Los para-memos de Santa Marta

Verdad Abierta encontró un memorando titulado “Escenario residuos sólidos Santa Marta”, en el computador de ‘Jorge 40’ (que en realidad perteneció a Edgar Ignacio Fierro, alias ‘Don Antonio y se hizo famoso cuando estalló el escándalo de la para-política). Allí los paramilitares describen con minucia el contrato de concesión de basuras de la firma InterAseo S.A. ESP con ese Distrito Turístico. A renglón seguido, hacen una proyección de lo que sería el negocio a mediano y largo plazo: “Se formalizó una alianza estratégica y sociedad con WV por medio de la cual trabajaremos conjuntamente en el tema de residuos sólidos donde quiera que el mantenga una operación y exista un interés”. (Ver documento completo de los Para-memos)

El relleno de Palangana en Santa Marta entró a operar luego de un polémico proceso judicial que enfrentó a la comunidad y la firma Interaseo. Los 'paras' estaban al tanto del proceso como lo dicen los memos que fueron encontrados en el computador de 'Don Antonio' y en el campamento de 'Jorge 40'



En efecto, un consorcio formado por Termotécnica- Coindustrial, de la que William Vélez era representante legal, y la firma de ingenieros Incicon, había ganado desde 1993 la licitación para operar el servicio de aseo y tratamiento de basuras en Santa Marta y consiguió prórrogas hasta 2007. En este lapso el contrato fue cedido a InterAseo, una empresa también de Vélez creada en Santa Marta en 1996. En el momento del memorando, principios del 2005, faltaban dos años para que terminara la concesión. Según dijo William Vélez en la entrevista, la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta (ESPA) presidida por el entonces alcalde José Francisco Zúñiga (2003-2007) les había solicitado desde 2004 que hicieran inversiones y tecnificaran el relleno sanitario. InterAseo entonces pidió la ampliación del contrato por 20 años más. Al momento del memorando, aún no se había firmado el otrosí que extendía la concesión.

Los paramilitares describen luego en detalle como “WV opera residuos sólidos” en diversas partes del país, que hay oportunidades de negocios para los paramilitares en varias ciudades del Caribe, y dicen que “solo requiere la voluntad política en Santa Marta”.

Un par de meses después de escrito este memorando, en abril de 2005, la ESPA prorrogó la concesión. El alcalde Zúñiga luego fue condenado a cuatro años de prisión porque aceptó sus nexos con los paramilitares durante su administración. Por lo que no es aventurado pensar que si los ‘paras’ tenían tanta injerencia en el gobierno de Zúñiga cómo él lo aceptó, éste hubiera podido prorrogar un negocio tan valioso sin por lo menos contar con la bendición del grupo ilegal.

Según Vélez, sin embargo, en ningún momento conoció de presiones de los paramilitares para que la Alcaldía les prorrogara la concesión, y dijo que tampoco la hubieran necesitado pues fue la misma Espa y no InterAseo la de la iniciativa para que continuaran con el manejo de las basuras. Su abogado, Mauricio Rodríguez, explica que "entonces no entendemos las presiones de las que habla ese memorando en el 2005, cuando ya teníamos claro que íbamos a firmar una prórroga desde abril de 2004, cuando Espa nos pidió que hiciéramos las inversiones del relleno".

El memorando citado tiene un capítulo titulado “Análisis de la turbulencia actual en Santa Marta y que puede afectar el resto de unidades de negocios” en donde precisamente se refiere a ‘Los Conejos’. Dice que: “es ridículo la pretensión de los conejos de que porque WV posee un patrimonio muy grande y que porque sus empresas son rentables, por ser representantes de la administración tienen derecho a parte del patrimonio de WV sin haber inventado, gestionado y/o ejecutado algún proyecto”.

No deja de ser diciente que los cuñados del alcalde Zúñiga, Luis Miguel y Álvaro Cotes Vives, conocidos en Santa Marta como 'Los Conejos', figuren como financiadores de dos campañas de Zúñiga a la Alcaldía en 2000 y 2003 en el Consejo Nacional Electoral. (ver documento CNE). Álvaro fue investigado por la Fiscalía II especializada de Santa Marta por ingreso o participación en grupos armados o paramilitares y Luis Miguel aparece sindicado en la Fiscalía IV especializada de esta ciudad por homicidio agravado junto con Hernán Giraldo, otro jefe de las Auc.

Dice el memo, que ‘Los Conejos’ “se encuentran embelesados y en éxtasis haciendo cálculos de cómo gastarán los 10 mil millones que creen que le sacarán a WV”.

Hasta aquí pareciera que Vélez no era sino una víctima de la extorsión de los cuñados del alcalde Zúñiga. Sin embargo, según el mismo documento, ya los paras habían hablado con Vélez sobre el asunto y éste les había dicho que “no está dispuesto a ceder de ninguna de sus concesiones, y que si es el caso se verá obligado a presentarle el caso de los conejos al Sr. Presidente”.

Concluye el memorando de los ‘paras’ que “finalmente los conejos sostienen que si no logran elevar el acuerdo a 5 mil o 7 mil ellos no firman el contrato y de esta manera tampoco habrá disposición final ni planta de aprovechamiento. En vista del giro que ha tomado la situación y la búsqueda de nuevas estadios y condiciones pongo a su consideración nuestra presencia en la próxima reunión del tema con usted”.

En resumen, según este informe interno de los ‘paras’ dirigido a ‘Jorge 40’, “los Conejos”, que influían sobre la Alcaldía de su cuñado Zúñiga, no querían que se le diera la prórroga a InterAseo, si Vélez no les daba una tajada, a lo cual éste se negó. Y por tanto advirtieron que si no había contrato con Vélez, tampoco los paramilitares lograrían hacerse al negocio de la disposición final y planta de aprovechamiento.

Al respecto de una posible extorsión, Vélez dijo a Verdad Abierta que "de pronto llamaron a mi gerente, a mi, personalmente que yo recuerde, a extorsionarme no, ellos saben que conmigo no tenían ninguna razón de ser, nosotros ni queríamos seguir con el contrato".

Además hay un segundo para-memorando que sustenta la misma idea de posible complicidad entre ‘paras’ y el concesionario de basuras, titulado “Reporte de status abril 11 y 20 César y Magdalena”, y que fue hallado entre los documentos incautados a ‘Jorge 40’ cuando el Ejército realizó un allanamiento en su campamento principal en San Ángel, Magdalena, a mediados de 2006 y que consiguió Verdad Abierta entre los expedientes de un juicio público de para-política. Este memorando reportaba a ‘Jorge 40’ la situación de varios de los negocios que tenían sus subalternos en ARS de Salud, hospitales y basuras en los dos departamentos en abril de 2005, es decir, unas semanas después del memorando del computador de ‘Don Antonio’. (Ver documento) 

Dice el memorando bajo el título de “Basuras Santa Marta” que tanto “los conejos” como “JG , gerente del Argentino Vélez Sarsfield” estaban “emocionados” para firmar el otrosí del contrato de basuras que lo prorrogaba. Pero que estaban preocupados porque ambas partes estaban pensando que ganaban con el contrato. Y que por ello le han pedido a ‘Gonzalo’ que tratara de aclarar la cosas. (‘Gonzalo’ es Carlos Mario García, un paramilitar segundo al mando del grupo que comandaba ‘Don Antonio’, lugarteniente de ‘Jorge 40’, que se desmovilizó, pero luego se escapó y hasta hoy está prófugo). (Ver más sobre el papel de Don Antonio en los negocios de ‘40’).

Es de notar que este otro memo se escribió pocos días antes de que se firmara la prórroga del contrato a InterAseo En ese momento el gerente y representante legal de InterAseo era Jorge Gómez Mejía, quien aún continúa al frente de la organización, cuyas iniciales coinciden con el JG que mencionan los paramilitares. La referencia a Argentino Vélez Sarsfield es de presumir se refiere a Vélez Sierra.

Vélez dijo que "lo que entendíamos es que esos grupos ilegales querían montar un relleno sanitario, tenían un lote y nos echaron encima la comunidad, nos culparon de todos los problemas del mundo. Es que el lote lo habíamos comprado en el 97 y esos grupos querían montar un relleno de ellos, casi no podemos hacer nuestro relleno". Explicó que Interaseo había comprado un terreno desde 1997 y obtenido una licencia ambiental en primera instancia en 1998, pero sólo hasta 2005 lograron ponerlo en funcionamiento.

Una ONG ambiental, Bioderechos, libró una larga batalla legal en contra de Palanga porque consideraba que de hacerse, el relleno violaría las normas ambientales y era un riesgo para la comunidad vecina. En 2002, el Ministerio del Medio Ambiente dejó en firme la licencia con unas condiciones estrictas. Y recién posesionado el presidente Uribe en un consejo comunitario de octubre de 2002 le puso como tarea a dos ministerios sacarlo adelante. Sin embargo, Bioderechos siguió la pelea legal porque, según dijo a Verdad Abierta su director Jorge Escobar Silebi, las condiciones del Minambiente no se estaban cumpliendo. En 2005, un fallo del Tribunal Contencioso Administrativo de Magdalena, en una fecha muy cercana a este memorando de los paramilitares, finalmente le dio vía libre a Palangana.