Víctimas, cara a cara con Ramón Isaza en Puerto Triunfo

Durante dos días, más de 330 personas se dieron cita en este municipio antioqueño para averiguar por el paradero de sus familiares desaparecidos y encontrarse cara a cara con quienes fueron los jefes de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio.

300 pto triunfo2Desde las ocho de la mañana del pasado jueves, decenas de personas comenzaron a formar una fila en las afueras del Coliseo de Puerto Triunfo, Antioquia. La mayoría eran vecinos de este municipio, pero otros llegaron de La Dorada, Caldas, y algunos más hicieron un viaje más largo, desde Medellín, Ibagué y Bogotá. Todos ellos tenían en común que fueron víctimas de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (Acmm).

Ramón Isaza, el ex jefe de este grupo paramilitar, quien era conocido por todos en la región, regresó por primera vez a Puerto Triunfo desde su desmovilización en febrero de 2006, pero esta vez para pedir perdón por sus acciones y las de su grupo armado ilegal, así como para responder las preguntas de las víctimas. El encuentro hace parte del proceso de justicia transicional en el que las víctimas detallan, ante sus victimarios, cuáles fueron los daños que sufrieron tras la violencia aplicada por ellos.

“Este es un momento histórico para nuestro pueblo, hace unos años nadie se habría imaginado que las víctimas íbamos a ser capaces de denunciar y reclamarles, y mucho menos que ellos nos pedirían perdón”, dijo Jenny Castañeda Mejía, Coordinadora de la Mesa de Víctimas en Puerto Triunfo. Semanas antes, esta mujer, junto a otro grupo de líderes, fue de casa en casa para animar a los pobladores a que hicieran sus preguntas y contaran sus tragedias frente a sus victimarios.

Así lo hicieron, por ejemplo, varios jóvenes que quedaron huérfanos cuando eran niños y querían saber más sobre la muerte de sus padres y, en algunos casos, encontrar sus restos. Vanessa* tenía 12 años cuando vio por última vez a su mamá antes de que un grupo paramilitar la sacara de su casa a la fuerza. Era la mayor de seis hermanos y desde entonces empezó a trabajar para mantener a su familia. 20 años después tuvo la fuerza de preguntarle a Ramón Isaza por los restos de su madre.

Por su parte Jairo*, quien tenía solo tres meses de nacido cuando los paramilitares le dispararon a su padre, se asombró con cada uno de los relatos y aseguró que hasta ahora empieza a dimensionar la violencia que padeció su pueblo no hace más de una década. (Ver: La máquina de guerra de Ramón Isaza)

Algunas de las víctimas nunca habían asistido a las audiencias en el proceso de Justicia y Paz y esta era la primera vez que hablaban en público de su tragedia. “Fue un impacto muy grande, entrar y ver a ese hombre en mi pueblo fue volver instantáneamente al pasado”, dijo una de las víctimas.

A la audiencia también fueron llevados los ex paramilitares Oliverio Isaza, conocido como ‘Terror’, oriundo de Puerto Triunfo; el yerno de Ramón Isaza, Luis Eduardo Zuluaga, alias ‘MacGuiver’; y Walter Ochoa Guisao, alias 'El Gurre'. Todos ellos dirigieron frentes de las Acmm en algunos municipios de Antioquia, Caldas y Tolima.

La verdad que no llega
La mayoría de las víctimas de este grupo paramilitar sufrieron el drama de la desaparición forzada. Los pobladores de Puerto Triunfo recuerdan una camioneta negra, que algunos llamaban ‘la móvil’, que por lo general llegaba en las tardes o en las noches. “Cuando escuchábamos ese motor, ya sabíamos que alguien iba a desaparecer”, dijo una persona del pueblo.

En este proceso, los exparamilitares de las Acmm han aceptado más de 160 desapariciones, pero la Fiscalía ha identificado cerca de 1.500 casos. Las víctimas exigen establecer el paradero de los cuerpos de sus familiares, llamado que ha sido reiterado en varias audiencias. En el caso de Puerto Triunfo y otros municipios cercanos al río Magdalena, los postulados admitieron que la mayoría de los cuerpos fueron arrojados al río. (Ver: La verdad que claman las víctimas del Magdalena Medio)

Pero esa no es la única dificultad para encontrar los cuerpos. Una más tiene que ver con mandos medios de las Acmm que perpetraron muchos de los crímenes y no están vinculados al proceso de Justicia y Paz, por lo que no están obligados a declarar; y la otra se refiere a que algunos desmovilizados que han viajado con funcionarios de la Unidad de Exhumaciones de la Fiscalía a las zonas donde operaron militarmente para ubicar las fosas donde arrojaron los cuerpos de sus víctimas, ya no reconocen los sitios porque ha sido transformado considerablemente. (Ver: ¿Dónde están los desaparecidos del Magdalena Medio)

Las investigaciones de la Fiscalía tampoco han avanzado igual para todos los casos, pues decidieron enfocarse, inicialmente, en hechos ocurridos en el departamento del Tolima, donde operó el Frente Omar Isaza de las Acmm, mientras están pendientes por aclarar varios hechos del Frente Central, que corresponden a los crímenes que los hombres de Ramón Isaza cometieron desde los años 80 hasta el 2000 en buena parte de la región del Magdalena Medio.

Los postulados se han comprometido una y otra vez a reunirse con otros desmovilizados que están detenidos para aclarar el paradero de los cuerpos, pero en la mayoría de los casos las víctimas sienten que no han cumplido con su palabra, “A mí me han dicho lo mismo desde una versión en 2009 y se han comprometido a ayudarme y hasta ahora nada”, dijo el familiar de uno de los desaparecidos.

La magistrada Uldi Teresa Jiménez, quien presidió la audiencia en Puerto Triunfo, le recordó una vez más a los ex paramilitares su responsabilidad: “El compromiso de ustedes es con la verdad, tienen que hacer todo para localizarlos. Si no es así no podemos hablar ni de Justicia, ni de Paz”.

La Fiscalía, sin embargo, resaltó que con la presencia de las víctimas en esta audiencia se tomaron 70 muestras biológicas de ADN que se podrán comparar el material genético de los cientos de desaparecidos que ha encontrado el ente investigador y cuyos restos se encuentran en proceso de identificación.

El miedo a su regreso
Luego de la desmovilización de las Acmm en febrero de 2006, los pobladores de Puerto Triunfo y La Dorada dejaron de ver a los jefes paramilitares, pero en la zona siguieron viviendo muchas personas que ocuparon mandos medios en este grupo armados.

En Puerto Triunfo vivía la mano derecha de Ramón Isaza, quien era conocido con el alias de ‘Popocho’, y muchos de sus habitantes supieron de su entierro el año pasado, luego de que falleciera de causas naturales.
Los pobladores de La Dorada aseguran que en Las Ferias, un barrio popular del pueblo, los ex paramilitares son los nuevos prestamistas gota a gota. Y según relata la madre de una mujer desaparecida, a diario ve al hombre que se llevó a su hija, pues es el celador de una empresa en Rioblanco, Tolima.

Las víctimas de la región tienen claro que faltan pocos meses para que los ex paramilitares de las Acmm que están en la cárcel sean dejados en libertad, ya lo han escuchado en las noticias y sus defensores se los han explicado en varias oportunidades. Todos suponen que van a volver a la región y lo único que piden es que no vuelvan a delinquir.
“Si tenemos la fuerza de pararnos acá frente a ustedes y perdonarlos de corazón, lo único que pide es que por favor ustedes nos prometan que no va a pasar lo mismo”, dijo Arcesio López, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Pocitos de San Francisco, Antioquia.

A este llamado se unió Juan Guillermo Garcés, propietario de varias haciendas en el Magdalena Medio, quien tuvo que salir exiliado del país por un tiempo luego de que los paramilitares lo amenazaron y se apropiaron de algunos de sus predios. “Sabemos que van a salir libres y los queremos en la región, pero los queremos como civiles que vengan a ayudar a sacar adelante la región”, dijo.

La magistrada le pidió a los exparamilitares que uno a uno no solo le pidieran perdón a todos los presentes, sino que hicieran una declaración pública de que no iban a volver a empuñar las armas como se ve en el siguiente video, grabado por VerdadAbierta.