"Ex milicianos nos señalaron víctimas en Corinto": alias 'Lápiz'

Durante una versión en Justicia y Paz, Alexander Saavedra, del Bloque Calima, confesó cómo los paramilitares controlaron e infundieron terror en ese municipio del norte de Cauca.

Alias 'Lapiz' ingresó como patrullero al Frente La Buitrera y con el paso del tiempo se convirtió en jefe de urbanos en Florida, Valle del Cauca. Imagen: VerdadAbierta.com, foto de Corinto tomada del site municipal. En la mayor parte de su vida como paramilitar, Alexander Saavedra, alias 'Lápiz', estuvo bajo las órdenes de alias 'Giovanni', el desmovilizado de las Auc que tras dejar las armas se convirtió en el temido jefe de la banda criminal de Los Urabeños.

Saavedra se enlistó en el Frente La Buitrera del Bloque Calima huyendo de la violencia de la guerrilla en el sur de Valle del Cauca en el año 2000, y como patrullero de ese grupo, marchó por la zona rural de Palmira y sus alrededores.

Durante la diligencia judicial el exparamilitar trató de enunciar los crímenes en los que participó o de los que se enteró durante su permanencia en el monte, pero la memoria lo traicionó y tan sólo pudo confesar dos masacres.

Alias 'Lápiz' le contó a la Fiscalía 53 de Justicia y Paz que estuvo durante dos años en el Frente La Buitrera, hasta que a finales de 2002 fue trasladado al Bajo Calima, para reforzar al Frente Pacífico (grupo que delinquió en los municipios de Buenaventura y Calima) durante más de seis meses.

Cuando regresó a la zona rural de Palmira, alias 'Giovanni' le dijo que le tenía “trabajo” en Cauca y lo envió al municipio de Corinto como patrullero urbano. El desmovilizado estuvo en esa población entre junio y octubre de 2003, cumpliendo la siguiente sentencia: “si era 'guerrillos', eran objetivo militar”.

Para determinar quiénes eran los supuestos guerrilleros, colaboradores o simpatizantes de la subversión, de acuerdo con la confesión de alias 'Lápiz', los hombres del Bloque Calima contaron los señalamientos de un grupo de cuatro milicianos de las Farc que cambiaron de bando. 

Con la información de los 'conversos', los urbanos de Corinto asesinaron a plena luz del día o en la noche a sus víctimas sin darles la posibilidad de defenderse. “La orden era darles de baja, no recuerdo cuántas personas fueron ejecutadas”, señaló el desmovilizado. (Lea: El recorrido sangriento del Bloque Calima por Cauca)

El ex paramilitar confesó los hechos ante la presencia de cuatro familiares de sus víctimas, quienes estuvieron en la audiencia en vivo por circuito cerrado. Llenos de coraje y en medio de lágrimas, los asistentes defendieron la honra de sus seres queridos y negaron las sindicaciones.

El ahora postulado al proceso de justicia transicional les pidió perdón y señaló que en “ese momento tenía que cumplir las órdenes de sus superiores”. Alias 'Lápiz' confesó cuatro casos de homicidios selectivos y una masacre en Corinto, pero no recordó más crímenes, aunque es consciente de que cometieron más.

La masacre a la que hizo referencia fue cometida a raíz de un “Plan Pistola” que les pidió alias 'Giovanni' porque habían tenido pocos resultados en días anteriores. Con información de uno de los milicianos, 'Lápiz' secuestró a un hombre de avanzada edad que se dedicaba a vender rifas, que fue señalado de ser un guerrillero trasladado del monte por su edad.

Después de interrogarlo, supuestamente el vendedor de rifas dio la ubicación de tres o cuatro hombres más, quienes fueron raptados e interrogados en el escondite de los paramilitares. Al final, todos fueron torturados, asesinados y arrojados a un río.

Luego de este crimen y otros más, los paramilitares tuvieron que salir de Corinto porque las autoridades empezaron a perseguirlos. Por esta razón, según contó el desmovilizado, fue trasladado al municipio vallecaucano de Florida.

Como el jefe de las urbanas de ese municipio tenía problemas judiciales, lo trasladaron a otro sector y en octubre de 2003 le cedieron el mando. Como jefe de urbanos, 'Lápiz' confesó 16 homicidios que cometieron él y sus hombres en Florida.

Entre los crímenes confesados se encuentra el asesinato de un drogadicto que fue ajusticiado por uno de los hombres bajo su mando. Según lo narrado por 'Lápiz' a Justicia y Paz, alias 'Giovanni' “había dado la orden de recoger (asesinar) a todos los jíbaros y viciosos dañinos porque no servían para la sociedad”. 

Además, también confesó el asesinato del administrador de una funeraria que los denunció por extorsión; y el de dos conductores de buses, que fueron señalados por los exmilicianos de ser colaboradores de las Farc y transportarles suministros.

La vida criminal de 'Lápiz' con los paramilitares terminó a mediados de enero de 2004 cuando fue capturado y enjuiciado por las autoridades. Actualmente purga varias condenas por algunos de sus crímenes.

Por último, el desmovilizado contó que retuvo y ordenó asesinar a tres personas en la segunda incursión que hizo el Bloque Calima en Barragán, la cual ocurrió en agosto de 2002. La primera toma ocurrió en diciembre de 2000, cuando un numeroso grupo de paramilitares se tomó el casco urbano de ese corregimiento de Tuluá por casi un mes.

Esta segunda masacre de Barragán será tratada en una futura versión libre con los exparamilitares que participaron en ella y están postulados al proceso de Justicia y Paz. Así mismo, el postulado será versionado nuevamente, después de que haya hablado con sus excompañeros de armas, para que recopile información sobre otros críimenes en los que participaron y pueda hacer memoria.

* Las autoridades deben verificar la veracidad de las declaraciones hechas por el postulado en las versiones libres, que son la etapa inicial del proceso judicial en Justicia y Paz. En ésta confesó 35 asesinatos y tres masacres.