Tribunal acepta expulsar a 'Estafeta', 'Wilson' y 'Tabardillo' de Justicia y Paz

Los ex paramilitares continuaron delinquiendo y fueron condenados después de haberse desmovilizado y por eso no podrán acceder a los beneficios de la justicia transicional. 

desmovilizacion
  
El Fiscal General de la Nación anunció en diciembre de 2012 que pediría la exclusión de 354 exparamilitares. Foto: Semana  

Los magistrados de Justicia y Paz de Bogotá decidieron aceptar la petición de la Fiscalía de sacar dos desmovilizados del Bloque Centauros y otro de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (Acmm) porque tenían condenas en la justicia ordinaria por hechos ocurridos después de la desmovilización. 

Estas tres exclusiones hacen parte de las 354 que, en diciembre pasado, el Fiscal General, Eduardo Montealegre, anunció pediría a magistratura, que es en últimas la que tiene que decidir si los desmovilizados salen del proceso de justicia transicional.

Las víctimas de estos paramilitares deberán acudir ante la justicia ordinaria para que se inicie una nueva investigación. Además, los años que llevan recluidos en la cárcel se descontaran de la pena que les imponga.

El primer caso es el de Wisner Rodríguez Duque, quien es conocido con el alias de ‘Estafeta’. Aunque se desmovilizó con el Bloque Centauros, Rodríguez jamás estuvo en los Llanos Orientales, sino que desde julio de 2004 delinquía en Medellín como parte de una oficina de cobro que manejaba Andrés Arroyave, primo del narcotraficante Miguel Arroyave alias ‘el Arcángel’, quien desde 2001 estuvo al mando del Bloque Centauros.

Esta oficina de cobro se encargaba de manejar los negocios de narcotráfico de Arroyave. A pesar de que los hombres del Bloque Centauros asesinaron a Arroyave en septiembre 2004, su primo Andrés logró enviar un grupo de 20 jóvenes a los Llanos Orientales para que se presentaran en la primera desmovilización del Bloque Centauros el 3 de septiembre de 2005, donde se reunieron los leales a Arroyave.

Sin embargo, el 26 de diciembre de 2008 Rodríguez fue capturado en el barrio Simón Bolívar de Medellín junto a otros tres hombres cuando intentaba hurtar un vehículo. Por estos hechos fue condenado a ocho años de prisión por un juzgado de la capital antioqueña.

Rodríguez no confesó delitos dentro del proceso de Justicia y Paz. Ahora que fue excluido, la justicia ordinaria será la encargada de procesarlo por los crímenes cometidos, incluido la pertenencia a un grupo paramilitar.

El otro desmovilizado excluido es Víctor Alfonso Giraldo, alias ‘Wilson’, quien ingresó al Bloque Centauros en 2004 cuando era menor de edad. Giraldo hizo parte de las milicias urbanas de este grupo que delinquió en San Juan de Arama, al mando de Benjamín Parra Cárdenas, alias ‘Cony’.

Alias ‘Wilson’ hizo parte del segundo grupo de desmovilizados del Bloque Centauros que dejaron sus armas el 11 de abril de 2006, pero fue capturado en septiembre del mismo año por haber participado en el secuestro de un ganadero en Paratebueno, Cundinamarca.

El ex paramilitar fue condenado a 16 años de prisión por un juzgado en Villavicencio. Ahora deberá responder por sus crímenes en la justicia ordinaria, incluidos los homicidios en los que reconoció haber participado como parte del Bloque Centauros.

Por último, los magistrados excluyeron de la justicia transicional a Fabio Nelson Díaz, alias ‘Tabardillo’, quien hizo parte de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (Acmm) desde 1997 hasta febrero de 2006, fecha de su desmovilización.

Díaz no dejó las armas, sino que se unió a la banda criminal que conformó Ovidio Isaza Gómez, alias ‘Roque’, hijo del jefe paramilitar de las Acmm Ramón Isaza. ‘Roque’ también fue excluido del proceso de Justicia y Paz por negarse a comparecer ante la Fiscalía.

‘Tabardillo’ fue capturado en mayo de 2010 y condenado a 4 años de prisión por la posesión ilegal de armamento. Dentro del proceso de Justicia y Paz dijo que había cometido ocho delitos cuando hizo parte de las Acmm, dentro de ellos el asesinato de uno de sus compañeros, pero se negó a seguir declarando al conocer su posible exclusión del proceso.

En ninguno de los casos se presentó oposición por parte de la defensa de los ex paramilitares ni de la Procuraduría.