‘El Gurre’ comenzó a hablar en la Fiscalía (El Nuevo Día)

Walter Ochoa Guisao, alias ‘El Gurre’, comenzó con la primera de sus versiones en el proceso de Justicia y Paz al que se acogió desde el momento de su desmovilización, pero que luego se vio interrumpido al momento de ocultarse de la justicia, debido a unas órdenes de captura en su contra.

En Breve: Durante su primera diligencia ante Justicia y Paz, 'El Gurre' contó cómo ingresó a las ACMM, cómo era su financiación y cómo se creó el Frente Omar Isaza (FOI). También dijo que algunos de sus hombres se habían excedido cometiendo diferentes crímenes.

Sitios que mencionó: Talleres (La Dorada, Caldas), Fresno, Herveo, Mariquita, Falan, Palocabildo, Casabianca, Honda y Guayabal (Tolima)

Paramilitares mencionados: Ramón Isaza, Omar Isaza, 'Memo', 'El Costeño'

Políticos mencionados: José Luis Laverde

'El Gurre', comandante político del Frente Omar Isaza, durante su primer día de versión libre en Justicia y Paz. Foto: Diario El Nuevo Día

Según dijo, se entregó y permaneció varios meses en la cárcel, pero luego fue dejado en libertad, sin embargo, meses después la Fiscalía volvió a emitir una orden de captura y decidió ocultarse, hasta hace unos días cuando se entregó en Puerto López, Meta.

Walter Ochoa comenzó contando la historia de su visa y las razones por las que se dice era "hijo adoptivo" de Ramón Isaza, alias 'El Viejo', de lo que aseguró que era más por razones afectivas, porque en realidad fue adoptado por una familia que le dio los apellidos Ochoa Guisao, porque en realidad su nombre es Walter Ignacio Lastra García.

‘El Gurre’ dijo que conoció a Ramón Isaza cuando tenía 14 años y empezó a ir al sitio donde vivía, momento desde el que le dijo que quería pertenecer a las AUC, pero este se negó a permitirlo, hasta cuando cumplió la mayoría de edad.

Desde ese momento dijo que siempre ocupó un lugar especial en la organización, entre ellos, el de ser escolta personal del hijo de Isaza, Omar Isaza, alias ‘Teniente’, quien después falleció en un "accidente", cuando se estallaron varias granadas que llevaba en el carro en el que se movilizaba.

Después de varios meses de estar en este cargo, ‘El Viejo’ lo puso en su escolta personal y así fue ascendiendo hasta ser nombrado como Comandante Político Orgánico de las AUC.

Aseguró que Ramón Isaza conformó su propio grupo, el de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio, luego de la muerte del máximo comandante de las Autodefensas, se conformaron varios grupos e Isaza se hizo cargo de uno de ellos, que posteriormente se vio en la necesidad de expandirse hasta el límite entre Caldas y Tolima.

Fue ahí cuando surgió la necesidad de conformar el grupo que se haría cargo de esta zona del departamento, y en una reunión que se hizo en el sitio conocido como Talleres, en La Dorada, se llegó a la conclusión que debía llamarse Frente Omar Isaza, en honor al hijo del comandante Ramón.

Es ahí mismo donde se toma la decisión de incursionar al mayor número de municipios de el Tolima, donde las FARC estaban cogiendo cada vez más fuerza y fue así como decidieron que llegarían a Fresno, Herveo, Mariquita, Falan, Palocabildo, Casabianca, Honda y Guayabal, en el año 2000.

Para lograr este fin, nombraron a varias personas como comandantes que, según dijo, posteriormente se desbordaron en sus acciones que, al parecer, no eran políticas de las AUC.

Así lo hizo saber para referirse a las masacres y otros delitos cometidos por los paramilitares, que se suponía, eran sus políticas como jefe de esta área en el FOI, iban en contra de lo que buscaban, que era supuestamente defender a la comunidad de las acciones de la subversión.

Financiación
‘El Gurre’ dijo al Fiscal de la Unidad Nacional de Justicia y Paz que el FOI consiguió sus recursos basándose en las "cuotas obligatorias" o extorsiones a los ganaderos y comerciantes de los municipios donde se encontraban, a cambio de la supuesta seguridad que prestaban.

Adicionalmente, exigían dinero a los grupos de delincuentes que se dedicaban a hurtar combustible en el poliducto de esta zona del departamento y a quienes hacían piratería terrestre.

Sin embargo, admitió que un porcentaje de las contrataciones que las Alcaldías de estos municipios hacían debía estar destinadas a las AUC, donde afirmó que algunos alcaldes y políticos de la zona pedían favores a los paramilitares y después también devolvía dichas ayudas haciendo lo mismo con ellos.

En este caso, el Fiscal indagó varias veces por nombres de estos funcionarios y políticos, pero aseguró que solo sabía que eso se hacía, pero como él no tenía estudio a estas reuniones enviaban a quienes tenían como entenderse con ellos, uno de esos, alias ‘Memo’. No obstante, dijo recordar los nombres de dos políticos que eran fieles colaboradores de las AUC, José Luis Laverde y uno más de apellido Molano.

Precisamente este comandante, Luis Fernando Herrera, alias ‘Memo’, fue uno de los que más se excedió en las acciones cometidas, precisamente las masacres de Frías, Pescadores, Cazadores, entre otras, por esa razón Ramón Isaza lo mandó a llamar junto con alias ‘El Costeño’, quienes, supuestamente fueron asesinados por otros jefes paramilitares.

En total fueron seis horas de versión, en las que ‘El Gurre’ también señaló algunos de los bienes que va a entregar, entre esos una casa de recreo en Fresno; pero este es sólo el comienzo del proceso de este hombre de 38 años de edad, que pasó 26 de ellos en las AUC y que seguirá hoy, cuando aceptará, por línea de mando, las masacres de Cazadores, Pescadores, Frías, La Parroquia, Mangostinos, La Leonera, (todas ellas en el Tolima), y la de Mucamba.

Contradicciones
Aunque durante todo el día, Walter Ochoa Guisao manifestó su interés por decir la verdad y esclarecer muchos hechos, en varias oportunidades el Fiscal tuvo que hacerle varios llamados, porque se contradecía en sus declaraciones, incluso, no coincidía en las fechas que suministraba.

Una de las principales contradicciones estuvo enmarcada en el hecho que insistía en asegurar que siempre fue paramilitar raso, y sólo fue nombrado comandante político porque era el encargado de hablar con la comunidad y las tropas, pero no porque tuviera mando.

Esto hizo que el Fiscal le exigiera que justificara la razón por la que se auto nombraba como comandante, si siempre dijo no saber lo que hacían los frentes. Así lo dijo toda vez que en la versión prevista para hoy aceptará su responsabilidad en las masacres que cobraron la vida de más de 50 personas.

El ente investigador le recordó que debía solo decir la verdad, porque admitir hechos delictivos no ocurridos u omitir algunos le podría acarrear su expulsión de la ley de Justicia y Paz y ser juzgado por la justicia ordinaria, por lo que tuvo que aclarar su situación y admitir ser comandante y tener conocimiento de muchos hechos.

Publicado en El Nuevo Día 14/07/09