De cómo 'don Antonio' y dos ex alcaldes saquearon Soledad

Rosa Stella Ibañez y Alfredo Arraut Varelo fueron condenados por el Juzgado único Especializado de Barranquilla a nueve y siete años de prisión respectivamente. Un secretario, un asesor y un contratista también purgarán varios años de cárcel.

Alfredo Arraut(izq) y Rosa Stella Ibáñez fueron condenados por entregar recursos públicos a paramilitares del Bloque Norte. foto cortesía El Heraldo


- La "Garza" de Soledad
- El empresario William Vélez salpicado por memos de 'paras'
-
'Don Antonio', el hombre detrás del computador
- Aseguramiento contra 'Don Antonio' por desfalco a hospital de Soledad
- 'Don Antonio', el hombre detrás del computador
- El computador de "Jorge 40" (Semana)
- Pueblo robado (Semana)

Un juez de Barranquilla condenó a los ex alcaldes de Soledad, Rosa Stella Ibáñez y a Alfredo Arraut, por haber entregado rentas y el sector salud a las Autodefensas Unidas de Colombia. Con esta condena también se cierra un capítulo siniestro de este municipio, el noveno más grande del país, que fue desangrado paulatinamente durante cuatro años por un alianza entre paramilitares del Bloque Norte y funcionarios públicos, que además dejó cientos de víctimas.

Entre los años 2003 y 006 el Frente José Pablo Díaz, perteneciente al Bloque Norte, hizo lo que quiso en Soledad, Atlantico, un municipio a orillas del río Magdalena, perteneciente al Área Metropolitana de Barranquilla. Y el cabecilla de lo que ocurrió, el saqueo a las finanzas y crímenes diarios en el municipio, fue Edgar Ignacio Fierro Flórez, alias ‘don Antonio’, el hombre a quien se halló en poder de lo que se conoció en el año 2006 como el computador de ‘Jorge 40’.

Pero alias 'don Antonio' no estaba solo en esa tarea. Tenía una estructura militar, política y financiera con una clara y definida división del trabajo mediante la cual asignaba tareas y exigía resultados a sus subalternos para poder financiar las actividades del grupo ilegal armado que delinquía en los municipios de Atlántico. Para poder llevar adelante sus propósitos, 'don Antonio' exigía, de acuerdo con una directiva de ‘Jorge 40’, cobrar a los alcaldes el cinco por todos los contratos que se celebraban.

Y para poder llevar adelante sus propósitos de ‘capturar la administración y sus finanzas’, el exjefe paramilitar tuvo como aliados a quienes se desempeñaron como alcaldes del municipio; la exalcaldesa Rosa Stella Ibañez Alonso, elegida para el periodo 2004 – 2007, el cual no terminó porque su elección fue declarada nula por el Consejo de Estado en 2006, y Alfredo Arraut Varelo, quien desempeñó sus funciones como primera autoridad municipal entre 2001 y 2003. Tanto Ibañez como Arraut, dijeron en su defensa que no sólo no habían sido aliados del grupo armado, sino que en algún momento fueron declarados ‘objetivo militar’ de las autodefensas.

Para poder comprender lo que pasó, en necesario explicar los hechos que dieron lugar a esta historia. Un mes antes de las elecciones de octubre de 2003, un comando armado asesinó en la terraza de su casa al candidato a la alcaldía de Soledad José Castillo Bolívar. Su esposa, Rosa Stella Ibañez fue testigo del asesinato, pues lo asesinaron delante de ella. La que hasta ese día había sido una ama de casa, fue empujada por los seguidores de su esposo a que se inscribiera como candidata, cuando ya se había cerrado el periodo de inscripciones, pero los habitantes del municipio se solidarizaron con la viuda y votaron por ella. Sin embargo su elección fue anulada por el Consejo de Estado. Por su parte, Alfredo Arraut, el otro condenado terminaba su período.

La señora Ibañez dijo en desarrollo del proceso que su esposo había sido asesinado por los paramilitares y ella había sido víctima, pues fue amenazada por el mismo ''don Antonio'', por Willer Cobos y por Don Ramón. Pero la alcaldesa guardó silencio y aceptó la presión de los grupos paramilitares entregándoles, tal y como quedó probado en el proceso, las sumas de dinero exigidas. Pero no sólo se beneficiaron de la contratación, los paramilitares comandados por Fierro Flórez, capturaron la salud municipal, a tal punto que una hermana y un cuñado eran funcionarios del hospital y su esposa tenía la contratación. Además, provocaron renuncias e impusieron nombramientos a nivel gerencial.

Por qué los condenan

La investigación contra los exalcaldes tuvo origen  en un informe de Policía Judicial en el que se informa de irregularidades en varios procesos de contratación en los que no está claro el objeto contractual, los contratos fueron ejecutados en tres vigencias diferentes (los procesos contractuales se abrieron en 2004, fueron adjudicados en 2005 y adicionados en 2006), el interventor fue escogido a dedo, los contratos carecen de número consecutivo y la ejecución, que consistía en la construcción y adecuación de escuelas por valor de seis mil millones de pesos fue mínima frente a los plazos establecidos.

Con base en la información contractual recaudada se abrió la investigación, pero lo que daría lugar a la certeza de que la alcaldesa del municipio, Rosa Stella Ibañez, los secretarios de Educación y Obras, Alfredo Noya Zabaleta y Gustavo Medrano, así como el asesor personal de Ibañez, el abogado Edgar Riveros Rey, y el contratista Juan Carlos Méndez Gutiérrez, estaban aliados con los paramilitares se estableció cuando fue capturado Edgar Ignacio Fierro Flóre, alias 'don Antonio', quien al momento de la captura el seis de marzo de 2006, tenía en su poder dos computadores, varias memorias, su agenda personal y documentos en los que se encontraba de manera detallada la descripción de los contratos y el porcentaje que recibiría el grupo ilegal armado.

Estas personas, al igual que el exalcalde Alfredo Arraut, fueron acusados por la fiscalía por los delitos de concierto para delinquir, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros. Los contratos fueron celebrados con dos cooperativas y comercializadoras que tenían objetos sociales distintos para lo que fueron contratados, pero como eran ‘amigos’ o ‘cercanos’ a los cabecillas de la organización paramilitar garantizaban el pago de las comisiones pactadas.

A lo largo del proceso la fiscalía pudo establecer a través de pruebas documentales y testimoniales, que los funcionarios sostuvieron varias reuniones con representantes del frente José Pablo Díaz cuyo jefe era alias 'don Antonio'. Posteriormente la alcaldesa y su asesor fueron abordados en un centro comercial por encargados de la parte política de la organización, a cargo de Carlos Mario García, alias ‘Gonzalo’ o ‘el Médico’, en las que le decían que tenía que darle a la organización armada el cinco por ciento de todos los contratos. A mediados de 2004 le dijeron: ‘señora alcaldesa estamos cansos de buscar por todos los medios que usted nos colabore, que usted nos apoye y se ha hecho la de las orejas sordas’. Como la alcaldesa y el asesor le manifestaron no saber de qué le estaban hablando, el interlocutor los increpó con palabras de grueso calibre y amenazas de muerte.   

Después de esta reunión la alcaldesa fue citada a Santa Marta para reunirse con alias 'don Antonio' y Gonzalo, y la acompañaba su asesor Edgar Riveros Rey. En esa reunión, relatada por el asesor Riveros, 'don Antonio' le dijo: ‘ Señora alcaldesa, yo soy 'don Antonio', nosotros no hemos querido hacerle daño, pero casi nos obligan, debe agradecerle a alias Gonzalo porque por mi seguramente ni nos hubiéramos conocido’. De esa reunión habrían acordado buscar una forma de ‘colaborarle’ a la empresa.

Una tercera reunión en la que se habrían concretado las comisiones que se repartirían se realizó en el Edificio Nuevo del Congreso de la República, donde tienen sus oficinas senadores y representantes y donde además funcionan las comisiones legislativas. En esa reunión en Bogotá participaron Carlos Mario García Ávila, alias ‘Gonzalo’, Jesús Vergara, alias ‘Don Ramón’, la alcaldesa y varios funcionarios de la alcaldía. El resumen de ese pacto fue registrado por ‘'don Antonio'’ en su libreta de apuntes con el encabezamiento contrato Soledad aulas por valor de $3.497.180.571. En esos apuntes se discriminan los distintos impuestos y pólizas y en un subtotal se especifica: Alcaldía 320.000.000, Alfredo Arraut 150.000.000,  impuesto Empresa (así se denominaban) 175.000.000.

En cuanto al exalcalde Alfredo Arraut Varelo, si bien es cierto que inicialmente había sido declarado objetivo militar según lo manifestó el mismo exjefe paramilitar Edgar Ignacio Flórez, porque Arraut le colaboraba a la guerrilla financieramente, pero al retirarse del cargo se reunió con el jefe político del grupo, alias ‘Gonzalo’ y con éste pactó en 2004 una colaboración de 120 millones de pesos para reivindicarse. No es el único proceso contra el exalcalde Arraut Varelo. En la fiscalía, de acuerdo con un informe de 18 de febrero de 2010, se le siguen 32 procesos por delitos tales como prevaricato por omisión y por aplicación diferente, contratos sin lleno de requisitos, peculado, interés indebido en la celebración de contratos en los que la víctima es el municipio de Soledad.

La juez Josefina Congote de Llanos, condenó a Rosa Estela Ibañez Alonso, Alfredo Noya Zabaleta y Edgar Riveros Rey a 114 meses de prisión (9 años más cinco meses), por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación y concierto para delinquir simple. Al contratista Juan Carlos Méndez Gutiérrez a ocho años de prisión y al exalcalde Alfredo Arraut Varelo a siete años y cinco meses por los delitos de peculado por apropiación y concierto para delinquir simple.

Los habitantes de Soledad no creyeron que la tragedia que ha vivido el municipio por cuenta de administraciones corruptas y crímenes interminables, viera algún día a las manos de la justicia posarse sobre sus dirigentes. El fallo dictado por el Juzgado Único Especializado ayer 22 de febrero comienza a devolver la confianza en que no habrá impunidad.