Atentan contra vida de líder de tierras en Ovejas, Sucre

Argemiro Lara es uno los reclamantes de tierras de la antigua hacienda La Europa, donde familias campesinas fueron desplazadas por el conflicto armado y el Estado tiene pendiente solucionar la titulación.

Los campesinos de la antigua Hacienda La Europa, en el municipio de Ovejas, en Sucre, han sido azotados por la violencia perpetrada por los Frentes 35 y 37 de las Farc, y el Bloque Héroes de los Montes de María de la Auc. Foto: archivo Semana.El jueves 17 de noviembre de 2016 Argemiro Lara viajó en compañía de su escolta a Sincelejo, la capital de Sucre. Allí tenía una reunión. “¡Corra!”, le alcanzó gritar el guardaespaldas segundos antes de que un hombre subido en una moto desenfundara su revólver e hiciera dos disparos. Hacía unos instantes ambos sospechaban del extraño motorizado que los merodeaba y los miraba con detenimiento. Tanto el líder como el escolta resultaron ilesos; el atacante murió.

Lara habla con preocupación. En la Fiscalía local ya conocen las múltiples denuncias que el campesino, líder de la reclamación de la antigua hacienda La Europa, ha interpuesto por múltiples intimidaciones contra su vida. “En septiembre y octubre recibí varias llamadas telefónicas en las que me amenazaron”, dice el campesino.

La Europa es una antigua hacienda en el municipio de Ovejas, en Sucre, compuesta por 1.321 hectáreas. El Estado se las adjudicó en 1969 a 114 familias campesinas, pero desde esa fecha en las tierras ha habido todo tipo de tropiezos: los primeros, administrativos, generados por el antiguo Instituto Colombiano para la Reforma Agraria (Incora) y el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder, en liquidación). Los segundos, derivados por el conflicto armado, y los más recientes, por el empresario Juan Guillermo Vélez Jaramillo, quien reclama las tierras como propiedad de Arepas Don Juancho, alegando que les compró a los campesinos. (Lea: La Europa y su misterioso comprador)

Cansados de las dilaciones del antiguo Incoder, una vez entró en vigencia la Ley 1448, conocida como Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, los campesinos decidieron solicitar la restitución para que la Unidad estudiara el caso y lo presentara ante un juez especializado. El proceso de La Europa llegó a los juzgados y desde el 15 de julio de 2015 está en el despacho del Tribunal Especializado de Restitución de Tierras de Cartagena, a la espera de un fallo. “Necesitamos que el Tribunal emita una pronta sentencia, que haya una solución y medidas para que los campesinos podamos vivir tranquilos en las tierras”, dice el líder.

Tras las constantes amenazas, Lara recibió medidas de la Unidad Nacional de Protección, que incluían una camioneta, un teléfono y un escolta. “Sin embargo, el carro me lo retiraron”, explica. De cara al nuevo Acuerdo Final de Paz, que promete una Reforma Rural Integral, el campesino asegura que el gobierno nacional debe garantizar la desestructuración del paramilitarismo “que todavía opera en las regiones y que impide que los procesos de tierras avancen”.