El 'dossier' del fútbol

En Estados Unidos, los narcotraficantes que se han entregado y los paramilitares extraditados han comenzado a destapar la caja de Pandora de la relación del balompié colombiano y la mafia. SEMANA revela escandalosas grabaciones.


Los jefes paramilitares que están extraditados ya han contado cómo la mafia financió a los equipos de fútbol colombiano. / IMAGEN SEMANA
El soccer, como se le conoce al fútbol en Estados Unidos, es un deporte que despierta pocas pasiones en ese país. Sin embargo, todo indica que se está convirtiendo en uno de los temas predilectos de la justicia estadounidense. Las autoridades norteamericanas han decidido prestarles especial atención a los narcos extraditados o que se han entregado, así a como media decena de ex jefes paramilitares presos en cárceles de ese país que conocen de primera mano y fueron protagonistas de los tentáculos de la mafia en el fútbol.

Para la justicia de ese país, hoy ya no hay duda de que el balompié es y ha sido una 'lavadora' gigante de plata del narcotráfico. Las evidencias de la presencia de dineros calientes y la huella de los paramilitares en este deporte son tantas y tan claras que con los dedos de las manos se podrían contar los equipos profesionales que hoy pasarían una revisión de las autoridades.

Si bien eso no es nuevo, la diferencia fundamental es que hoy, al contrario de lo que ocurrió en los años 80, la mayoría de quienes tienen los secretos del  fútbol están presos en sus cárceles y los tienen a la mano. Uno de ellos es el llamado nuevo gran capo del narcotráfico, Julio Alberto Lozano Pirateque, quien se entregó a la justicia de Estados Unidos la semana pasada para responder por los cargos de narcotráfico y lavado de activos.

Este hombre, conocido como 'Don Julio' o 'el Patriarca', junto con Luis Agustín Caicedo, alias 'don Lucho', comandaban el cartel del narcotráfico más poderoso del país, del que hace parte otro de los capos de la nueva generación, Daniel 'el Loco' Barrera. Esta organización, según la DEA, movió más de 912 toneladas de cocaína tan solo en los últimos cinco años, lavó más de 10.500 millones de dólares y tenía alianzas con los carteles mexicanos de Sinaloa y de los Beltrán Leyva.

Las investigaciones apuntan a que esa red usó el fútbol como una gigantesca lavandería de dólares de la mafia, por medio de diferentes equipos de primera y segunda división, entre ellos Santa Fe, Atlético Juventud Soacha F.C. (hoy registrado como Juventud Girardot) y el Expreso Rojo, que comenzó en Fusagasugá y ahora juega en Zipaquirá. También aparece el equipo Esmeraldas Fútbol Club, que habría sido usado para mover millonarios recursos, comprar y vender jugadores, lavar dinero y darse un aire de dirigentes deportivos.

Ese cartel optó por seguir el mismo camino que usaron los hermanos Rodríguez Orejuela o los miembros de la Oficina de Envigado, que básicamente consistió no solo en penetrar las entrañas de la justicia y el Estado, sino también las del juego más popular del país y del mundo.

Según la Fiscalía, Lozano Pirateque conoció al entonces presidente del Santa Fe, Eduardo Méndez, y decidió invertir siete millones de dólares para comprarles el equipo en 2002 a los herederos de César Villegas, quien era el máximo propietario del equipo capitalino y había sido asesinado. Durante varios años, el onceno habría sido usado para mover millonarios recursos e incluso hay testimonios que dicen que llegaban tulas llenas de dólares a las oficinas del club y que varias veces a algunos jugadores les cancelaron sus honorarios con dólares. Las pesquisas oficiales también demostrarían que se habrían movido millonarios recursos en la compra y venta de jugadores. Este naipe se empezó a desmoronar en 2007, cuando Eduardo Méndez se vio obligado a dejar la presidencia del equipo para ir a Estados Unidos a responder ante las autoridades de ese país por cargos de obstrucción a la justicia, en donde fue condenado a un par de años gracias a la negociación que hizo. Hace un par de meses regresó al país.

AUC Fútbol Club
La entrega a la justicia estadounidense del narcotraficante Lozano será clave para ahondar sobre la relación más reciente de 'narcos puros' y el fútbol. Pero ese es apenas uno de los aspectos de esta historia. En Estados Unidos están empezando a mirar con mucho interés otro de los capítulos: el de cómo los paramilitares lavaron millones de dólares del narcotráfico en la industria del balón.

La penetración paramilitar en el fútbol comenzó, al igual que la de los carteles de la droga, en los años 80, a través de la vinculación de dineros del narcotráfico a este deporte. Pero cuando los grandes capos compraron franquicias de las autodefensas para recibir los beneficios de la desmovilización de Ralito, se dio la transición. Los entonces comandantes paras más interesados en el tema del fútbol fueron alias 'Don Berna', 'Macaco' y 'Jorge 40'. Y llegaron, no a los grandes equipos, sino a cuadros de la segunda división que ocasionalmente llegaban a la máxima categoría a ocupar los últimos lugares de la tabla. Pero luego se extendieron a equipos de mayor renombre.

Una de las primeras evidencias sobre estos nexos está en una serie de conversaciones interceptadas a los paramilitares en la zona de desmovilización de Ralito. En uno de esos audios se escucha a Roberto Jiménez Naranjo, hermano de 'Macaco', hablando abiertamente sobre cómo son las transacciones de futbolistas y los porcentajes para repartirse de un equipo aficionado (escuchar audio). Esa charla, en su momento, hacía parte de una investigación más amplia que involucraba a 'Macaco', a su hermano y a un influyente político de Risaralda en una operación de lavado, la cual incluía negociaciones no muy claras del Deportivo Pereira. Hace varios años, la Fiscalía anunció una exhaustiva investigación contra ese club, la cual hoy no arrojó mayores resultados y terminó con la fuga del principal sindicado, Ramón Ríos, presidente de ese club, quien está acusado de lavado. Desde su celda en una cárcel gringa, 'Macaco' desenredará la compleja telaraña que se tejió entre los paras y algunos clubes del Eje Cafetero.

Otro ex paramilitar que tiene mucho que decir sobre su relación con el fútbol es Édwar Cobos, alias 'Diego Vecino', quien aún está preso en Colombia, a la espera de ser extraditado. Varios audios dejan claro que este ex comandante paramilitar también se interesó y tuvo relaciones con equipos de fútbol (ver recuadro). Los vínculos de 'Diego Vecino' con importantes personajes del fútbol nacional fueron bastante estrechos. Al menos así se deduce de otra conversación entre dos mujeres que trabajaban para el paramilitar, quienes comentan sobre la presencia de Leonel Álvarez, actual asistente de la Selección Colombia de Fútbol, en la fiesta de cumpleaños del jefe paramilitar en mayo de 2005. Otros asistentes a esa fiesta confirmaron a SEMANA que también estuvieron presentes René Higuita, el asesinado jefe paramilitar Vicente Castaño, quien no se quiso desmovilizar, y el narcotraficante Fabio Ochoa Vasco, propietario del Florida Soccer Club y quien actualmente purga una condena en Estados Unidos.

No menos contundentes resultan las conversaciones que sostuvo 'Jorge 40', en las cuales es más que evidente cómo el ex jefe del Bloque Norte de las AUC quitaba y ponía jugadores en transacciones que involucraban al América de Cali, el Real Cartagena y el Bucaramanga (ver recuadro).

Estas grabaciones y otros testimonios permitirían indagar qué tanto penetraron los narcos y los paras la dirigencia del fútbol nacional. Precisamente, las alarmas se volvieron a disparar el 8 de julio pasado, cuando fue asesinado Manuel Bernal Vargas, no solo por el crimen, sino porque el hombre era contador de Salvatore Mancuso, y revisor fiscal de la Federación Colombiana de Fútbol.

"Si en el fútbol profesional no hay control, mucho menos en los otros clubes, que son más pequeños. Son más fáciles para operaciones de lavado de dinero", explicó a SEMANA un investigador de la Unidad de Lavado de la Fiscalía. Es por ello que clubes de la segunda división B, como Pumas de Casanare, que fue de propiedad del ex gobernador William Pérez, hoy preso por paramilitarismo , Centauros de Villavicencio, Valledupar F.C., Bajo Cauca F.C. y Alianza Petrolera, entre otros, estuvieron en la mira de los organismos judiciales por sus posibles vínculos con personajes y dineros non sanctos. Aunque esas investigaciones llevan varios años, poco han avanzado en Colombia.

La existencia de estas relaciones, así como los audios que demostraban cómo los paramilitares se metieron de lleno al fútbol para lavar dinero, no son desconocidas para la Fiscalía colombiana, que sabe de su existencia desde hace más de cuatro años. Lo que ha llamado la atención es que nunca, mientras los jefes paramilitares estuvieron en el país, autoridad judicial alguna les preguntó por el tema. Si bien es cierto que delitos como las masacres, la parapolítica o las relaciones de paras con militares y miembros del gobierno estaban muy por encima del fútbol y los paras en el ranking de prioridades, no deja de ser curioso, por lo menos, que en el país a nadie le interesó el asunto.

Cosa distinta ha pasado en Estados Unidos. "Ellos no han hablado de fútbol con los fiscales o autoridades colombianas, porque simplemente nunca les han preguntado nada de eso. Lo cual no deja de ser un poco irónico, ya que los fiscales y agentes de diferentes agencias antidrogas americanas, que no tienen idea de fútbol, sí han preguntado a varios de ellos cómo, dónde y con quién lavaban dinero en el fútbol colombiano", dijo a SEMANA el abogado de dos de los jefes paramilitares presos en Estados Unidos.

La buena noticia es que de nuevo un gobierno, el de Juan Manuel Santos, se interesa por coger las riendas del fútbol, como tal vez en su momento lo hizo el presidente Belisario Betancur. En el Congreso de la República ya está en trámite un proyecto de ley para permitir la transformación de equipos en sociedades anónimas y aumentar el control. Un paso que, sin duda, es clave para tratar de buscar transparencia. Sin embargo, aún hay mucho por recorrer. Y por saber.


El balompié colombiano y la mafia

Primera llamada

“Necesitamos un central zurdo, un puntero zurdo, un volante de carreteo derecho y un arquero”


Rodrigo Tovar Pupo, alias 'Jorge 40'. / FOTO SEMANA

El 21 de enero de 2005, Jorge 40 sostuvo una conversación con un hombre no identificado en la que queda claro que el fútbol no fue ajeno a la influencia del jefe del Bloque Norte de las AUC.

JORGE 40:
Un feliz año, doctor.

NN: Oiga, feliz año. ¿Cómo está usted?

JORGE 40: Yo te estoy necesitando. Es que tengo aquí a Mauricio. Yo te había mandando una razón para ver si estabas necesitando jugadores, porque tengo cómo ponerte unos jugadores, y allá nada más se les pagaría el sueldo, ¿me entiende?

NN: Yo me quedé esperando.

JORGE 40: No, lo que pasa es que Mauricio se enredó y aquí me acabó de llegar ahora, y a mí se me había olvidado que yo tenía que citar hoy al entrenador para ver qué era lo que necesitaba. Ellos conmigo tienen cierta gratitud, y el otro día conversando con ellos ponen al servicio unos jugadores, pero yo no sé qué les interesa a ustedes.

NN: Claro, yo estuve pendiente de eso y Chicho está aquí, por ahí, vino de Montería y entonces yo le dije: ‘Oye, háblame a ver qué pasó con los jugadores que no han llegado...’.

JORGE 40: No, porque ustedes son los que tienen que decir si necesitan delanteros, defensas, medios... es que ellos tienen una cantidad de muchachos buenos.

NN: ¿Y son de dónde, del Cali?

JORGE 40: Son de por allá, del América. Pero es que ellos tienen en todo. Ellos tienen en el Real Cartagena, ellos tienen en toda parte.

NN: ¿Oye, es que al Real Cartagena sí lo surten ellos?

JORGE 40: Sí, claro.

NN: Nosotros lo que queremos, lo que yo te había dicho y te mandé a decir con Jaime para ver si me recibías con el dueño del equipo, que él quería hablar contigo.

JORGE 40: Ya, espérate para ver para preguntarle a Mauricio que cuándo se va a ir él. Te llamo en cinco minutos.

NN: Bueno, me llamas en cinco minutos.


Segunda llamada

Unos minutos más tarde, Jorge 40 vuelve a llamar al hombre con el que estaba conversando.

JORGE 40: ¿Aló?

NN: Cuéntame.

JORGE 40: Oye, él ya se fue. Se llevó tu teléfono. Él te va a llamar para ver si se pueden ver a las tres de la tarde en el aeropuerto.

NN: Correcto.

JORGE 40: Él se llama Mauricio, y ya sabes el apellido, entonces es para eso. La idea es ver si tú puedes hablar con Kiko para ver qué jugadores.

NN: Yo llamé ahoritica mientras tú me llamabas, y son tres o cuatro jugadores más o menos.

JORGE 40: Ah, bueno, entonces habla con Mauricio, escoge los jugadores, porque él lo que me dice es que lo importante es que el entrenador los vea para que quede contento con los que se lleva.

NN: Claro, que los conozca.

JORGE 40: Es correcto. Que los conozca y todo eso que él maneja, lo del Real, lo maneja precisamente con muchos criollos, y los que le meten son cuatro o cinco refuerzos más, lo demás es todo criollo.

NN:
Nosotros necesitamos un central zurdo, un puntero zurdo, un volante de carreteo derecho y un arquero.

JORGE 40: Bueno, entonces la idea es que tú hables con él. Por favor, está a las tres en el aeropuerto, que él ahí te va a jalar al teléfono.

NN: Yo a las tres estoy ahí.

JORGE 40: Es correcto, porque enseguida él tiene que ir a donde una persona a que me autorice a mí la disponibilidad de esos jugadores. Es que ya yo me encargo de eso, ¿me entiendes?

NN: Correcto. Lo otro que te iba a decir era que lo que yo te hablaba el día ese, de darnos un apoyo para ver con unos amigos y compremos ese equipo, la ficha de ese equipo y nos quedamos los vallenatos con eso.

JORGE 40: Por eso, entonces.

NN: ¿Cuándo nos podía recibir conmigo?

JORGE 40:
¿Y tú hasta cuándo vas a estar ahí?

NN: No, yo llamé. Este muchacho está en Bucaramanga, el accionista mayoritario, y le dije: “Mira, si es de venirte, te vienes”. Y dijo: “Sí, yo te voy mañana o pasado, como tú quieras”.

JORGE 40: Ya, por eso. ¿Tú te vas a quedar ahí fiesteando hasta cuándo?

NN: Yo me quedo aquí posiblemente hasta el domingo.

JORGE 40: Yo te confirmo mañana en la tarde para ver si nos podemos ver el domingo, porque es que he estado bastante ajetreado.

NN: Tienes que decirme para hacerlo venir desde Bucaramanga. Si es para el domingo, yo le digo que se venga mañana.

JORGE 40: No, que se venga mañana, que el domingo lo atendemos así sea en la tarde.

NN: Correcto, no hay problema. He hecho un contacto con unos dirigentes allá gremiales, y entonces estamos en algo que allá te comento.

JORGE 40: Listo, entonces, no se te vaya a olvidar: tres de la tarde en el aeropuerto. Él salió ya de aquí, va a otra reunión y se regresa porque él tiene que irse hoy mismo, entonces te digo que por favor para que estés en el aeropuerto.

NN: A las tres estoy en el aeropuerto.


Tercera llamada

“Dígale que es el presidente del club Boca Juniors”

En marzo de 2005, alias Fran, colaborador de Eduard Cobos, alias ‘Diego Vecino’, recibe una llamada de un hombre que se identifica como el presidente del equipo Boca Juniors, quien está buscando el jefe paramilitar.

ALIAS FRAN: Aló, muy buenos días.

NN: Buenos días. ¿Me hace un favor, el señor Diego?

A. F: Sí, ¿de parte de quién?

NN: Dígale que el presidente del club Boca Juniors.

A.F: Mierda, señor, ¿usted no gusta dejarle alguna razón que el señor tiene una reunión ahí y está bastante ocupado?

NN: Bueno, entonces dígale así: que lo llamó el presidente del club Boca Juniors, ya él
sabe quién es la persona.

A.F: Ah, bueno, listo.

NN: Que puede regresar la llamada a este número.

A.F: ¡Ah!, pero es que este es teléfono y este no deja el número registrado. Si quiere, me lo pasa.

NN: Ah, bueno: 315 7531862.

A. F: Bueno, pues.

NN: Que hay que tomar unas medidas extremas hoy entonces para que nos llames para ver qué vamos a hacer con respecto al club.

A.F: Bueno, listo, yo le digo que lo llame.


Cuarta llamada
 
“Vino Leonel Álvarez”

Jenny, quien trabaja para alias ‘Diego Vecino’, le cuenta a una amiga que estuvo en una fiesta con los mariachis del cantante mexicano Juan Gabriel, a la que asistió el futbolista Leonel Álvarez.

JENNY: ¿Qué hubo?

MUJER: ¿Bien o no?

JENNY: Bien, la traje con el pensamiento.

MUJER: ¿Sí, por qué?

JENNY: Ay, con un guayabo ni el hp.

MUJER: ¿Y por qué?

JENNY: Porque trajeron los mariachis de Juan Gabriel y vino Leonel Álvarez. ¡Gozamos!

MUJER: ¿Leonel Álvarez?

JENNY: Sí.

MUJER: ¿Y ese no está por allá en La isla de los famosos?

JENNY: ¿Está? Sobre todo. Eso ya es grabado hace rato. Él estuvo anoche aquí.

MUJER: ¿Sí? ¿Y entonces?

JENNY: Ah, pasamos lo más de bueno, me pegué una rasca ni la hp.

MUJER: ¿Sí? ¿Y cuál mariachi de Juan Gabriel?

JENNY: De Juan Gabriel, el mexicano.

MUJER: ¿Y por qué?

JENNY: Ah, porque se lo regalaron al Patrón, entonces se los mandaron aquí y entonces hubo una fiesta ni la hijuemadre.

MUJER: ¿Y es que el Patrón está de cumpleaños?

JENNY:
No, se los mandaron porque estaban como por aquí en fiesta, entonces se los mandaron.


Quinta llamada
 
“Tiene una reunión ahorita con estos señores, para lo de estos jugadores” .
(Escuche aquí el audio)

Roberto Jiménez Naranjo: Aló...

NN: ¿Qué más, señor?

R.J.N.: Bien...

NN: Jefe, mira que hablé con Richard ahorita y tiene una reunión ahorita con estos señores, para lo de estos jugadores, entonces es para que le pegue una llamadita, que es que él va a cuadrar con ellos...

R.J.N.: ¿De qué, de qué...?

NN: De los dos muchachos que le habían dado a usted, ¿se acuerda... cuando se trajeron los dos jugadores, de los dos pelaos?

R.J.N.: ¿De cuáles?

NN: De los dos pelaos esos que usted había cuadrado con ese señor.

R.J.N.: Por eso, ¿pero cuáles... y qué quieren ellos?

NN: A ellos los llamaron, este Cheo... Jefe, ya le marco que me está llamando doña Liliana, que está en Armenia...


Sexta llamada
 
“Ellos necesitan saber si lo van a cuadrar con otros jugadores o con efectivo”
(Escuche aquí el audio)

Roberto Jiménez Naranjo: Aló.

NN: ¿Qué hubo, señor? Vea, lo que pasa es que estos señores llamaron a Richard que para ver cómo van a cuadrar entonces lo de los porcentajes de los jugadores. Él necesita saber qué, que cómo van a hacer con la cosa del porcentaje que van a cuadrar con ellos, porque tengo entendido que un porcentaje era para el club y otro era para el movimiento, y no sé cómo será entonces...

R.J.N.: ¿Para cuál movimiento?

NN: Para Acción Cívica.

R.J.N.: No, eso es del club Acción Cívica.

NN: Por eso, a este señor lo llamaron para ver cómo iban a cuadrar a esos dos pelaos.

R.J.N.: El arreglo era que ellos eran dueños del 40 y yo era dueño del 60, ¿sí o no?

NN:
Sí. Pero ellos necesitan saber si lo van a cuadrar con otros jugadores o con efectivo, o cómo, porque ellos quieren otros jugadores.

R.J.N.: ¿Y por qué no le dice a Richard que vaya les escuche la propuesta de ellos y ya le hablamos nosotros?

NN: Sí, porque él tiene reunión ahorita con ellos. ¿Usted por qué no le pega una llamadita?

R.J.N.: Hermano, usted sabe por qué, porque él ahí mismo me dice que necesita plata y yo no he tenido plata, mano. Ese es el problema. Más bien dígale usted: “Vea, yo no lo he podido ubicar”. Váyase allá, escuche la propuesta y ya por la noche tratamos de hablar con él. Antes de aquí a la noche de pronto le consigo 500 para que le dé. Hágame ese favorcito.

NN: Bueno, entonces ya le marco porque dizque ahorita a las seis tenía reunión con ellos. Bueno, yo ya le digo a él que vaya escuche la propuesta y que después hablamos con usted.

R.J.N.: Bueno, mano.


En la mira
Estos son los procesos que la Fiscalía General adelanta contra algunos equipos profesionales del país.
Sábado 27 Noviembre 2010

Santa Fe
Además de que este equipo está en la mira por ser de propiedad del poderoso cartel del narcotráfico en cabeza de Julio Alberto Lozano y Luis Agustín Caicedo, también están bajo la lupa otros equipos y directivos vinculados con esta red, como son el Atlético Juventud Soacha F.C., la Corporación Deportiva Atlético Juventud, con sede en  Girardot, y el Expreso Rojo, que ahora juega en Zipaquirá. También hace parte de la investigación el Esmeraldas Fútbol Club, que nació en Guateque (Boyacá) y este año participó en el Torneo Sub-19.


Envigado
Uno de los testimonios más claros de la infiltración del narcotráfico y el paramilitarismo en la justicia y en la Fiscalía en Antioquia fue el de Gustavo Upegui López. Este hombre, quien de niño fue vecino de Pablo Escobar, empezó a ser señalado desde los años 80 como persona de confianza del capo, de haber trabajado cerca de ‘Don Berna’ y de ser uno de los líderes y fundadores de la Oficina de Envigado. A pesar de esto, solo una vez Upegui estuvo detenido por la justicia, cuando, después del secuestro y liberación de sus dos hijos, decenas de personas fueron asesinadas en venganza. Fue investigado por la creación de grupos sicariales y asesinato, pero el proceso nunca prosperó. Al margen de esta vida, Upegui fue conocido como un líder deportivo, especialmente por ser el dueño y presidente del Envigado Fútbol Club. En medio de la guerra por el control de Medellín y de la Oficina de Envigado, Upegui fue asesinado, en 2006, en San Jerónimo. La Fiscalía indaga varias  operaciones sospechosas reportadas por la Uiaf que estarían relacionadas con el narcotráfico y lavado de activos y que involucrarían al club, así como la vinculación de Upegui con el equipo.
 

Bucaramanga
Las investigaciones sobre el asesinato de Luis Fernando Yepes Quintero, el máximo accionista del equipo entre 2001 y 2007, empezaron a tomar un curso distinto hace unas semanas, según lo reveló El Tiempo. El primero de junio, su cuerpo apareció con varios impactos de bala. Las investigaciones siguen la pista de supuestos nexos de Yepes con Vicente Castaño, cuya relación lo habría llevado a ser testaferro y amigo de la esposa del jefe paramilitar desaparecido, Alexandra Pimienta Escobar. Aparentemente, Yepes cedió el equipo en 2007, después de que se conoció la noticia del asesinato de Vicente Castaño.

Reynaldo Amaya Mantilla, ex presidente del Atlético Bucaramanga, quien fue miembro del comité directivo de la Federación entre 2006 y 2010, dijo, al conocer el asesinato de Yepes, que era una noticia muy triste, pues “él fue una persona que ayudó al Atlético Bucaramanga, que perdió dinero de sus negocios muchas veces por pura pasión al fútbol”. Precisamente Amaya Mantilla deberá explicar ante las autoridades cuáles eran esos otros negocios, su relación con Yepes, la compra y venta de jugadores, especialmente a México, y los negocios que se adelantaron durante el tiempo que Yepes fue dueño del club.
 

Depor Fútbol
Club S.A.

Este club se constituyó a principios de 2003 como el Real Sincelejo S.A., equipo sobre el cual la Fiscalía tiene serios indicios de que estuvo bajo el control del reconocido paramilitar Rodrigo Mercado Pelufo, alias ‘Cadena’. Posteriormente, cambió de nombre por Deportivo Pereira S.A. y su domicilio a la ciudad del mismo nombre, en donde quedó bajo la batuta del ex senador Habib Merheg, quien era públicamente conocido como su promotor, pero nunca reemplazó al tradicional equipo de Risaralda. A partir de octubre de 2006, el club volvió a modificar su nombre por el de Deportivo Depor Fútbol Club S.A. La Fiscalía indaga el incremento patrimonial de algunos de sus accionistas, al igual que varias operaciones sospechosas. También se está investigando la adjudicación de tierras que  habría beneficiado a algunos socios de este equipo, a quienes de forma ilegal se les habrían asignado 38.000 hectáreas en Caño Muco (Vichada).


Pereira
Aunque hoy Álvaro López Bedoya, quien estuvo preso en Barcelona (España) hace cerca de 20 años por narcotráfico, controla el Deportivo Pereira y le dio oxígeno financiero para salir de la crisis, la Fiscalía tiene serias dudas sobre si López es el verdadero dueño de este onceno. Su ex presidente Ramón Ríos Bernal está acusado de lavado de activos y es prófugo de la justicia.
 

Unión Magdalena
Continúa sin avanzar la investigación contra el ex dueño del club, Eduardo Enrique Dávila Armenta, quien se encuentra hoy preso por presunto homicidio, y la empresa Dávila Armenta, por operaciones financieras sospechosas. El 25 por ciento del club está en poder de la Dirección Nacional de Estupefacientes.
 

Tolima
La Fiscalía 41 tiene una indagación preliminar en la que investiga múltiples transacciones en moneda extranjera realizadas por el presidente del Deportes Tolima y máximo accionista, Gabriel Camargo, realizadas entre 2005 y 2008 por unos 397 millones de pesos. Además, la Uiaf le reportó a la Fiscalía que 33 de los socios del equipo tienen antecedentes penales.


Medellín

El ex propietario del equipo, Rodrigo Tamayo, varios ex directivos y empleados del Medellín están siendo juzgados supuestamente por ingresar al equipo más de 20 millones de dólares producto del narcotráfico, entre 1999 y 2005. Ese dinero habría entrado al club en calidad de préstamo y luego fue invertido en la compra de bienes raíces. El equipo fue vendido por Tamayo y su familia a la empresa Sueños del Balón, de la cual han hecho parte, entre otros, ex jugadores y técnicos, como Francisco Maturana, ‘el Bolillo’ Gómez, Víctor Luna y su actual presidente, el médico  Jorge Osorio Ciro, transacción que también está siendo investigada.

Revista Semana