Avances y retrocesos de la reintegración de excombatientes en Bogotá

Se calcula que para comienzos del 2009, en la capital de la república habitaban aproximadamente 4.620 excombatientes, vinculados al Programa de Atención al Proceso de Desmovilización y Reintegración.

Fundación Ideas para la Paz 

Bogotá es una de las ciudades que más concentra desmovilizados de grupos armados en Colombia. Por esta razón durante los primeros seis meses de este año, el distrito destinó cerca de 1.032 millones de pesos, con el fin de que se realicen en la ciudad proyectos y programas de atención a desmovilizados en procesos de reintegración. Además la Alcaldía ha diseñado proyectos con las comunidades e instituciones receptoras de esta población.

Según las cifras reportadas por la Secretaria de Gobierno Distrital, hoy por hoy, permanecen 11.340 personas, incluyendo las familias de los desmovilizados, en la ciudad. De esta población, aproximadamente 4.000 personas serían hijos y jóvenes de excombatientes, siendo el 64.4% menores de edad.

Adicionalmente, el 82% de excombatientes que habitan en Bogotá, se desmovilizaron de manera individual y voluntaria.

El programa de la Alcaldía integró las Secretarias Distritales de Salud, Educación, Integración social,  Desarrollo económico, y Cultura Recreación y Deporte, que invierten cerca de 12 mil millones de pesos aproximadamente, con el fin de soportar la necesidades de las poblaciones de desmovilizados.

De otra parte, los principales barrios receptores de reinsertados son Ciudad Bolívar, Rafael Uribe, Kennedy, San Cristóbal,  Bosa, Engativa, Usme, Suba, Mártires, Santa Fe y Candelaria.

Aunque el tema de la seguridad no deja de ser una preocupación para los ciudadanos capitalinos, las políticas de reintegración del programa de la Alcaldía afirman mitigar el impacto de las comunidades en sus zonas de ubicación. No obstante en el primer semestre del 2009, tres hombres en procesos de reincorporación a la vida civil fueron asesinados el Bogotá, dos al parecer por venganzas y el otro, envuelto en una riña.

¿Qué dicen los reinsertados que viven en Bogotá?

Para los desmovilizados que viven en Bogotá las iniciativas de reincorporación al vida civil carecen de un estrategia de retroalimentación que puede hacer visibles los errores en este proceso. Según ellos la labor de la Alcaldía en ese sentido ha sido bastante discutible y posiblemente a través de este programa se puede estar haciendo clientelismo.

Además, consideran que el programa de desmovilización aplica los parámetros de reincorporación a la vida civil sin hacer distinción clara para aquellos que estuvieron más tiempo militando en un grupo armado. Adicionalmente el proyecto no tiene un plan de vivienda para desmovilizados, lo cual debería ser parte de un programa completo de reintegración social.

Los excombatientes consideran que es clave trabajar con modelos de integración acordes a las características de las comunidades donde están ubicados.

Adicionalmente, una de las críticas más contundentes, se genera por la falta de participación de los excombatientes en el diseño de las políticas públicas distritales de reintegración. Los desmovilizados quieren que se maneje un concepto más allá de lo económico.
 
Finalmente, la población reinsertada alega que la utilización de los recursos invertidos en las comunidades receptoras, están siendo desviados en la búsqueda de un apoyo político al gobierno distrital y en la consecución de mayores niveles de legitimidad de esta administración.

¿Qué dice la población bogotana sobre la reintegración?

Según varias encuestas realizadas sobre el proceso de reinserción, en general, la población de Bogotá considera como una amenaza para la seguridad la presencia de reinsertados en una zona cercana a sus lugares de vivienda. Este sentimiento está fundamentado en cifras sobre el incremento en la delincuencia y conflictividad en la zonas donde hay presencia de reinsertados.

Es evidente que hay una percepción de la ciudadanía hacia el desmovilizado como una amenaza. Así lo afirma el artículo 'Desmovilización y convivencia local desde el punto de vista de comunidades receptoras' publicado por investigadoras de la Universidad Javeriana , en el que también se afirma que la población civil en Bogotá percibe al reintegrado como un extraño.

De otra parte, es importante destacar, que para el caso de Bogotá, los vacios en los procesos de verdad, reparación y garantías de no repetición para la victimas, generan un ambiente de solidaridad que lleva a las comunidades a rechazar a la población en procesos de reincorporación a la vida civil.

Percepción ciudadana de los reinsertados en el país

Según la II encuesta sobre percepciones y opiniones de los colombianos sobre la verdad, justicia, reparación y reconciliación, realizada por Fundación Social (ver encuesta), la disposición a la reconciliación no es muy alta. El 53% de la población afectada y el 48% de la no afectada manifestaron que no se encontraban en disposición de reconciliarse con la población desmovilizada.

En dicha encuesta se describe que existen factores que afectan el proceso de reconciliación tales como: La falta de credibilidad en el proceso de reinserción por causa del rearme, la falta de garantías de no repetición, la falta de verdad y garantías de las victimas, la percepción sobre beneficios más altos para los victimarios o perpetradores que para las mismas víctimas.

Durante el año 2007, el 46.20% la población de encuestada  en diferentes partes del país incluyendo Bogotá, consideró que la reincorporación productiva y social de los paramilitares había avanzado poco. Por otra parte, el mismo estudio indicó que las disposición de los encuestados de recibir un para en su vecindario es del 44.3%. No obstante, si se trata de recibir a un excombatiente de las autodefensas la población es todavía menos perceptiva, pues solo el 39% eligió una respuesta afirmativa.

Además el estudio afirma que la resistencia de la población civil frente a los desmovilizados se refleja también en las prioridades para las políticas de los últimos cuatro años. Los encuestados escogieron como última opción la variable sobre perdón a delitos graves.

Otras cifras

En cifras de las Alta Consejería para la Reintegración, actualmente en Bogotá 3.753 desmovilizados están recibiendo beneficios económicos.

El pasado mes de mayo, la Secretaría de Gobierno Distrital tenia reportados 3.433 excombatientes en Bogotá, distribuidas en las cuatro oficinas, localizadas en Engativa (347), Rafael Uribe Uribe (1.355),  Kennedy (963) y Ciudad Bolívar (788).