreas de tierra.

‘Cadena’ logró pactar con gran parte de la clase política de Sucre, entre ellos Álvaro ‘El Gordo’ García, uno de los caciques políticos del departamento, condenado a 40 años de cárcel por su complicidad en la masacre de Macayepo; Salvador Arana, ex gobernador condenado a 40 años por su participación en el homicidio de Edualdo Díaz; Jorge Eliécer Anaya, ex gobernador condenado a siete años de prisión por parapolítica; Eric Morris, ex gobernador y congresista, condenado a seis años de cárcel; Muriel Benito Rebollo, ex congresista condenada a cuatro años.

Pero ‘Cadena’ también permeó las alcaldías de San Onofre, Tolú, Toluviejo, Coveñas, Arjona, Sincé, Colosó entre otros, que han llevado a decenas de alcaldes y concejales a la cárcel.

En 2005 ‘Cadena’ vivía en Santa Fe de Ralito, Córdoba, donde el gobierno y los ‘paras’ estaban negociando la desmovilización. Pero en julio de ese año el jefe paramilitar desapareció cuando iba a la finca de Carmel Cogollo, ganadero cercano a los paramilitares. Según las autoridades, desconocidos interceptaron la camioneta en la que se desplazaba en Todos Pensamos, una vereda de Montería, lo asesinaron y quemaron el vehículo.

Sin embargo las autoridades aún no han encontrado el cadáver de ‘Cadena’ y muchos habitantes de los Montes de María dicen que el ex jefe ‘para’ no está muerto y se esconde en la región.

Alias usados: ‘Cadena’

Estructuras: Bloque Héroes de los Montes de María

Ubicación geográfica: Los departamentos de Sucre y Bolívar.

Víctimas que le atribuye la justicia: El Bloque Héroes de los Montes de María tiene registradas 6.686 víctimas en el Sistema de Información de Justicia y Paz (SIJYP).

La justicia además lo acusa de ser el autor intelectual del asesinato de la fiscal Yolanda Paternina en agosto de 2001.

También le sindican del asesinato de los miembros del CTI Fabio Luis Coley Coronado y Jorge Luis de la Rosa Mejía y sus acompañantes Sadith Elena Mendoza Pérez y Aida Cecilia Padilla Mercado, que desaparecieron en mayo de 2001 en Rincón del Mar.

‘Cadena’ también es acusado de haber planeado y ejecutado las masacres de El Salado, Chengue, Macayepo, Ovejas y Mampuján.

La muerte de Edualdo Díaz, ex alcalde de El Roble, Sucre, también fue, según la Fiscalía, ordenada por ‘Cadena’.

Situación a junio de 2010: Sus restos siguen desaparecidos, sin embargo ha sido condenado a 40 años de cárcel por la masacre de Macayepo y a 37 años de cárcel por el asesinato de Yolanda Paternina.