Chiquita Brands pagó más de 800.000 dólares a las guerrillas