Solución a disputa por hacienda Bellacruz se abre camino

Después de 21 años de desplazamiento, los campesinos expulsados de esta antigua hacienda logran una solución que les da esperanza: un grupo trabajará en la plantación de palma de aceite y el otro recibirá predios comprados por la Agencia Nacional de Tierras. Se supera un litigio con el mayor accionista de la aerolínea Avianca, Germán Efromovich.

bellacruz 1Por una sentencia de la Corte Constitucional de mayo de 2016, los campesinos de Asocol lograron una solución de acceso a tierras, tras su desplazamiento de la antigua hacienda Bellacruz, en el sur del Cesar. Foto suministrada Asocol.“Estamos felices. Nosotros lo que queríamos era tierra para trabajar”, afirma Freddy Rodríguez, representante de la Asociación Colombiana Horizonte de Población Desplazada (Asocol), quien representa a cien familias desplazadas de la antigua hacienda Bellacruz, en el sur de Cesar.

Su felicidad se debe al acuerdo que lograron con la Agencia Nacional de Tierras (ANT), llamada por la Corte Constitucional para dar una solución a este caso agrario, que involucra al empresario Germán Efromovich, máximo accionista de la aerolínea Avianca y también uno de los propietarios de la empresa que compró la hacienda y la cultivó con palma de aceite. (Lea: Tierra prometida en la Bellacruz)

Asocol fue la organización campesina que interpuso una tutela ante el Alto Tribunal, advirtiendo que dentro de la hacienda hay predios baldíos, tierras de la Nación que el gobierno nacional identificó, pero no había querido recuperar. En un primer fallo, proferido el 22 de abril de 2015, el Juzgado Décimo Civil del Circuito de Bucaramanga negó las pretensiones de los labriegos tras considerar que ellos contaban con mecanismos administrativos y judiciales idóneos, entre ellos los previstos en las leyes 160 de 1994 y 1448 de 2011.

El caso fue a revisión a la Corte Constitucional y en decisión del 12 de mayo de 2016 le ordenó a la ANT continuar con la recuperación de 1.200 hectáreas de baldíos que el liquidado Incoder dejó pendiente; a la Superintendencia de Notariado y Registro también le solicitó cancelar los registros de propiedad que tenían los Marulanda, antiguos propietarios de dichos predios; y a la Unidad de Restitución de Tierras le pidió iniciar los procesos de restitución. Sin embargo, un año después de la sentencia la acción de las entidades estatales era casi nula. (Lea: Bellacruz: un año sin que el Estado recupere los baldíos)

bellacruz 2El Grupo Empresarial La Gloria, que tiene como principal accionista al empresario Germán Efromovich, desarrolla un cultivo de palma de aceite en la antigua hacienda. Los campesinos de Asocadar, otra organización campesina reclamante, trabajarán en los predios baldíos que la Agencia Nacional de Tierras debe recuperar. Foto suministrada Asocol.Cansados de que el Estado no respondiera, Asocol interpuso una nueva acción de tutela contra la ANT ante el Juzgado 10 Civil del Circuito de Bucaramanga. Esta vez les dio la razón a los campesinos y en una audiencia de seguimiento, celebrada el pasado 15 de noviembre, la ANT presentó ante el despacho las soluciones acordadas con los labriegos: los integrantes de Asociación de Campesinos Desplazados al Retorno (Asocadar) trabajarán en el cultivo de palma de aceite y los de Asocol recibirán dos o tres predios, que la entidad comprará con el excedente o utilidad del proyecto agroindustrial.

El acuerdo quedó consignado en un acta firmada un día antes de la audiencia por los representantes de Asocol y de Asocadar, así como por el Director de Acceso a Tierras de la ANT y la Procuradora Delegada para Asuntos Agrarios y de Restitución de Tierras. (Lea el acta)

Según relató el líder de Asocol, la ANT les propuso de forma inicial trabajar en el cultivo de palma, a lo que Rodríguez reiteró su desacuerdo pues “nosotros lo que siempre hemos querido es tierra, porque la perdimos cuando nos desplazaron”, dice Rodríguez. Así fue como Asocol propuso que les compraran tierra con las ganancias de la palma.

El acuerdo fue avalado por el Juzgado 10 Civil, que aceptó que la ANT recuperara materialmente los baldíos mediante una fórmula de administración. Eso significa que esta agencia estatal convocará a empresas para que administren las 1.200 hectáreas de baldíos cultivados, entre las que puede presentarse como primer opcionado el Grupo Empresarial La Gloria, del que hace parte Efromovich, dado que son los dueños del sembradío. “Esta administración debe vincular y beneficiar a los titulares de la sentencia de Asocadar y a los demás que estén interesados”, indica el acta.

Por su parte, la ANT debe comprar los predios seleccionados por Asocol antes del cambio de gobierno del próximo año (7 de agosto de 2018). “Ya vimos los predios para presentarle la propuesta a la Agencia, estamos ilusionados”, reiteró Rodríguez.

Rehacer la vida             

bellacruz 3El Grupo Empresarial La Gloria, que tiene como principal accionista al empresario Germán Efromovich, desarrolla un cultivo de palma de aceite en la antigua hacienda. Los campesinos de Asocadar, otra organización campesina reclamante, trabajarán en los predios baldíos que la Agencia Nacional de Tierras debe recuperar. Foto suministrada Asocol.Una vez la ANT compre los predios y los titule a las 100 familias asociadas a Asocol, los campesinos ya tienen pensado cómo van a trabajar las tierras. Por lo menos 60 de ellas expresaron que se dedicarán a los cultivos de pancoger, mientras las otras 40 se asociarán para desarrollar proyectos productivos, como la producción de pollo criollo en 30 galpones y la cría de ganado de doble propósito (carne y leche) para el progreso de la comunidad.

La solución a Bellacruz es un precedente en los procesos agrarios históricos que el liquidado Incoder no resolvió y que ahora están en manos de la ANT, justo cuando se cumple un año de la implementación del Acuerdo de Paz. (Lea: La Reforma Rural Integral, a fuego lento)

Para lograr la prometida Reforma Rural Integral, el gobierno nacional tendrá entre sus principales retos recuperar los baldíos, las tierras de la Nación que fueron acumuladas o despojadas, como ya lo advirtió la Contraloría y la Corte Constitucional en múltiples informes y sentencias.

El caso de la antigua hacienda fue precisamente de recuperación de baldíos, pero también tiene un pasado marcado por la violencia. El desplazamiento, provocado por grupos paramilitares en 1996 fue confesado tanto en la justicia transicional como ordinaria por exmiembros del Frente Héctor Julio Peinado de las Autodefensas Unidas de Colombia (Acu).

Tales hechos de violencia fueron recordados en la sentencia de la Corte, que explica cómo los campesinos fueron expulsados de la Bellacruz. Por ello, Asocol sigue sin entender por qué la Unidad de Restitución de Tierras Territorial Magdalena los tildó de “falsos reclamantes”, cuando un Alto Tribunal reconfirmó su condición de víctimas del conflicto armado (Ver nota de prensa de la Unidad).

Ahora Asocol confía en que la Agencia Nacional de Tierras comprará los predios, de manera que la comunidad pueda volver al campo para rehacer la vida después de 21 años de desplazamiento.