Lo que dejó Viviane Morales en Justicia y Paz

En un año, la saliente Fiscal Viviane Morales logró agilizar las audiencias y las condenas en Justicia y Paz. Sin embargo, los esfuerzos por evacuar los procesos contra los más de 4.000 desmovilizados de los paramilitares parecen ser insuficientes.
  
Viviane Morales renunció a la Fiscalía después de que se cayera su elección por vicios de forma en la Corte Suprema de Justicia.

Desde que llegó a la Fiscalía, el 13 de enero de 2011, Vivian Morales asumió el reto de definir la situación judicial de más de 4 mil desmovilizados. Fue entonces cuando la Unidad de Justicia y Paz apretó las riendas de los procesos y en un año dobló el número de audiencias y condenas contra los ex paramilitares y ex guerrilleros desmovilizados.

Así lo indican las cifras presentadas por la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, en su más reciente informe de gestión (Ver informe). El documento muestra que en lo corrido de 2011, la Fiscalía logró que se profirieran 4 sentencias contra 7 postulados, dos de ellas, las de Fredy Rendón Herrera alias ‘El Alemán’ y la de Édgar Ignacio Fierro alias ‘Don Antonio’, en las que se esclarecieron crímenes como el reclutamiento de menores en el Urabá y las masacres cometidas por el Bloque Norte en la Costa Caribe.

Así mismo, durante 2010, se realizaron 8 incidentes de reparación, 152 formulaciones de cargos y 601 audiencias de imputación a 615 postulados, diligencias en las que se imputaron 6.388 crímenes que dejaron 35.475 víctimas directas y sobrevivientes. 

Una cifra importante, pero insuficiente teniendo en cuenta los 4.643 postulados esperando que les definan su situación judicial y 372 mil víctimas esperando verdad, justicia y reparación.

Frente a este gran número de víctimas y victimarios, la Fiscal Morales propuso, a través de una reforma a la ley de Justicia y Paz, priorizar los casos más relevantes de acuerdo con las víctimas, la gravedad de los crímenes, y el rango y la condición de los desmovilizados (es decir a los paramilitares y guerrilleros que más tuvieran conocimiento de los hechos).

Con el proyecto, que hace curso en el Congreso, se pretende agilizar el trámite de los procesos contra los desmovilizados, unificando audiencias, algo que sin lugar a dudas es una prioridad si se quiere reducir el tiempo de este proceso de Justicia Transicional. Ver (El año decisivo para Justicia y Paz)

Para Andreas Forer, director del proyecto ProFis de la cooperación alemana, aunque en 2011 el balance de la Fiscalía fue positivo, la justicia colombiana debe ser más pragmática y menos oficialista a la hora de juzgar a los más de 4.000 desmovilizados acogidos a Justicia y Paz.

Lo que quiere decir Forer es que para que Justicia y Paz funcione es indispensable que se reduzcan las audiencias para los desmovilizados y que se prioricen los casos mas relevantes, es decir es urgente que se apruebe la reforma para agilizar los trámites de Justicia y Paz.

Sin embargo, María Camila Moreno, directora del ICTJ en Colombia, asegura que los problemas de Justicia y Paz van más allá de la eficacia de la Fiscalía. En entrevista con VerdadAbierta.com, Moreno explicó que pese al aumento de las sentencias o de la agilidad en las audiencias, en Justicia y Paz debe haber un cambio de enfoque.

Lo que la experta plantea es un cambio que incluya la investigación de múltiples crímenes (crímenes de sistema), de aparatos organizados y sus relaciones con otros sectores de la sociedad. Esta reforma debe darse con el fin de conocer la verdad sobre quienes estuvieron detrás del paramilitarismo y cuáles fueron sus intereses.

Asimismo, para cumplir con las metas de la Justicia transicional en Colombia, hay que reorientar el proceso hacia los máximos responsables de las atrocidades cometidas por las autodefensas en Colombia, según Moreno, esto implicaría desarrollar una estrategia de selección y priorización para procesar a los desmovilizados que puedan aportar, la mayor información posible. Un punto contemplado en la reforma.

En este sentido, según la experta, la Fiscalía debe diseñar una herramienta de investigación más eficaz, que incluya un enfoque regional para la investigación de los crímenes de los paramilitares y no una investigación de crímenes por bloques como actualmente se desarrolla.

Las sentencias de Justicia y Paz en el 2011
En 2010, y después de casi cuatro años de estar en funcionamiento Justicia y Paz, la Fiscalía solo había logrado dos sentencias, una contra Edward Cobos Téllez, alias ‘Diego Vecino’ y Uber Banquez Martínez, alias ‘Juancho Dique’ por la masacre de 11 personas y el desplazamiento de 1.500 más en Mampuján, Bolívar, y la otra contra Jorge Iván Laverde alias ‘El Iguano’. Anterioremente, en 2009 se había logrado la sentencia Wilson Carrascal alias 'El Loro'.

Pero en lo corrido del 2011, en Justicia y Paz, los tribunales dictaron el doble de sentencias contra siete ex paramilitares, entre ellos Freddy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’, comandante del Bloque Elmer Cárdenas y Edgar Ignacio Fierro Flórez, alias ‘Don Antonio’, comandante del Frente José Pablo Díaz del Bloque Norte de las Auc.

El 7 de diciembre, ‘El Alemán’ se convirtió en el primer comandante paramilitar en ser condenado en Justicia y Paz.

La Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá lo halló responsable del reclutamiento de 309 menores de edad, y de los delitos de homicidio en persona protegida, secuestro agravado, concierto para delinquir agravado, fabricación, tráfico y porte de armas y municiones, y utilización ilegal de uniformes de uso privativo. ‘El Alemán’ fue condenado a 54 años de prisión, sin embargo la justicia transicional le concedió la máxima pena alternativa dentro de ‘Justicia y paz’, que es de 8 años de cárcel. (Ver: ‘El Alemán’ el primer ‘peso pesado’ condenado en Justicia y Paz)

En el mismo mes, Édgar Ignacio Fierro, alias 'Don Antonio', ex jefe del Frente José Pablo Díaz y segundo de Rodrigo Tovar Pupo alias 'Jorge 40', fue condenado por los delitos de homicidio en persona protegida, reclutamiento ilícito de menores, porte ilegal de armas, desplazamiento, desaparición forzada, acceso carnal violento, secuestro simple, tortura y extorsión, crímenes que fueron cometidos entre marzo de 2003 y marzo de 2006 y que dejaron casi un millar de víctimas en los pueblos de la Costa Caribe Colombiana. (Ver La primera sentencia de ‘Don Antonio’ en Justicia y Paz)

En diciembre también fueron condenados José Rubén Peña Tobón alias ‘Lucho’, jefe de compañía del Bloque Vencedores de Arauca, quién fue condenado a 40 años de cárcel, que serán reducidos a 8 años de pena alternativa.

Alias ‘Lucho’ fue el primer paramilitar en ser condenado por la violación de dos menos de edad. El desmovilizado también fue responsabilizado por los delitos de homicidio en persona protegida, desplazamiento forzado, desaparición forzada y concierto para delinquir, crímenes que dejaron 154 víctimas en el departamento de Arauca. (Ver: Dictan primera condena en Justicia y Paz por delitos sexuales)

En la misma sentencia del Tribunal de Justicia y Paz, fueron condenados los patrulleros Wilmer Morelo Otero Catro alias ‘El Boqui’ y José Manuel Hernández Calderas, alias ´Platino’, desmovilizados del Bloque Vencedores de Arauca, responsables de crímenes contra 270 personas.

En junio de 2011, fue condenado Amaris Machado Ortíz, alias ‘Cabo Machado’, encargado del entrenamiento de los integrantes del Frente fronteras del Bloque Catatumbo, a una pena alternativa de 6 años de cárcel.

Finalmente, en diciembre la sala también profirió sentenciae contra Andrés Mauricio Torres León patrullero del frente Mártires del César, por varios crímenes que dejaron 127 víctimas.

En total en las sentencias proferidas durante el 2011, en Justicia y Paz se reconocieron 2.595 víctimas del accionar de los paramilitares en el país. Además abordaron temas claves para entender la  guerra en Colombia, entre ellos el reclutamiento forzado de menores, en el caso del ‘Alemán’ y los delitos sexuales, en la sentencias contra los patrulleros del Bloque Vencedores de Arauca.   

Las víctimas y su reparación
En cuanto a las más de 370 mil víctimas de los paramilitares, que siguen sin tener aun una reparación por los crímenes cometidos por los paramilitares, durante 2011, la Fiscalía creó e impulsó dos nuevas sub-unidades élites, una para la atención y orientación para los sobrevivientes y la otra para la persecución y localización de bienes para su reparación. Esta iniciativa marcó un viraje en cuanto a las víctimas se refiere.

En mayo del año pasado, la Fiscalía conformó la sub-unidad para la Persecución de Bienes para la Reparación de las Víctimas que busca identificar y asegurar los inmuebles o propiedades que fueron despojados de las víctimas por los grupos paramilitares. 

En el 2011, esta dependencia logró identificar 4.051 bienes que no habían entregado los desmovilizados, los cuales podrán ser utilizados para la reparación de las víctimas. En este tema hasta el momento la UJP ha logrado restituir 20 predios y ha radicado 136 solicitudes de restitución ante la magistratura de Justicia y Paz. 

Además desde octubre de 2011, la Fiscalía puso en funcionamiento otra dependencia encargada del registro, la atención integral y la orientación a víctimas, la cual busca mejorar el acceso a la justicia para las víctimas y sus mejorar el cumplimiento de los derechos a la verdad, justicia y reparación. Sin embargo, este es un asunto cuya competencia no corresponde al ente acusador, razón por la que se han generado algunas críticas de expertos que aseguran que la atención a las víctimas es competencia de entidades como la Defensoría de Pueblo.

En cuanto a la sub-unidad de desaparecidos de la Fiscalía, en 2011 se exhumaron 513 fosas y se encontraron 668 cuerpos. También se logró la identificación de 307 cadáveres y la entrega de 319 cuerpos a familiares.

Andreas Forer aseguró Verdadabierta.com, que de por sí el trabajo de exhumaciones realizadas por la Fiscalía son un buen indicador en su gestión.

Otras cifras de Justicia y Paz
En cuanto a los guerrilleros postulados en Justicia y Paz, en un año, 2011, casi que se doblaron el número de versiones libres, es decir se escucharon a 258 postulados en comparación con las 174 que se recibieron entre 2007 y 2010.

Además se realizó la imputación de cargos a 68 desmovilizados a quienes se responsabilizó de 770 hechos.

Sobre la compulsa de copias, la Fiscalía trasladó a la justicia ordinaria para su respectiva investigación 203 casos contra políticos, 222 casos contra militares, 69 casos contra funcionarios públicos y 3.189 casos contra otras personas por presuntos sus nexos con paramilitares.

Los que demuestran los estos datos, es que un número muy alto de compulsas se han generado desde Justicia y Paz. Sin embargo, aún no existe un mecanismo que siga los procesos de personas que presuntamente se aliaron y financiaron el paramilitarismo.

Aun falta que la Fiscalía realice una investigación para establecer las razones por las que particulares, funcionarios y políticos se aliaran con los paramilitares y los intereses que estuvieron detrás de este fenómeno. Según la experta María Camila Moreno es necesario que se cree una unidad que le haga seguimiento a la compulsa de copias que salgan de Justicia y Paz para así evitar la impunidad.

Las cifras en general muestran que durante la gestión de Morales, la Fiscalía buscó agilizar el proceso, con el fin de judicializar más rápido a los responsables de miles de víctimas en Colombia, y mejorar las condiciones de las víctimas de los paramilitares. No obstante,  definir la situación de los más de 4.000 postulados a Justicia sigue siendo enorme y casi imposible proceso de culminar en un corto plazo.
 
Lo preocupante, más allá de los cambios que debe plantease en Justicia y paz, es que la nueva interinidad a puertas en la Fiscalía, no retrase los procesos que vienen agilizándose desde la gestión de la ex fiscal Morales.