'El Mellizo' Mejía salpica a oficiales de Policía de Arauca

El ex jefe ‘para’ dijo que oficiales de la Policía le ayudaron a tomarse Saravena y les daban listas de supuestos guerrilleros.

'El Mellizo' Mejía Múnera dijo que sus hombres entraron a Saravena con la ayuda de la Policía.

- 'Mellizo' Mejía aseguró que entraron a Arauca con la complicidad de miembros del Ejército
- 'Mellizo' Mejía salpica a ex gobernador Julio Acosta y a la Fuerza Áerea
-
'Mellizo' Mejía confiesa cinco masacres en Arauca
-
Yo acuso: 'Mellizo' Mejía
-
'El Mellizo' Mejía salpica a Julio Acosta Bernal
-Los nexos del 'Mellizo' en Arauca
- Los peores crímenes del 'Mellizo' Mejía y los 'paras' en Arauca
-
Desmovilizados contaron cómo llegaron los 'paras' a Arauca

En versión libre desde la cárcel Northern Deck en Virginia, Estados Unidos, Miguel Ángel Mejía Múnera, alias ‘El Mellizo’, aceptó 69 crímenes que sus hombres cometieron en Saravena, un municipio de 43.000 mil habitantes en el norte de Arauca.

‘El Mellizo’, extraditado en febrero de 2009 a Estados Unidos por narcotráfico, dijo que sus hombres contaron con la ayuda de varios oficiales de la Policía para tomarse Saravena, municipio que está a menos de seis kilómetros de la frontera con Venezuela, desde el cual se controla la carretera a Norte de Santander y que es considerado un fortín del Eln.

Los nexos con oficiales de la Policía, que ya habían sido señalados por Nelson Londoño Jiménez, alias ‘Curve’ o ‘El Paisa’, empezaron apenas llegó el Bloque Vencedores de Arauca a la zona urbana del municipio, en febrero de 2003. Según dijeron les ex paramilitares, varios miembros de la Policía los recogieron en el aeropuerto de Saravena y después los llevaron a una casa alquilada, que se volvería la base de las autodefensas.

‘El Mellizo’ dijo que conoció varios casos donde presuntos guerrilleros eran capturados por la Policía y encarcelados en la estación. Unas horas después eran liberados, pero a pocas cuadras los esperaban los ‘paras’, quienes los secuestraban, los torturaban y los asesinaban.

El ex jefe del Bloque Vencedores de Arauca señaló que los oficiales de la Policía le entregaban listas con los nombres e identificaciones de los supuestos milicianos de la guerrilla. También dijo que sus hombres recibieron felicitaciones de los oficiales después de asesinar personas de la lista.

‘Curve’ señaló en una versión libre que los oficiales de la Policía andaban con él y lo protegían y que recibió todo el apoyo de la Fuerza Pública.

En esa época, según pudo constatar VerdadAbierta.com, varios habitantes de Saravena se quejaron ante la personería, denunciando abusos de algunos miembros de la Policía contra la población y señalando que patrullaban en carros sin placa, junto a civiles armados.

Uno de los hechos donde presuntamente hubo colaboración de la fuerza pública fue la masacre de cinco personas el 22 de julio de 2003 en el barrio San Luis de Saravena. En la noche varios ‘paras’ entraron al bar El Caney y acribillaron a cuatro personas: Uriel Ortiz Coronado, que trabajaba para el acueducto municipal, Gerson Silva Delgado, Flabio Torra Reyes y Henry Bautista González.

Esa misma noche los ‘paras’ asesinaron a Argemiro Bustacara Morantes, abogado del hospital San Ricardo Pampur de Saravena y miembro de Anthoc, el sindicato del sector salud. Según el Comité Regional Derechos Humanos Joel Sierra, los hombres que lo asesinaron fueron los mismos que cometieron la masacre en el bar El Caney.

Al día siguiente un abogado defensor de derechos humanos le escribió una carta a la Defensoría del Pueblo, a la que tuvo acceso VerdadAbierta.com, donde denuncia que poco tiempo antes de la masacre, una patrulla de la Policía estuvo pidiendo identificaciones y requisando las personas que estaban en el bar El Caney.

Uriel Ortiz, una de las personas que fue asesinada, había mandado una carta dos semanas antes a la Personería Municipal, en la que relata que fue detenido unas horas y maltratado en la estación de Saravena, donde lo acusaron de ser sindicalista y guerrillero por ser funcionario.

El despacho 22 de Justicia y Paz ya compulsó copias contra los oficiales que comandaban la estación de Policía de Saravena en ese momento.  ‘El Mellizo’ también denunció que varios de sus hombres fueron abatidos con tiros de gracia en un enfrentamiento con el Ejército.

El 28 de enero de 2004 20 ‘paras’ de ‘El Mellizo’, entre ellos el jefe alias ‘Cantante’ y un soldado de la Brigada XVI murieron en un combate en La Chapa, una vereda de Hato Corozal, Casanare. Según un artículo de El Tiempo de la época, las autodefensas llegaron a la zona unos días antes y estaban extorsionando ganaderos.

‘El Mellizo’ dijo que el Ejército asesinó a varios paramilitares con tiros de gracia en la cabeza.

‘Paras’ contra ‘paras’

En la versión libre ‘El Mellizo’ aceptó haber asesinado y planeado la muerte de tres importantes jefes del Bloque Vencedores de Arauca: José Isaí Vera Monroy, alias ‘Porras’, Elkin Alberto Pitalua, alias ‘Amir’ y Jorge Yesid Baena Toro, alias ‘Martín’.

Según ‘El Mellizo’ mandó a matar a ‘Martín’ por sus supuestos abusos contra los civiles. Sin embargo ‘Martín’ fue el presunto enlace entre los ‘paras’ y políticos de Arauca como el ex gobernador Julio Acosta Bernal. Félix Bata, alias ‘Gordo Tolima’, quien también tuvo nexos con políticos y ordenó asesinar a periodistas, también fue ejecutado por sus propias tropas.

Según relató ‘El Mellizo’, sabía que ‘Martín’ no podía nadar. Emprendieron una marcha en la que cruzaron el río Chire, en Casanare. Cuando estaban atravesándolo la corriente se empezó a llevar a ‘Martín. Sus compañeros no hicieron nada y dejaron que se ahogara. ‘El Mellizo’ aceptó que la muerte de ‘Martín’ fue premeditada.

 ‘Amir’ y ‘Porras’, jefes de compañías del Bloque, fueron asesinados en Caracol, vereda de Arauca, el 9 de noviembre de 2005, un mes y medio antes de la desmovilización. Para mandarlos a ejecutar ‘El Mellizo’ le dijo a sus hombres que ya no tenían que estar pendientes de ellos, que fue cómo Mejía Múnera autorizó su asesinato.

Todos estos hechos narrados por el paramilitar tendrán que ser investigados por la justicia.