La electrificadora de Macguiver

El ex jefe paramilitar Luis Eduardo Zuluaga Arcila, alias 'Macguiver' entregó la electrificación de ocho veredas en el municipio de Sonsón como obras de su propiedad para reparar a sus víctimas en Antioquia. Tanto Fiscalía como Gobernación de Antioquia tratan de definir qué hacer.

La electrificación realizada por el ex jefe paramilitar de las Acmm beneficíarían a por lo menos 3.500 personas.

Un nuevo lío le salió a la Gobernación Antioquia y al Fondo de Reparación de Víctimas por cuenta del alias Macguiver ex jefe paramilitar de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio quien entregó para reparar a las víctimas de este grupo armado un complejo de obras de electrificación en el oriente del departamento.

El ex jefe paramilitar Luis Eduardo Zuluaga Arcila, alias ‘Macguiver’ pretende reparar a las víctimas de su accionar criminal con obras públicas construidas bajo sus órdenes en el lejano oriente antioqueño. Esta vez se trata de la electrificación de ocho veredas ubicadas en los corregimientos San Miguel y La Danta, del municipio de Sonsón, donde por varios años ejercieron gran poder armado las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (Acmm).

Hasta el momento del reporte de este “bien”, que sería entregado al Fondo para la Reparación de las Víctimas de grupos paramilitares, realizado en noviembre de 2008, se desconocía que estas obras de electrificación habían sido adelantadas por orden de Zuluaga Arcila, yerno de Ramón Isaza, el máximo jefe de las Acmm.

Las autoridades en Antioquia se enteraron del asunto a través de una carta enviada el 29 de enero de este año al gobernador Luis Alfredo Ramos Botero por Carlos Alberto Gordillo Lombana, fiscal delegado ante el Tribunal del Distrito Judicial de la Unidad Nacional para la Justicia y la Paz de Bogotá.

“Reitero su colaboración en orden a procurar la solución administrativa que permita que estas obras pasen a formar parte del patrimonio del departamento y/o municipios beneficiados con las mismas, para evitar su deterioro o desaparición”, indicó el fiscal.

En la misiva, el fiscal Gordillo Lombana le solicitó al gobernador Ramos Botero que reciba y legalice esta intervención de electrificación rural, al parecer realizada entre los años 2005 y 2006, y que beneficia actualmente a los pobladores de las veredas La Hermosa, La Paz, Guadualito, Mulatos y Santo Domingo, del corregimiento La Danta, y San Antonio, Piedras Blancas y San Rafael, del corregimiento San Miguel, donde sus pobladores se dedican, en gran medida, a la minería de aluvión, aprovechando los afluentes que los circundan.

El asunto tomó por sorpresa a las autoridades departamentales, quienes han manifestado su interés en solucionar la situación, pero se han encontrado con problemas jurídicos que les impide recibir este “bien”.

“La Gobernación de Antioquia no presta servicio de energía, por lo tanto no puede recibir esa electrificación”, afirmó un funcionario cercano al despacho del gobernador Ramos Botero, quien pidió la reserva del nombre.

Hasta el momento no hay ningún tipo de verificación en terreno por parte de las autoridades departamentales para constatar la situación, por lo que se desconocen datos como el número de viviendas electrificadas, el tipo de servicio qué reciben, las líneas de dónde toman la energía para distribuirla entre los campesinos, la cantidad de transformadores instalados, lo que pudo haber invertido el grupo paramilitar en la conexión de estas veredas y los mecanismos adoptados para hacerle el mantenimiento respectivo.

Fuentes consultadas en los corregimientos dijeron que la electrificación realizada por alias ‘Macguiver’ podría haber beneficiado unas quinientas viviendas, lo que permitiría calcular una población de por lo menos 3.500 personas.

Pero lo que los gobiernos departamental y nacional desconocían, era de pleno conocimiento en Sonsón. De acuerdo con el alcalde de esta localidad, Jesús Antonio Giraldo Bernal, en la región se conocía de tiempo atrás la electrificación de esas veredas, incluso de ello tenían conocimiento funcionarios de la Empresa Antioqueña de Energía (Eade), la entidad de carácter departamental que para esa época prestaba el servicio de energía en esa subregión y que en junio de 2007 fue disuelta por Empresas Públicas de Medellín (EPM).

“La electrificación la hizo ese señor sin tener en cuenta al Estado y de cuenta propia”, narró el mandatario local. “Eso era un problema para legalizarlo porque ni Eade lo recibía”.

Giraldo Bernal admitió que frente al poder de los paramilitares, los operarios de la empresa de energía antioqueña no podían intervenir, “estaban inermes y había que dejar hacer lo que ellos quisieran. Además, las comunidades necesitadas también avalaban ese proceso”.

Hace tres semanas, la administración departamental le envió un oficio al fiscal Gordillo Lombana explicándole las razones jurídicas que respaldan la decisión de no aceptar ese “bien”, aportado por el ex jefe paramilitar ‘Macguiver’. Entre los argumentos se destaca la poca claridad que existe en las normas para recibir este tipo de bienes como aportes a la reparación de las víctimas y se hace claridad con respecto a que la Gobernación de Antioquia no es una empresa prestadora de servicios públicos domiciliarios. Por el momento, se espera un pronunciamiento del ente acusador al respecto.

“Allí tenemos un problema social en ciernes”, dice un técnico de la Gobernación de Antioquia. “Cuando se habla de legalizar en el tema del servicio de energía, se refiere a poner contadores y a cobrar por los consumos, y eso puede traer problemas con las comunidades que ahora se benefician”.

“Estamos frente a una situación muy complicada, sin antecedentes en el país”, precisa el funcionario, quien alude también a otra petición que en la misma fecha del 29 de enero les había hecho el fiscal Gordillo Lombana: legalizar y recibir una carretera de 8,8 kilómetros construida bajo órdenes de Macguiver entre la Autopista Medellín – Bogotá, a la altura del sitio La Mañosa, y el municipio de San Francisco, también en el oriente antioqueño, y que contó en su momento con la debida licencia ambiental expedida a través de la Alcaldía de esta localidad por la Corporación Autónoma Regional Rionegro-Nare (Cornare).

La electrificación rural de las ocho veredas de los corregimientos San Miguel y La Danta, así como la vía a San Francisco, se encuentran en una carpeta llamada “Proyectos de Obras Sociales” que está bajo estudio de fiscales de la Unidad de Justicia y Paz. En ella reposan otra serie de obras de infraestructura construidas por orden de este jefe paramilitar y que fueron entregadas como parte de los bienes destinados al Fondo para la Reparación de las Víctimas.

En la actualidad, alias ‘Macguiver’ se encuentra recluido en la cárcel La Picota, de Bogotá, y viene compareciendo ante los fiscales de la Unidad de Justicia y Paz.