A indagatoria, tres directivos norteamericanos de Chiquita Brands Inc.

La Fiscalía tiene evidencia de que directivos de la multinacional estuvieron al tanto de financiación que la filial de Chiquita en Colombia les dio a los 'paras' entre 1997 y el 2004, por 1,7 millones de dólares. Informe de El Tiempo.

La reciprocidad judicial entre E.U. y Colombia se acaba de poner a prueba.

- El mea culpa de Chiquita Brands
- Banana 'para-republic'
- Paramilitares siguen salpicando a empresas bananeras (El Heraldo)
- El dinero del banano sirvió para financiar la guerra
- Raúl Hasbún a juicio por contribuciones de Bananeras

Hace tres días, la Fiscalía General le solicitó a Thomas Black, director de asuntos criminales del Departamento de Justicia de E.U., que les notifique a tres de sus ciudadanos que están siendo investigados en Colombia por concierto para delinquir agravado y que acaban de ser vinculados, mediante indagatoria, por financiación de paramilitares.

Los afectados con la medida son John Paul Olivo, Charles Dennis Keiser; y Dorn Robert Wenninnger, empleados de la multinacional bananera Chiquita Brands Inc., con sede principal en Cincinnati.

La Fiscalía dijo tener evidencia de que los ejecutivos habrían estado al tanto de la financiación que la filial de Chiquita en Colombia les dio a los 'paras' entre 1997 y el 2004, cuyo monto ascendió a 1,7 millones de dólares.

Durante esos siete años, ese dinero terminó alimentando la máquina criminal de las autodefensas de Urabá (zona en la que funcionaba la bananera), que dejó 11 mil víctimas, asesinadas violentamente.

Por esto, la Fiscalía también le pidió a E.U. que se le gire a la Comisión de Reparación y Reconciliación de Colombia los 25 millones de dólares que Chiquita pagó a manera de multa, tras reconocerle a un juez del Distrito de Columbia los pagos a las Auc, consideradas en EE.UU. como un grupo terrorista.

Pero la rogatoria de la Fiscalía es mucho más ambiciosa. Fuentes en Washington le confirmaron a EL TIEMPO que, además, pidieron datos de 19 miembros de la Junta Directiva y gerentes, y de 4 empleados centroamericanos.

La petición se fundamenta en inspecciones a contabilidades y nóminas y en declaraciones de ex jefes 'paras' como Salvatore Mancuso; Raúl Emilio Hasbún, 'Pedro Bonito'; Ever Veloza, 'H.H.'; y Freddy Rendón, 'El Alemán'.

Todos contaron cómo las bananeras, incluida Chiquita, hicieron aportes a través de las convivir, entre ellas Papagayo. Y Hasbún narró el ingreso de 4.200 fusiles por el puerto de una filial de Chiquita.

Coca y soborno

Y hay otros dos expedientes, que involucran a la multinacional, por los que la Fiscalía también preguntó: narcotráfico y un supuesto soborno a funcionarios aduaneros en Colombia, para que habilitaran el puerto de Zungo, en Turbo (Antioquia).

Sobre el primer caso, hay evidencia de que siete embarcaciones de la multinacional se han visto involucradas con cargamentos de coca camuflados entre la fruta. Se habla de más de una tonelada y media de droga, valorada en 33 millones de dólares. Dos de esas embarcaciones son la Chiquita Bremen y la Chiquita Belgie.

Y sobre el soborno, la Fiscalía pide copia de las interceptaciones (de 1997) a John Walker, jefe de operaciones, en las que habría manifestado su preocupación porque trascendiera el motivo de su salida: el pago a empleados aduaneros para la operación del puerto en Turbo.

Las fuentes en E.U. confirmaron que Thomas Black, del Departamento de Justicia, ya comunicó la petición a su gobierno y recordó que (en el 2008) hubo una similar sin respuesta de E.U., que accedió a que el caso estuviera cobijado por la confidencialidad.

¿Habrá respuesta?

Pero, a diferencia de ese requerimiento, la actual petición tiene el respaldo pleno del fiscal (e.) Guillermo Mendoza; del coordinador de la Unidad Nacional de Fiscalías Antiterrorismo, Hermes Ardila; y de la fiscal delegada ante los jueces penales especializados de Medellín, Alicia Domínguez, a quien Mendoza le devolvió el caso Chiquita que había sido enviado a Bogotá. La Procuraduría también se notificó.

Incluso, el presidente Uribe se ha referido a la posibilidad de que se pidan en extradición a los responsables.

Además, la solicitud se fundamenta en la Convención Interamericana de Asistencia Judicial Mutua, de 1992. Y Chiquita es uno de los puntos que trae en su agenda la relatora especial de la ONU para la Independencia Judicial, Gabriela Knaul de Albuquerque, quien mañana inicia visita oficial a Colombia.

¿Va a contestar E.U.?

Publicado en El Tiempo - Fecha 5/12/09