Las 'escuelas' y finanzas de las Auc en Putumayo

Los paramilitares que delinquieron en esta zona del país instalararon cuatro bases de entrenamiento en la que tenían seis instructores y un sistema virtual de ‘pago de nómina’.
  
El Bloque Sur Putumayo fue uno de los ocho tentáculos que tuvo el Bloque Central Bolívar. Foto Fiscalía

-Así entraron los 'paras' al sur del Putumayo
-Desmovilizado relató cómo fueron las masacres de El Placer y La Dorada
 

En 1998 la Casa Castaño envió al Putumayo un grupo de paramilitares que a partir de 2001 quedaron a cargo de Carlos Mario Jiménez alias ‘Macaco’,

En esa incursión, según se ha conocido en los juicios de Justicia y Paz, las Auc tuvieron por lo menos seis instructores militares y hasta un sistema de ‘pago de 'nómina’ virtual para manejar sus finanzas.

Durante la más reciente audiencia de formulación de cargos* contra Carlos Mario Ospina alias ‘Tomate’ y Álvaro Julio Caicedo alias ‘Bigote’, la Fiscalía 27 documentó ante los magistrados de Justicia y Paz cómo el Bloque Sur Putumayo de las Auc entrenó a los paramilitares y se financió hasta 2006, fecha en que se desmovilizó después de un proceso de negociación con el gobierno.

Las escuelas

Los paramilitares que delinquieron en esta zona del sur del país instalaron cuatro bases donde recibieron instrucción militar. Según lo documentó la Fiscalía, se llamaron Villa Sandra, ubicada entonces en el municipio de Puerto Asís; La Pedregoza, en Puerto Caicedo; Puerto Amor, en El Placer, y El Tigre, que acogió el mismo nombre del pueblo.

La Unidad de Justicia y Paz calculó que en estos lugares se entrenaron 800 personas, la mayoría hombres, teniendo en cuenta el tope máximo de tropa que tuvo este grupo. A partir de versiones libres la Fiscalía identificó entre los principales instructores a Jhon Edwer Hurtado alias ‘Paisa’; Edwin Alberto Romero alias ‘El médico’; Edwin José Díaz alias ‘Bayson’; Luis Carlos Hernández alias ‘Maluco’; Julio César Chaverra alias ‘Miso’ y a Edwar Guarnizo alias ‘Mario Emboscada’. Los desmovilizados también se refirieron también a alias ‘El gringo’, ‘Yair’ o ‘Yasair’, ‘El zarco’, ‘Indio’, ‘Cobra’, ‘Chasquión’, ‘Tayson’, ‘Rambo’, ‘El heleno’ y ‘R-15’.

  
Los instructores paramilitares alias 'Paisa', 'El médico' y 'Bayson'. Foto Fiscalía  

En una versión libre alias ‘El médico’ confesó en Justicia y Paz cómo se realizaba ese entrenamiento. Contó que empezaba a las 4:30 de la madrugada después de levantar a la tropa, que debía entonar un himno y orar. Una hora después trotaban y practicaban gimnasia americana con y sin armas. Después del desayuno y hasta antes de la comida recibían instrucción militar.

“Las instrucciones eran diferentes para los patrulleros y los comandantes. Para los últimos era más complejo y se les enseñaba el don de mando. Es decir, en saber mandar y ganarse el respeto”, leyó la Fiscalía durante la audiencia ante los magistrados de Justicia y Paz.

Según alias ‘El médico’, los paramilitares recibieron también instrucción de alias ‘Cleiser’, un técnico que les enseñó sobre el uso de las comunicaciones y los idiomas con que operan estos equipos. “Al que sobresaliera se le enviaba para el curso de radio-operador”, dijo el ex paramilitar.

La Fiscalía documentó que el Bloque Sur Putumayo tuvo radio-operadores en La Hormiga, Puerto Caicedo, El Placer, Puerto Asís y La Dorada a cargo de alias ‘Chispas’, ‘Nacho o el cabezón’ y ‘Niche’, que delinquían desde hoteles o las casas ubicadas en las partes más altas de los pueblos.

Las finanzas
Como ocurrió con los diferentes grupos de las Auc que delinquieron con el país, el Bloque Sur Putumayo cobró ‘impuestos’ al comercio de acuerdo con las ventas o la importancia que tuvieran los negocios en la región. En una versión libre, Carlos Mario Ospina alias ‘Tomate’ confesó que extorsionaron a empresas de gaseosa, cerveza, mensajería, transporte, supermercados, misceláneas, ferreterías, hoteles, billares, bares y discotecas.

  
La antigua página web del grupo paramilitar mostró cómo se hacían los pagos. Foto Fiscalía  

Según alias ‘Tomate’ y Arnolfo Santamaría alias ‘Pipa’, en Puerto Asís, La Hormiga, La Dorada y Puerto Caicedo cobraron ‘impuestos’ de entre $100 mil y $300 mil pesos al mes, siendo Puerto Asís la excepción por ser el municipio donde las extorsiones fueron más costosas, con rangos entre los $500 mil y $1 millón de pesos los más bajos, y entre $30 y $40 millones los negocios que ellos consideraban más lucrativos como los supermercados y las bombas de gasolina.

En el caso del combustible, “estos carrotanques pasaban por Orito y el Placer y el ‘impuesto’ era entre $300 mil y $350 mil pesos y por el transporte de cada garrafa de20 galones cada una era de $20 mil pesos. Por este lugar pasaban aproximadamente unos 30 a 40 vehículos cargados de gasolina”, dijo alias ‘Tomate’ en versión libre.

Los ex paramilitares confesaron que en por lo menos 12 de los 13 municipios del Putumayo, siendo Villa Garzón la excepción, cobraron extorsiones a los contratistas entre 5% y 10% por cada contrato. “Esta información era aportada por los alcaldes”, leyó la Fiscalía.

Los hospitales tampoco se salvaron. Según alias ‘Tomate’, los paramilitares crearon una empresa ficticia para hacer un supuesto convenio con el Hospital de Puerto Asís por medio del cual obtenían todos los medicamentos que requería el Bloque Sur Putumayo.

Otra de las principales fuentes de financiación del grupo paramilitar fue el cobro al gramaje, es decir, al kilo de cocaína producida en la región. En versión libre, alias ‘Tomate’ y ‘Pipa’ confesaron que por cada kilo que salió del Putumayo cobraron una ‘vacuna’ de $300 mil pesos. Para ello, contaban con un grupo de cómplices llamados ‘comisionistas’ que estaban al tanto de los cobros en los pueblos, entre ellos, alias ‘Gallina’, ‘Patagrande’, ‘Majapo’, ‘Muñeca’ y ‘Zapata’.

Los ex paramilitares contaron que otra forma de financiación fue el secuestro y sus principales víctimas fueron personas acusadas de ser supuestos testaferros de la guerrilla. Según alias ‘Pipa’, el bloque contó con un grupo de urbanos especializado en este delito, entre los que estuvieron alias ‘Rafa Putumayo’, el primer jefe paramilitar del bloque, así como alias ‘Solano’, ‘Carroloco’, ‘Messenger’, ‘La flaca’, ‘El parche’ e ‘Igresonso’.

Todo el dinero que recaudaron, incluyendo los de los retenes ilegales que instalaron por las diversas vías del departamento, pararon a las finanzas con el bloque paramilitar delinquió durante casi diez años. Con ese dinero compraron armas y pagaron la ‘nómina’ del grupo que, según documentó la Fiscalía, fue administrada a través de la página web de las Auc.

*La formulación de cargos es una fase preliminar antes de que los magistrados emitan la sentencia que condena a los ex paramilitares y repara a las víctimas.