Las masacres de 'Julián Bolívar' en el Sur de Bolívar

El ex jefe paramilitar que delinquió en el Sur del Bolívar y varios ex integrantes del Bloque Central de las Auc contaron sobre dos masacres ocurridas hace 13 años. La Fiscalía hizo la reconstrucción de cómo fueron estos crímenes.


Rodrigo Pérez Alzate alias 'Julián Bolívar' fue el jefe político del Bloque Central Bolívar, que delinquió en ocho departamentos. Foto archivo Semana.
Cuando Carlos Castaño ordenó a finales de 1997 la entrada de varios grupos de paramilitares a diferentes regiones del país, el sur de Bolívar fue una de sus prioridades. Esta zona está ubicada en el corazón del Magdalena Medio, en límites con Santander y Antioquia, y ha sido centro de disputa de los grupos armados ilegales por la Serranía de San Lucas, el acceso al río Magdalena, la explotación del oro y la economía ilegal alrededor del cultivo de coca.

Fue en Simití, un municipio ubicado sobre el margen del río, en el que Rodrigo Pérez Alzate alias ‘Julián Bolívar’ comenzó allí una incursión para fundar a mediados de 1998 un grupo paramilitar, que luego se conoció como el Bloque Central Bolívar, Bcb, que tuvo su primera base en el sur de Bolívar y que se esparció por siete departamentos dejando 14.000 víctimas, según Justicia y Paz.

En versiones libres ‘Julián Bolívar’, quien se desmovilizó como jefe político del Bcb, contó junto a varios de sus subalternos cómo cometieron varias masacres, entre ellas la de Cerro Burgos y El Piñal, para llegar hasta Simití. En ese municipio instalaron la base del Bloque Central Bolívar-Sur Bolívar, que se desmovilizó el 31 de enero de 2006 con 2.523 paramilitares en Santa Rosa del Sur (Lea: Los tentáculos del Bcb).

Cerro Burgos: la puerta del sur

Este es uno de los 13 corregimientos de Simití y es considerado la puerta del sur de Bolívar. En versiones libres, alias ‘Julián Bolívar’ confesó que fue el punto elegido para hacer la primera incursión. Sobre un mapa lo decidió en una reunión junto a los jefes paramilitares Juan Francisco Prada alias ‘Juancho Prada’, Guillermo Cristancho alias ‘Camilo Morantes’ y Nelson Zabala, alias ‘Mario Zabala’, que conocían los recovecos de la región.

El 11 de junio de 1998 un grupo de 100 paramilitares se movilizó por el río Magdalena en lanchas hasta llegar a Cerro Burgos. Según lo han contado varias víctimas en Justicia y Paz, los paramilitares rodearon el corregimiento, dispararon contra las viviendas y con insultos y atropellos obligaron a los pobladores a salir para interrogarlos.

Según la Fiscalía, los paramilitares reunieron a los habitantes cerca del muelle y empezaron a llamarlos por su nombre. Les dijeron que ese era apenas el comienzo y que se movilizarían hasta Simití, “donde había más guerrilleros y el ataque sería más sangriento”, le contaron las víctimas al organismo investigador.

En una versión libre alias ‘Julián Bolívar’ y Pablo Emilio Quintero alias ‘Bedoya’, confesaron que la incursión estuvo a cargo de alias ‘Ramiro’, designado como jefe militar para esa incursión, quien dirigió dos escuadras, cada una de 40 paramilitares, prestados por las Autodefensas de Santander y Sur del Cesar (Lea: 'Paras' contaron cómo se crearon las Autodefensas del Sur del Cesar).

“El destino era el puerto bolivarense de Cerro Burgos, que continúa siendo la puerta de entrada de los territorios al sur de Bolívar, dominios inexpugnables de las guerrillas marxistas durante largos años”, dijo alias ‘Julián Bolívar’ en una versión libre.

Con ese pretexto los paramilitares entraron a las viviendas y asesinaron a tres personas acusándolas de ser presuntos colaboradores del Eln. La primera, que disparó contra el grupo armado ilegal, murió por el estallido de unas granadas que lanzaron los paramilitares contra su vivienda. Otra de las víctimas fue asesinada frente al muelle y la tercera arrojada al río Magdalena.

“Alguien abrió fuego causando la muerte de alias ‘Garza’, luego de alias ‘Mi Sangre’ y heridas a otros dos patrulleros. Por órdenes de ‘Ramiro’, alias ‘El Cuñado’ ordenó a una escuadra franquear contra la residencia con el apoyo de granadas de mano y fusil. Esto provocó el incendio de la vivienda. Luego, alias ‘El Cuñado’ le arrojó una granada de fragmentación causándole la muerte”, dijo el ex jefe paramilitar refiriéndose a la primera víctima.

Sobre el asesinato de las otras dos personas, alias ‘Julián Bolívar’ dijo que eran señaladas de colaborar con el Frente Héroes de Santa Rosa del Eln. “El patrullero alias ‘Jota Tres’ los sorprendió cuando estaban dispuestos a abandonar el caserío. Por orden de alias ‘Ramiro’, el ‘Cuñado’ ordenó a sus cómplices que mataran al hombre y a la mujer y que los arrojaran a un brazo del río Magdalena”, dijo el ex jefe paramilitar en versión libre.

Después de saquear varias viviendas, la oficina de recaudo del acueducto, la caseta de la Cooperativa de Transporte de Santa Rosa y la droguería del sector, los paramilitares se fueron del corregimiento a las siete de la noche. Según la Fiscalía, 150 habitantes se desplazaron de Cerro Burgos por miedo a que los paramilitares regresaran y arremetieran de nuevo contra la población.

A partir de las versiones libres, la Unidad de Justicia y Paz determinó que en esta masacre participaron: alias ‘Julián Bolívar’, ‘Bedoya’, ‘Juancho Prada’, Jhon Francis Arrieta alias ‘Gustavo Alarcón’, William Hernández alias ‘Peruano’ o ‘Hiena’, alias ‘Cuñado’, ‘Mongo’, ‘Ramiro Popeye’: ‘Gabriel Botija’, Julio Enrique Olivar Álvarez alias ‘Julio’, Gilberto Olivar Álvarez alias ‘J3’ y Luis Armando Olivar Álvarez alias ‘Amaranto’.

También alias ‘Chivolo’, ‘Cerveza’, ‘Batman’, ‘Cumbamba’, ‘Chispas’, ‘Guacharaco’, ‘Colita’, ‘Calero’, ‘Ricardo’, ‘Primo’, ‘Gorgojo’, ‘Búfalo’, ‘Garza’, ‘Tigre’ y ‘Moña’.

El Piñal y alias ‘Hijo de Avianca’

En su afán por tomarse el sur de Bolívar, un año después de la masacre de Cerro Burgos el Bloque Central Bolívar había aumentado el número de paramilitares en sus filas. Entre ellos había desertores de la guerrilla que terminaron convirtiéndose en informantes.

Uno de ellos fue Dévinson Gómez alias ‘Hijo de Avianca’, el responsable de haber señalado a la vereda El Piñal como el lugar donde el Frente Héroes de Santa Rosa del Eln coordinó una pista clandestina para el aterrizaje del Fokker de Avianca, secuestrado el 12 de abril de 1999.

En versiones libres alias ‘Julián Bolívar’ y Martín Alonso Hoyos alias ‘Brayan’ confesaron que la incursión a esta vereda, ubicada sobre el margen la Ciénaga El Piñal en el río Magdalena, partió de la información que le suministró ‘Hijo de Avianca’ y Henry Mejía alias ‘Setenta’ a Jhon Francis Arrieta alias ‘Gustavo Alarcón’.

“Esta referencia provocó la decisión de ‘Gustavo Alarcón’ de programar en su campamento de San Blas una incursión a ese caserío. Para ello, fueron convocados los jefes paramilitares Arturo Torres alias ‘Don Carlos’ y William Hernández alias ‘Peruano’, que recibieron la orden de ejecutar el operativo”, dijo ‘Julián Bolívar’. San Blas era el punto desde donde el Bcb coordinaba las comunicaciones, emisora, sastrería y enfermería.

El 7 de agosto de 1999 un grupo de 110 paramilitares se concentró en el corregimiento de Monterrey así: 30 hombres a cargo de Pablo Emilio Quintero alias ‘Bedoya’, otros 30 a cargo de alias ‘Chicanero’ y un grupo especializado de 50 patrulleros a cargo de alias ‘Don Carlos’ y ‘El Peruano’, entre los que estaban alias ‘Brayan’, ‘Betty’, Leocadio Bohórquez alias ‘Leo’ y ‘Chócolo’, los escoltas de los jefes paramilitares encargados de la incursión.

Después de siete horas desde Monterrey, los paramilitares llegaron a la vereda y ubicaron las tropas en la cancha ubicada a la entrada del caserío. Por orden de alias ‘Don Carlos’ y ‘Peruano’, dos escuadras paramilitares entraron al caserío y verificaron que todos los habitantes fueran concentrados en el kiosco. Allí alias ‘Peruano’ los tildó de colaborar con el Eln y dijo que varios serían llevados hasta San Blas para ser interrogados.

Según contaron en versiones libres, alias ‘Hijo de Avianca’ fue el encargado de señalar a seis presuntos guerrilleros que fueron llevados hasta la cancha del pueblo. “Alias ‘Peruano’ informó a la novedad a ‘Gustavo Alarcón’, que sin mayores preámbulos ordenó la ejecución. Alias ‘Betty’, ‘Diego’, ‘Chepe’ y ‘Brayan’ abrieron fuego contra los aprehendidos, cuyos cuerpos quedaron en el lugar de los hechos”, confesó alias ‘Julián Bolívar’ a la Fiscalía.

En el registro de Justicia y Paz, los familiares contaron que la población fue sometida a maltratos físicos y que a las víctimas las obligaron a cargar cosas pesadas antes de asesinarlas.

A partir de lo confesado en versiones libres, la Fiscalía determinó que en esta masacre participaron alias ‘Gustavo Alarcón’, ‘Don Carlos’, ‘Peruano’, ‘Bedoya’, ‘Leo’, ‘Brayan’, ‘Chócolo’, ‘Setenta’, ‘Hijo de Avianca’, ‘Chicanero’ ‘Betty’, ‘Chepe’ y alias ‘Diego’.

Los familiares de las víctimas pidieron en las versiones libres que el nombre de sus muertos quedara limpio, y que por los crímenes que sufrieron reciban además de verdad, justicia y reparación.