Mancuso revela sus socios 'narcos' y salpica a Moreno

En versión libre desde Estados Unidos, Salvatore Mancuso aseguró que Pedro Juan Moreno, ex secretario de la gobernación de Antioquia, ya fallecido, ayudó a conformar once Convivir en Urabá que canalizaron recursos e información a las Auc. También confesó sus nexos con Ochoa Vasco y 'Rasguño' en múltiples envíos de droga que hicieron las Auc al exterior.

El crematorio del bloque Catatumbo (Segundo día de versión)

En breve: Salvatore Mancuso, alias ‘El Mono Mancuso’, ex comandante del bloque Catatumbo, Norte y Córdoba de la AUC, aseguró que Pedro Juan Moreno, ex secretario de la gobernación de Antioquia, presuntamente ayudó a conformar las Convivir de los ‘paras’ en Urabá. El ex jefe también confesó sus nexos con grandes capos de la droga y dio el nombre de algunas empresas que supuestamente financiaron a las AUC.

Nombres de funcionarios que mencionó: Salvatore Mancuso, señaló al ex secretario de la gobernación de Antioquia, Pedro Juan Moreno, como responsable por la conformación de al menos 11 Convivir que comandaron las autodefensas en Urabá.El ex jefe paramilitar también habló de José Carlos Barraza Barac, actual gobernador de Sucre, y el ex senador Álvaro García Romero.

Lugares que mencionó: Cúcuta, Norte de Santander y Córdoba.

{youtube}Di-maw6gM4w|320|240|true{/youtube}
El ex jefe paramilitar volvió a hablar de la complicidad de miembros de las Fuerzas Armadas con las Auc. Video Fiscalía.

Salvatore Mancuso, ex jefe del bloque Córdoba, Catatumbo y Norte de las AUC.

- Mancuso dice que ex subdirector del DAS les daba clase anticomunismo a las Auc
- Mancuso señala a Giorgio Sale como testaferro
- Mancuso: masacres y sus "aliados"
- Las órdenes de Mancuso
- Matando civiles Mancuso llegó al Catatumbo
- Los crímenes de Mancuso en la Universidad de Córdoba


- Perfil de Carlos Castaño
- Perfil de Salvatore Mancuso

En una nueva versión libre para Justicia y Paz desde Washington, el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, señaló al ex secretario de la gobernación de Antioquia, Pedro Juan Moreno, (fallecido) de ayudar a los paramilitares a montar 11 Convivir, que eran legales en su momento, pero que sin embargo fueron utilizadas para canalizar contribuciones de las bananeras a las Accu, obtener información de los organismos de inteligencia del Estado que luego utilizaban para cometer sus crímenes y para legalizar su armamento.

El testimonio de Mancuso coincide con las declaraciones de Raúl Hasbún, alias ‘Pedro Ponte’, ex jefe del bloque Bananero, quien también señaló al ex secretario de gobierno como responsable por la conformación de varias Convivir que apoyaron a los paramilitares en ese departamento.

No es la primera vez que Salvatore Mancuso se refiere a Pedro Juan Moreno como colaborador de las autodefensas. En versión libre del mes de noviembre el año pasado, el ex jefe extraditado aseguró que se reunió con él y los hermanos Castaño en al menos 10 ocasiones. En una de esas reuniones, el jefe paramilitar aseguró que Moreno se enteró de los planes de las autodefensas de realizar la masacre de El Aro, en el norte de Antioquia, donde fueron asesinadas 20 personas el 12 de noviembre de 1997.

En esa ocasión Mancuso contó que al menos cuatro helicópteros, uno de ellos de la Gobernación de Antioquia y otro de la IV brigada del Ejército sobrevolaron Ituango cuando los paras masacraban a sus habitantes. En esa versión, Mancuso también señaló al general retirado Carlos Alberto Ospina, entonces comandante de la IV Brigada del Ejército, como cómplice de los paramilitares en la masacre de El Aro. (ver artículo completo)

Ospina le dijo a Verdad Abierta que no tuvo ninguna relación con los paramilitares en su paso por la IV brigada del Ejército y rechazó las acusaciones de Mancuso. "Todo es mentira y estoy abierto a cualquier investigación", agregó.

Durante la versión libre el representante de la procuraduría pidió a Mancuso información sobre las cuentas bancarias de las once cooperativas de seguridad conocidas como Convivir que presuntamente apoyaron a los paramilitares en Urabá. El ex jefe ‘para’ dijo que ya había entregado esa información a la justicia ordinaria y a la norteamericana para que adelantaran las investigaciones respectivas.

Los narcos y Mancuso

El ex jefe paramilitar se responsabilizó del envió de 119 toneladas de cocaína a los Estados Unidos y aceptó sus nexos con los narcotraficantes, Fabio Enrique Ochoa Vasco, alias ‘Kiko el Chiquito’ y Luis Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño’, quien fue capturado en Cuba en julio del 2004 y posteriormente extraditado a los Estados Unidos.

Con esa alianza y por el cobro de las salidas de cargamentos de drogas, entre 1996 y 2004 las Auc recibieron 110 mil millones de pesos sólo en Córdoba.

Según Mancuso, durante ese período el bloque Córdoba de las Auc estableció una red de tráfico de cocaina que producía droga en varios laboratorios ubicados en ese departamento y que trabajó de la mano con Fabio Ochoa Vasco, alias ‘Kiko el Chiquito’, un narcotraficante de Medellín quién se encuentra prófugo de la justicia y está involucrado con el narcotráfico desde 1981. En septiembre del 2004 fue acusado en el Distrito de la Florida de lavado de activos y narcotráfico. Según fuentes de policía judicial se mueve entre Medellín y La Ceja en Colombia, al igual que Guadalajara, en México.

Mancuso dijo a la Fiscalía que en ese mismo periodo los grupos paramilitares bajo su mando exportaban un promedio de 1.800 kilogramos de droga mensuales a los Estados Unidos.

El paramilitar aseguró que los paras se metieron en el narcotráfico para quitarle los ingresos que recibía la guerrilla de las Farc que controlaba este negocio en la Costa Caribe. “Lo usamos como arma de guerra”.

Mancuso indicó que los hermanos Castaño crearon un grupo especial para imponer un “impuesto de salida a la droga” a los narcotraficantes en aeropuertos legales, ilegales y algunas playas del mar Caribe, además que la mitad del dinero producto de este "impuesto" se entregaba a Carlos y Vicente Castaño.

Los Castaño, según relató el paramilitar, encargaron a José Éver Veloza, alias ‘H.H’, recientemente extraditado a los Estados Unidos y también al ‘Negro Ricardo’, ex comandante del Epl que se pasó al bando de los paramilitares. Con el paso de los años ambos se encargaron de enseñarles a otros jefes paramilitares la forma de extorsionar a los narcotraficantes de sus regiones entre ellos ‘Diego Vecino’, ‘Jorge 40’ e incluso al mismo Mancuso.

Supuestos “socios” comerciales


El ex jefe paramilitar entregó una lista de varias empresas nacionales e internacionales que presuntamente entregaron dinero a las autodefensas.

Aun cuando no suministró nombres, dijo que se habían reunido con directivos de la empresa Postobón con quienes acordaron pagar a las Auc para que los dejaran distribuir sus productos en las zonas de control paramilitar. Explicó que 'Jorge 40’ y Raúl Hasbún acordaron con la empresa de bebidas pagar un impuesto de 10 millones de pesos mensuales a las AUC. También dijo que se había reunido con distribuidores locales de Bavaria, con quienes acordaron pagar mil pesos por cada canasta de gaseosa que se vendiera, todo a cambio de seguridad.

La versión de Mancuso coincide con la entregada por Raúl Hasbún en una versión del 24 de febrero pasado en la que aseguró que Postobón y empresas de gas por medio de amenazas y presiones, financiaron al bloque Bananero de las Auc.

En ese entonces, Verdad Abierta consultó a un directivo de Postobón en Medellín sobre el asunto, pero dijo que no tenía autorización para hablar del tema y que, de haber algún pronunciamiento, lo haría el grupo empresarial (Organización Ardila Lulle), en Bogotá, previo concepto jurídico de sus abogados.

Mancuso también aseguró que las empresas lecheras Proleche y Cicolac entregaron dineros a ‘Jorge 40’ una vez éste quedó encargado del bloque Norte en 1997. Además que las empresas de transporte Copetran y Brasilia también dieron dineros a las Auc.

Mancuso le sugirió al Fiscal octavo de la Unidad de Justicia y Paz que le pregunte a ‘Jorge 40’ y Raúl Hasbún sobre los nombres de los empresarios presuntamente involucrados.

Cerca del final de su primer día de versión libre, de los tres que tiene programados, Salvatore Mancuso habló de las empresas bananeras que financiaron a los grupos paramilitares, entre ellas Chiquita Brands, que ya ha reconocido en un informe interno de la empresa haber hecho pagos de extorsión a la guerrilla y contribuciones a las autodefensas en Colombia. Según la empresa, era la única forma de poner a salvo la vida de sus empleados.

El ex jefe paramilitar mencionó que en 1997, el vicepresidente de Chiquita, Charles Kaiser, se reunió con Carlos Castaño en Medellín en el barrio El Poblado. En esa ocasión, Castaño se ausentó de una reunión en la que se encontraba Mancuso para atender al ejecutivo de Chiquita quien iba en compañía de Raúl Hasbún.

Chiquita se declaró culpable de hacer negocios con terroristas y hasta la fecha ha pagado 10 millones de dólares en multas de los 25 millones que le han impuesto. Todavía enfrenta 10 procesos penales a nivel federal que suman miles de millones de dólares por daños y perjuicios. (ver artículo completo)

Según el testimonio del ex jefe paramilitar la mayoría de las empresas bananeras de Urabá presuntamente entregaban 3 centavos de dólar por cada caja de banano que exportaban.

Robo de Gasolina

El ex jefe extraditado contó cómo las Auc se ingeniaron, en complicidad con agentes de la policía y funcionarios de Ecopetrol, un sistema para robar combustibles en el oleoducto Cartagena-Coveñas.

“El robo era constante, recibíamos 10 millones de pesos por cada mula cargada de gasolina, la misma "empresa" - refiriéndose a las Auc- vendía un tinte especial para que el combustible robado no fuera identificado y (los funcionarios de Ecopetrol) nos entregaba los sellos que utilizaba para su comercialización”, aseguró Mancuso.

El emisario del ‘Gordo García’


Otro tema que se trató en la versión libre tiene que ver con la presunta visita que recibió Mancuso en la cárcel de alguien que se presentó como abogado del ex senador Álvaro García Romero, político que actualmente se encuentra en juicio por sus presuntos vínculos con grupos paramilitares.

Según el paramilitar, el emisario de García fue José Carlos Barraza Farak, actual gobernador de Sucre, quien le solicitó que declarara a favor del ex senador Álvaro García Romero, conocido como el gordo.

Barraza Farak le pidió, según el relato de Mancuso, que aceptara que el ‘Gordo García’ no había ido a una reunión en la finca de “Las Canarias” en 1997 donde varios ganaderos decidieron apoyar a las autodefensas; y además que declarara que el político jamás se reunió con el jefe paramilitar Rodrigo Mercado Peluffo, alias ‘Cadena’.

Ante la petición de Barraza, Mancuso le dijo a la Fiscalía que le constaba que el gordo García no se hizo presente en la reunión de “Las Canarias” porque él asistió y no lo vio, pero que no podía declarar lo mismo sobre las reuniones que pudo mantener el político con ‘Cadena’.

La conversación entre Barraza y Mancuso aparentemente fue grabada en uno de los dos Ipods que el ex jefe paramilitar perdió en sus centros de reclusión y que son investigados.

Será labor de las autoridades corroborar las declaraciones de Salvatore Mancuso y determinar si sus señalamientos a empresas, políticos y narcotraficantes son verdaderos.

Tags: Salvatore Mancuso, Bloque Norte, Bloque Córdoba, Bloque Catatumbo