Los argumentos para excluir a ‘Macaco’ de Justicia y Paz

La Fiscalía aseguró que el exparamilitar siguió vinculado al negocio del narcotráfico luego de su desmovilización y que ocultó bienes que debió entregar para reparar a las víctimas. 
Macaco 300   
'Macaco' está recluido en una cárcel de Miami desde su desmovilización en 2008.   

Cinco meses después de que la Fiscalía General de la Nación anunciara que pediría la exclusión de Justicia y Paz de Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias ‘Macaco’, exjefe paramilitar del Bloque Central Bolívar (Bcb), el Ente acusador presentó en Bogotá sus argumentos ante los magistrados del Tribunal de Justicia y Paz.

El Fiscal 42 de la Unidad de Justicia y Paz argumentó que alias 'Macaco' continuó delinquiendo luego de su desmovilización, el 12 de diciembre de 2005. Para ese entonces, estaba al frente de siete bloques paramilitares distribuidos en diez departamentos del país.

Jiménez Naranjo fue condenado en mayo de 2011 por la justicia estadounidense a 33 años de prisión por trasportar y distribuir cocaína desde Colombia a Estados Unidos entre 2004 a 2007. Este delito fue confesado por él ante una corte federal del Distrito Sur de la Florida.

“Cuando existe una condena se termina la presunción de inocencia”, argumentó el Fiscal. Según la Ley 975, conocida como de Justicia y Paz, si un postulado continuó delinquiendo después de haberse desmovilizado debe ser expulsado de la justicia transicional y seguir su proceso en la justicia ordinaria. Sin embargo, el funcionario aclaró que sobre el delito de narcotráfico no tenía condenas ni investigaciones que se adelantaran en Colombia.

La ausencia de procesos judiciales fue reconocida, incluso, por el entonces Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo. En declaraciones entregadas a la prensa el 17 de octubre de 2006, el alto funcionario reveló que contra el excomandante del Bcb no había, en ese momento, órdenes de captura vigentes: "Si Carlos Mario Jiménez quiere irse del centro de reclusión de La Ceja, se puede ir, porque no hay orden judicial que se lo impida".

No obstante, alias ´Macaco’ fue el primer jefe paramilitar extraditado a Estados Unidos para que respondiera por cargos de narcotráfico. Su entrega a las autoridades de ese país se produjo el 7 de mayo de 2008, autorizada por el entonces Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, y avalada por un concepto favorable que dio la Corte Suprema de Justicia el 2 de abril de ese año.

En la sentencia proferida en su contra por la justicia estadounidense también se incluyó el cargo de financiación de grupos terroristas, lo que ha dificultado su continuidad en el proceso de Justicia y Paz en Colombia. Según abogados de alias ‘Macaco’, se teme que las confesiones sobre hechos violentos que haga en Colombia aumenten su condena en Estados Unidos o que lo trasladen a un sitio de reclusión bajo tierra, como sucede en ese país con aquellos que son condenados por el delito de terrorismo.

Es por esto que aunque ‘Macaco’ se ha referido a 592 delitos, entre masacres, reclutamiento de menores y asesinatos que se cometieron bajo su mando cuando estuvo al frente del Bcb, no los ha confesado dentro del proceso de Justicia y Paz. Según sus abogados, está esperando a que se les apruebe la inmunidad, una figura utilizada en Estados Unidos para que las confesiones que se hagan en otros países no afecten la condena que tiene allí.

Bienes que ‘Macaco’ no entregó
El segundo argumento de la Fiscalía para pedir la exclusión de Jiménez Naranjo es que no ha entregado la totalidad de los bienes que adquirió con los dineros que obtuvo cuando comandó El Bcb.

Aunque el desmovilizado entregó 29 inmuebles, algunos de forma conjunta con otros jefes paramilitares del Bcb, entre ellos fincas, cooperativas y un helicóptero, la Unidad de Persecución de Bienes de la Fiscalía encontró seis bienes más que pertenecían al postulado y estaban en manos de testaferros.

Estos inmuebles ya fueron presentados por la Fiscalía ante los magistrados de control de garantías en Medellín y Bogotá, quienes les impusieron medidas cautelares para evitar su comercialización, adicional a ello, se tomó posesión de ellos para reparar a las víctimas de este bloque paramilitar.

En Medellín, alias ‘Macaco’ tenía dos apartamentos, uno en el barrio Belén y otro en el barrio las Brisas. Estos bienes están a nombre de Paula Andrea Trujillo Saldarriaga, la compañera sentimental de Jiménez, y una hermana de ésta; sin mebrgo, la Fiscalía demostró que fueron comprados con dineros del postulado.

Otro caso es la finca Villa Melissa en el municipio de Copacabana, avaluada entre 1.000 y 1.500 millones de pesos. El predio, que cuenta con zona de caballería, sauna y piscina, estaba a nombre de una mujer de 76 años cobijada por el Sisben y, según la Fiscalía, trabajaba para Trujillo Saldarriaga.

Estos bienes no fueron mencionados por ‘Macaco’ en sus versiones libres ante Justicia y Paz. De ellos se conoció gracias a una persona que denunció ante la Fiscalía el delito de testaferrato.

Lo mismo ocurrió con la Hacienda Santa Helena, en el municipio de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño. El inmueble estaba a nombre de José Benjamín Prieto, quien fue asesinado hace dos meses. Según versiones de desmovilizados del Frente Sur de Andaquíes del Bcb, Prieto era trabajador de ‘Macaco’ y recibía una mensualidad por cuidar sus fincas. A partir de esos testimonios, la Fiscalía también pudo determinar que el bien fue comprado en 2002 con dineros de Jiménez Naranjo y que durante un tiempo el encargado de administrarlo fue uno de sus hermanos.

En Caucasia fue incautada la finca Mandinga, de 832 hectáreas, que estaba a nombre de dos sociedades, pero era manejada por Francisco Salazar, uno de los abogados que ha representado a exparamilitares del Bcb en los tribunales de Justicia y Paz.

El último caso es una casa de tres pisos en el Bagre, Antioquia, que según denunció José Germán Senna Pico, desmovilizado del Frente Sur Andaquíes, hacía parte de los bienes del Bcb.

En ninguno de los casos, los supuestos testaferros se han opuesto a las medidas cautelares que se les impuso a los bienes de alias 'Macaco' y que estaban bajo su nombre y administración.

Debido a las fuertes medidas de seguridad en la cárcel de Estados Unidos, alias ‘Macaco’ no asistió a la audiencia por medio de videoconferencia, lo que suscitó su aplazamiento hasta que el exparamilitar pueda estar presente. En la próxima sesión, programada para dentro de 30 días, los abogados defensores del postulado responderán las acusaciones de la Fiscalía y buscarán, por todos los medios, que su representado no sea excluido del proceso de Justicia y Paz.