Comunicado de las Autodefensas de Ramón Isaza

Un  22  de  febrero  del  año  1978, hace  ya  27 años, a la  vereda  la  Estrella, del  Corregimiento  La Merced o  Las Mercedes,  como  se  le  conoce comúnmente, en  aquel  entonces  jurisdicción  del  Municipio  de San Luís (Antioquia),  hoy de Puerto Triunfo,  incursionó   una  patrulla  del  noveno frente  de  las  FARC, esta  vez  con  órdenes específicas de  asesinar a  varias  personas, a  quienes acusaban  de  colaborar  con  el ejército, y  como   retaliación,  porque  no  les  colaboraban  con ganado  vacuno,  o  porcino,  o  con aves  de  corral,  con  dinero  o  con  hijos  para  reclutarlos. En  la  lista  me  encontraba yo, Ramón  Isaza,  por ese  entonces líder  comunitario,  concejal en  San  Luís,  en  representación  de  Puerto Triunfo.
 
En  otras  ocasiones habían  llegado,  las  primeras, a  manera  de visita  informativa,  luego a  que  se  les  colaborara con animales o  dinero, más  tarde se llevaban  los  animales, o los mataban ahí mismo sin informar siquiera.  Esto  había  sembrado  el  descontento  entre los habitantes  de  la  vereda y algunas  medidas que  se  tomaron hacían  prever que alguna  de  esas visitas tendría  un  desenlace  fatal.  Analizando  eso   en conversaciones  que tuve  con los vecinos,  decidimos buscar  ayuda y agruparnos  para  defendernos,  para  defender la  vereda.  Como  ya  se  habían  contactado  en otras  oportunidades  con  el ejército,  decidimos  entonces  ir  a buscar  ayuda,  esta  vez,  no  para  que  mandaran patrullas  hasta  la  vereda,  sino  para  que  nos dieran armas  para  nosotros  mismos hacerles frente,  en  caso  de  algún  ataque  que  no  diera  tiempo  de avisar.  Ya  en  la,  por  aquel  entonces  base  Calderón,  ubicada  cerca  a Puerto Boyacá,  con otros  amigos expusimos la  situación  al  Comandante de  la base  y  luego  de mucho  hablar  y  recibir algunas  instrucciones,  nos entregaron  8  escopetas, de  varios  calibres, con  suficientes  cartuchos, ellas no  en  muy  buen  estado,  porque  eran de  las  decomisadas a  las  personas  que no tenían permiso para  portarlas,  las  cuales  repartimos  entre  quienes nos habíamos comprometido  a conformar  este grupo para  autodefendernos  y  no sufrir más el  chantaje,  la  intimidación  y  el  saqueo a  que  nos  estaban sometiendo y  que  menguaba  gravemente  la  economía  de nuestros  hogares.  
 
Ese  22 de  febrero,  la  sorpresa  para  las FARC,  fue  grande,  “fueron  por  lana  y  salieron  trasquilados”,  pues  no  lograron  su  cometido,  pero  en  cambio  sí  perdieron 3  hombres  en  ese  momento y  luego  otro,  de  los  7  que  se  llevaron  heridos.  Fue  ese  el  primer  combate  librado por  los valerosos  hombres  de  esta  vereda contra  la guerrilla, y ese día nacieron  las AUTODEFENSAS CAMPESINAS, las  que este  próximo martes arriban a  los  27  años  de  existencia.  Ese día,  será  especial  porque  dos acontecimientos se unen  en  el  tiempo: El  último  año  de   existencia  de las  Autodefensas,  como  grupo  armado  y  el  primero  designado  como día oficial de  ellas, de  modo que  las generaciones  futuras  recuerden  esta  fecha  como  una  de  las más  importantes  para  nuestro país en  materia  de  paz.  
 
Como fundador y  en representación de aquellos  valerosos  hombres conque  enfrenté  y  dimos  un  duro golpe a  la  guerrilla, luego  seguí  combatiéndola día  tras  día, y aún hoy  lo  sigo  haciendo,  recién  nombrado,  Comandante  General  de  AUC, quizás debido a  mi   incansable lucha por la paz, seré  el  anfitrión,  en la casa  del Bloque  Magdalena Medio, en  Santa Fe  de  Ralito.  
 
Hace  7 años empecé con  esta celebración de  cumpleaños de  las  Autodefensas,  lógicamente,  con  las  limitaciones que  la  ilegalidad  impone,  con  el  ánimo  de rendir  un  homenaje a  todos  y  cada  uno  de  los  hombres  y  mujeres  que me  han  acompañado  a  través  de nuestra  existencia  como  grupo  armado.  Por muchas razones,  en  especial  las  de  seguridad,  esta  y  las  siguientes  celebraciones no  contaron con  la  presencia  física  del  Estado  Mayor  AUC,  pero  si  con  un  acompañamiento  de  corazón,  y  en  algunas ocasiones con  algún  delegado.  Sin  importar  si  estaban  o  no  presentes, la  celebración  se  hacía  pensando  en  cada  hombre  de  Autodefensas, ya  fuera  comandante, patrullero,  político,  colaborador, benefactor,  y en  cada familia  representada  en  ellos,  desde  La  Guajira,  hasta  Leticia, desde Nariño,  hasta  el  Guainía.  
 
Sin  descuidar  la guardia,  trato,  cada  año,  de reunir  la  mayor  cantidad  de  hombres  activos,  e  invito  a  los padres,  esposas,  o  en  su  defecto hermanos,  o algún  familiar  cercano,  de aquellos  que  han  caído en  cumplimiento  de  la misión  que  como  Autodefensas Campesinas  tenemos,  de  defender nuestras  familias, el  terruño, a  Colombia.  Hombres a  quienes  considero héroes,  les  rindo  ese  día  un  homenaje  póstumo. 
 
Luego  de  los protocolos  militares  de  rigor, al  dirigirme a  los Combatientes,  los invito  a  seguir  en  la  lucha,  a  mantener  en  alto  el  nombre  de las Autodefensas   Campesinas, a  ser  ejemplo, a  comportarse  como verdaderos  patriotas,  los  exalto  y  les doy “moral”,  como  se  acostumbra  decir  dentro  del argot popular.  Aprovecho  luego  para  escuchar  las  quejas,  para  enterarme  de  lo  que  acontece  en  cada  uno  de  los  frentes  en  materia de  de  manejo  de  personal, para  conocer  los  problemas de  toda  índole que tienen  mis muchachos y tratar  de  darles  personalmente  solución.
 
Desde el  día  anterior  y en la madrugada, un  grupo  de  personas,  entre  familiares  y amigos,  se apresta a  preparar las viandas,  otros  a empacar  los  cientos  de  regalos,  que  donados  por  ganaderos,  comerciantes  y  amigos  de la región ,  les  entrego  a  cada  uno,    como  recuerdo.  Un  radio,  una  grabadora,  un reloj,  una  “muda  de  ropa”,  como  decimos en  nuestra tierra, unos zapatos u  otras  cosas.  Otros, a adecuar  un  sitio  donde, recibirlos,  en  fin,  ese  día  es  de  ellos  y  para ellos, es  un  día  para  atenderlos y hacerles  ver  lo  valiosos  que  son,  para tratar  de  hacer de esa,  una  fecha  inolvidable,  de  grata  recordación,  un  momento  de  paz  en  medio  de  la  guerra.   No  solo son  regalos,  algunos  son  condecorados,  reconociéndoles  su  valor,  su  lealtad,  su disciplina,  compañerismo, etc.   Y  a  mitad de  la  tarde  empieza  la  fiesta,  música, trovas,  chistes,  presentaciones  especiales  preparadas  por  los  patrulleros, un  compartir, cosa  que termina a  tempranas  horas  de  la  noche,  porque todo  debe  volver  a  la normalidad, fiesta que  como  experiencia es gratificante,  porque es  una  de  las pocas  oportunidades  que tienen los  homenajeados de charlar de “tú a tú”,  conmigo y  sus Comandantes  inmediatos y  de  conocer a muchos  que  solo  habían  oído  nombrar.
 
Así  se  celebra  en  el Magdalena  Medio  el  día  de  las AUTODEFENSAS  CAMPESINAS,  así  se  celebrará  este  año  en Santa Fe  de Ralito,  así  se  seguirá  celebrando los  próximos  años  a  lo  largo  y  ancho  del  país, pero con  una  variante, no  en  la  clandestinidad,  sino  públicamente, porque  habremos  entrado  en  la  legalidad  después  de  desmovilizarnos,  pues  no  desapareceremos, ya  que haremos  parte del  panorama  político,  social y  económico  de  esta  Colombia,  por  la  cual  hemos  sacrificado  y muchos  ofrendado  sus  vidas.
 
Durante estos  27  años,  muchas  cosas han  pasado,  cosas  para  lamentar,  otras  que  ojalá  nunca  se  repitan  y  que  no  debieron  haber  pasado,  muchas  cosas  buenas  que  rescatar  y  copiar  en  lo  venidero,  experiencias  y  vivencias  que  seguramente  servirán como   base  para  la  creación  de la  nueva  Colombia  que  todos  soñamos.  27  años  que  no pasaron  en  vano,  no  importa  que  el  discurso  de  los  enemigos  de  la  democracia  y  la  paz  quieran  hacernos  ver  como  el  peor mal  que  ha azotado  a Colombia,  porque  los  hechos  demuestran  lo  contrario.  No  importa  que se   nos  tilde  de  ilegales,  porque  el pueblo,  soberano, nos  declara  legítimos  y  nos  considera sus  benefactores.  Algún  día  Colombia agradecerá  que  hayamos  existido y el  mundo  reconocerá  que merecíamos  un trato diferente, el  tiempo  es el  mejor  aliado,  “amanecerá  y  veremos”.
 
Muchos  no  estarán  en  esa  fecha  participando  de las  celebración, entre  ellos,  los  hombres bajo  mi  mando, los  Comandantes de  cada  frente junto  a  sus  hombres,  los  hijitos,  como  cariñosamente los  llamo, esto debido  a  la  distancia física  que nos  separa,  pero  eso  no  es  obstáculo  para que estén  en mi corazón,  uno  a  uno  desfilarán por mi  memoria y  recibirán  el  abrazo amigo  y  agradecido que  siempre  les  he  brindado y en  ese  abrazo  silencioso irá  un  ruego  a Dios  para  que los  cuide  y  ayude.  No participarán hombres  y  mujeres  que  siempre  han  colaborado  en  este evento y  seguramente se  mostrarán  inconformes,  pero podrán   estar  seguros  que también estarán  en mi  corazón agradecido.  Se  haría  larga  la  lista  si se  enumeran  las  personas y  entidades, la mayoría  que nunca  han  hecho  presencia  física,  pero  que han sido  artífices,  al obsequiar los  regalos,  los  animales y  otros  elementos  para  la  preparación  de  los  alimentos,  la  gaseosa, el  agua, un  poco  de  licor,  para  ellos  también va  el  saludo  y  el  agradecimiento  eterno.
 
Gracias  Magdalena  Medio, cuna  de Autodefensas, gracias Colombia,  por haber  permitido  que durante  estos  27  años,  paulatinamente,  nos hubieran  dejado  llegar hasta  sus veredas, poblaciones  y  ciudades  para  protegerlos.
 
 
Ramón  Isaza Arango.
Comandante General AUC

Publicado en colombialibre.org

Tags: periodo1