3.285 días de secuestro y de Norman no se sabe nada

Del ingeniero forestal antioqueño, secuestrado por las Farc en 2005, nadie da noticia: ni el grupo guerrillero que lo secuestró ni las autoridades que investigan el caso.

secuestrado-3000-diasNorman Rodolfo Alzate, secuestrado por las Farc.El 8 de febrero del año 2005 una facción del Frente 5 de las Farc secuestró al ingeniero forestal Norman Rodolfo Alzate Cano en la vereda Arenas Bajas, municipio de Apartadó, Urabá antioqueño. Este sábado se cumplirán 3.285 días sin que su familia tenga noticias de él. El último contacto fue una llamada telefónica que hizo el profesional a su familia 24 horas antes del plagio.

Al respecto, solo se sabe que ese día, a eso de las 7 de la mañana, hombres fuertemente armados que se identificaron como integrantes de las Farc llegaron a la finca El Porvenir, a escasos 20 minutos del casco urbano de Apartadó, donde se encontraba el ingeniero forestal junto con José, el dueño de  la parcela.

En ese predio Norman Rodolfo iba a desarrollar un proyecto de reforestación y para ello se había desplazado al Urabá antioqueño. Aún no es claro qué motivó el secuestro por parte de este frente subversivo, lo cierto es que ambos fueron llevados a la fuerza a zona montañosa de Apartadó. Luego de interrogarlos, los guerrilleros dejaron en libertad a José, un hombre de 83 años, quien dio aviso a las autoridades.

Y han pasado 107 meses desde entonces y nadie ha dado razón del ingeniero. Ni la Fiscalía Quinta Especializada, que inició la investigación del caso, ni la Fiscalía 44 de la Unidad de Justicia y Paz, que actualmente documenta los crímenes cometidos por el Bloque José María Córdova de las Farc y que versiona a los guerrilleros desmovilizados Elda Neyis Mosquera, alias ‘Karina’, y Denis Daniel Sierra Martínez, alias ‘Samir’, quienes tampoco han logrado desentrañar la suerte del ingeniero forestal.

“Norman trabajo 14 años en Cornare (Corporación Autónoma Regional de las cuencas de los ríos Negro y Nare) y desarrolló múltiples proyectos en sus objetivos de investigar y proteger los bosques; además, era profesor de la Universidad Católica de Oriente, donde compartió sus conocimientos y su afán por recolectar y multiplicar las semillas de las distintas especies, pero como es un civil cualquiera, nadie corre a investigar qué pasó con él, todo queda en silencio, más fácil se tiende a la impunidad”, dice Gloria Jaramillo, su esposa.

Secuestro: un flagelo
Esta familia no es la única afectada por este flagelo. Según Amparo Mejía, vocera de la organización Madres de la Candelaria Línea Fundadora, solo en Antioquia hay 12 casos de civiles que fueron secuestrados por las Farc sin que hasta el momento se tenga razón de ellos.

“Hay casos como el de doña Dolly, a quien las Farc le secuestraron la hija hace 16 años y nadie da razón de ella. Y como ella hay otras madres que están esperando razones de sus hijos estudiantes o sus esposos médicos, vigilantes, profesionales”, declara Mejía, quien añade que “eso solo en Antioquia, pero en Bogotá estamos articulados con una fundación que agrupa casos como estos, que pueden llegar a cientos en todo el país”.

De acuerdo con un informe elaborado por la Fundación País Libre, en la que se consiga la evolución del secuestro entre los años 2003 y 2012, en dicho periodo fueron secuestrados en Colombia un total de 6.880 personas. De ellas, unos 2.360 casos fueron atribuidos a la delincuencia común, siendo el principal autor de este flagelo, seguido por las Farc, con 1.700 casos.

El mismo informe estima, basado en informaciones suministradas por el Ministerio de Defensa, que del total de las víctimas de secuestro, 3.307 personas fueron liberadas por sus captores (48%), fueron rescatadas por acciones de la Fuerza Pública unas 1.595 (23%), permanecen en cautiverio 1.083 (16%), unas 495 fueron liberadas por sus captores tras la presión ejercida por las autoridades nacionales (7%), murieron en cautiverio 247 (4%) y se fugaron de sus victimarios152 (2%).

El informe no precisa cuántas de las personas que aún permanecen plagiadas están en poder de las Farc. Sin embargo, País Libre señala que para el año 2012 fueron secuestradas en Colombia unas 305 personas. En 180 de los casos la autoría se atribuyó a delincuencia común, mientras que 77 casos se sindicó al grupo guerrillero y, para la fecha del informe, del total de víctimas 44 permanecían en cautiverio.

Lo preocupante es que en el caso de los secuestrados por la guerrilla, indagar por la suerte de estas personas es una labor más que titánica pues en no pocas ocasiones quienes tenían informaciones relevantes ya están muertas.

Ante los procesos que se adelantan en los tribunales de Justicia y Paz, la esposa del ingeniero forestal secuestrado siente que allí no encontrará las respuestas que busca: “aquí no va pasar nada, pero también siento que tengo que venir, para reclamar la dignidad de tantas víctimas”.