La larga lista de víctimas de la vereda La Alemania en San Onofre

Con la muerte de Rogelio Martínez ya son 15 los campesinos asesinados por reclamar la devolución de la finca La Alemania en San Onofre, Sucre, que los paramilitares les robaron hace diez años.

Entrega de restos de una masacre en San Onofre. Foto: Semana

-Montes de María
, tierra en riesgo

-Tribunal vuelve a proteger tierras de desplazados en Montes de María
-
Así timan a los campesinos desplazados en los Montes de María
-
La eterna lucha de María Zabala
-
El eterno retorno de El Salado


Desde hace diez años 52 familias desplazadas de la finca La Alemania en San Onofre, Sucre, luchan por recuperar sus tierras robadas por Rodrigo Mercado Peluffo, alias 'Cadena' y sus hombres. Rogelio Martínez era desde 2006 el representante legal de los desplazados, posición que lo expuso a numerosas amenazas de muerte que terminaron concretándose el pasado martes.

Rogelio Martínez fue asesinado a las seis de la mañana en la finca La Alemania, del corregimiento Las Pavas de San Onofre. Un testigo citado por la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes) dijo que varios encapuchados pusieron un retén cerca del predio y bajaron a Martínez de un mototaxi. Golpearon al conductor y mataron de tres tiros en la cabeza a Rogelio Martínez.

Desde hacía varios años la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) venían denunciado las graves amenazas contra Rogelio Martínez y la comunidad de la finca La Alemania. Martínez fue uno de los líderes que se atrevió a denunciar el robo de la finca por Rodrigo Mercado Pelufo alias ‘Cadena’, desaparecido jefe del Bloque Héroes de los Montes de María y que reclamaba la devolución de las tierras a pesar de los evidentes riesgos. También fue de los pocos campesinos que se atrevió a regresar.

Aunque Martínez tenía protección del Estado desde hacía unos meses, no alcanzó a escapar de la saña de los ‘paras’ que golpean desde hace más de diez años la comunidad de la finca La Alemania. Con el asesinato de Martínez ya son 15 los muertos en la pelea por estas tierras, en las que ‘Cadena’ después de masacrar a tres campesinos, despojó los sobrevivientes y estableció una base donde asesinó, violó y desapareció a decenas de personas.

Según la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, Rogelio Martínez era uno de los integrantes de las 52 familias que conforman la Empresa Comunitaria Alemania, que era propietaria de 556 hectáreas ubicada en los Montes de María, a 20 minutos de San Onofre, y a las que el Incora en 1997 les adjudicó este predio.

Desde 1998 hasta 2001 estas familias fueron desplazadas y  en 2001 el predio  fue ocupado por ‘Cadena’. Según denuncias de los campesinos, durante cinco años La Alemania se convirtió en centro de operaciones paramilitares. Además, las autodefensas saquearon y desmantelaron las mejoras que hicieron los campesinos. Las víctimas al mismo tiempo vieron cómo se incrementaron las deudas con el Banco Agrario con las que adquirieron la propiedad.

Sin embargo, los campesinos denunciaron que el Incoder solicitó el embargo de la propiedad desconociendo la condición de desplazados de los campesinos y las amenazas en su contra, justo cuando, al parecer, los paramilitares se habían interesado en quedarse con la finca.

En 2007, a pesar del desplazamiento y la ocupación del predio por los ‘paras’, el Banco Agrario le vendió la deuda a la empresa privada de cobranza Cisa (Central de Inversiones S.A.) quien a su vez se la dio a Covinoc, otra firma de cobranza.

Sin embargo, gracias a varias acciones legales, el predio fue protegido y tiene medida cautelar, que prohíbe be su transferencia o venta. Pero La Alemania sigue en remate y en riesgo de pasar a otras manos a bajos precios.

Los 15 muertos de La Alemania
A finales de los noventa los paramilitares llegaron a San Onofre. Roberto Mercado, alias ‘Cadena’, que era matarife, fue ascendiendo y se volvió uno de los jefes paramilitares del pueblo. Golpeó con mucha fuerza a la gente que creció con él.

En la finca La Alemania ‘Cadena’, y ahora sus heredero, han dejado una larga lista de muertos. Según la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz el 27 de septiembre de 1998 hombres al mando de ‘Cadena’ asesinaron a Nilson Herrera.

El 30 de marzo de 2000 un grupo de 70 paramilitares comandados por Uber Martínez, alias ‘Juancho Dique’, lugar-teniente de ‘Cadena’, ingresó a La Alemania y asesinó a Vidal Martínez, Oscar Martínez y Orlando Fernández.

A raíz de estos crímenes se produjo el desplazamiento del 80 por ciento de los habitantes de La Alemania y veredas aledañas. La masacre consolidó la presencia de los ‘paras’ que instalaron ahí un campamento. Además las autodefensas se robaron los animales, dañaron las cosechas y amenazaron los campesinos que se negaron a salir del predio.

Los paramilitares le prohibieron a los habitantes de La Alemania circular entre las cuatro de la tarde y las seis de la mañana, advirtiéndoles que no respondían por quien saliera a esas horas.

El 8 de Agosto de 2000 paramilitares retuvieron a Prisciliano Herrera, uno de los socios de la Empresas Comunitaria, a la entrada de La Alemania y lo acusaron de  ser presunto informante de la guerrilla. Según los campesinos los ‘paras’ lo vistieron de camuflado  y lo entregaron ‘Cadena’. Al día siguiente encontraron su cadáver en la vía a Tolú.

En esa finca en mayo de 2001 los investigadores del CTI de Santa Marta Fabio Luis Coley, Jorge Luis de La Rosa y sus acompañantes Sadith Elena Mendoza y Aida Cecilia Padilla fueron secuestrados. Después en la finca El Palmar ‘Cadena’ los mandó a asesinar y una semana después botó los cuerpos al mar.

A mediados de 2002, ‘Cadena’ logró que las últimas seis familias de la Empresa Comunitaria La Alemania se desplazaran y así controlar toda la propiedad.

El 24 de marzo de 2002, paramilitares asesinaron a Alejandro Barón, hijo de un socio de la Empresa Comunitaria. Un año después, el 27 de marzo de 2004 los ‘paras’ asesinaron a otro socio, Alacil Baena Mejía. Al parecer el cuerpo de Alacil también se encuentra enterrado en una de las fosas comunes que aun no se han descubierto en La Alemania.

El 18 marzo de 2003 fueron asesinadas Nurys y Lesther Barón Contreras, hijas de una integrante de la Empresa Comunitaria. En octubre de 2003 fue desaparecida Iromaldys Sanmartín Contreras. Sus restos fueron entregados a su padre por la Fiscalía el 7 de septiembre 2006.

El 14 de julio de 2005, alias ‘Cadena’ deja el predio en pleno proceso de desmovilización y los campesinos denuncian que uno de sus hombres, conocido con el alias de ‘Barragán’ asumió el control de la finca.

Según reporta la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz cuando los campesinos intentaron volver y recuperar sus predios, ‘Barragán’ los amenazó y les dijo que el predio era de propiedad de alias ‘Raquel’. Por temor las familias de la Empresa Comunitaria salieron del lugar.

Con el apoyo de la Infantería de Marina con sede en San Onofre, los campesinos lograron entrar a sus predios el 16 de febrero de 2006. En esa fecha Rogelio Martínez se convirtió en el representante legal de la Empresa Comunitaria Alemania y junto a su familia regresaron a La Alemania. En 2007 otras familias se unieron al retorno, pero trabajando en el día en la propiedad y regresando a San Onofre por la noche.

Sin embargo, el 11 de abril de 2007, uno de los campesinos socios de la empresa cooperativa, Garibaldi Berrío Acosta fue encontrado asesinado, después de haber sido secuestrado de su predio.

En octubre de 2007, 30 hombres armados y algunos encapuchados, varios de ellos reconocidos por la comunidad como antiguos hombres de ‘Cadena’, entraron a La Alemania, y amenazaron a varios campesinos.

Las amenazas contra Rogelio Martínez
Desde 2006 Rogelio Martínez se volvió el representante legal de la Empresa Comunitaria La Alemania, una cooperativa a la que adhirieron todos los parceleros del predio. Su posición lo hizo oponerse a los paramilitares y a reclamar las tierras de la comunidad.

En julio de 2008, comenzaron las intimidaciones contra  Martínez. En varias ocasiones, el campesino denunció que desconocidos le hacían llamadas a su teléfono móvil pidiéndole información sobre guerrilleros.  

En 2008, Rogelio y otras familias decidieron volver bajo su propio riesgo a la vereda La Alemania, sin embargo allí aparecieron nuevas amenazas. El 24 de diciembre de ese año, en San Onofre, Rogelio fue abordado por un desmovilizado del Bloque de los Héroes de los Montes de María, conocido como ‘El Garrapata’ o ‘El 15’, quien le dijo que estaba incomodando a los paramilitares con la información sobre las fosas comunes y el robo de tierras. El ex paramilitar en tono de amenaza le dijo que “el gobierno les estaba pagando, pero cuando se acabara la cuota volverían a las armas”. La única defensa de Rogelio fue responderle que ellos estaban tras sus derechos, y lo único que estaba haciendo era recuperar su tierra.

El 1 de enero de 2009 circularon versiones en San Onofre que miembros de las ‘Águilas Negras’ entrarían a la vereda La Alemania y asesinarían a los campesinos que habían retomado sus tierras. A los pocos días, el 15 de enero, cinco hombres de civil y armados interceptaron a Rogelio y de nuevo lo amenazaron.

El crimen se produjo a pocos días que Martínez y otros líderes desplazados se reunieran con el Grupo de derechos humanos del G-24, conformado por representantes del gobierno, de Ongs y de la comunidad internacional donde se iban a discutir sobre la violencia y el desplazamiento en Sucre y Bolívar.

A pesar de los constantes llamados de protección al Estado, Rogelio Martínez se sumó a los por lo menos 15 muertos de La Alemania, un asesinato que a todas luces hubiera podido ser evitado.

Con información de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Tags: sucre