El ‘Tuso Sierra’ a responder por financiamiento de las Auc

Un Fiscal de Justicia y Paz le imputó el delito de concierto para delinquir agravado al paramilitar Juan Carlos Sierra, quien fue condenado en EE.UU por narcotráfico.
 
Juan Carlos 'El Tuso' Sierra paga una condena en Estados Unidos por narcotráfico. Foto Semana  

Cargos por de concierto para delinquir agravado; lavado de activos; porte y fabricación de armas de fuego agravado y utilización indebida de equipos de comunicación deberá afrontar Juan Carlos Sierra Ramírez, alias ‘El Tuso, ante los tribunales de Justicia y Paz.

Los delitos le fueron imputados por la Fiscalía 20 de Justicia y Paz en audiencia que tuvo lugar en Medellín. En esa diligencia también se conoció que Sierra Ramírez, extraditado a los Estados Unidos en 2008 para que enfrentara cargos por narcotráfico, fue sentenciado en septiembre de 2011 por la justicia de ese país que no quiso entregar detalles del fallo condenatorio tras catalogarlo como un “Caso Sellado”.

Si bien inicialmente la Fiscalía tenía planeado imputarle a Sierra Ramírez el delito de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes, la decisión judicial adoptada por los norteamericanos llevó a que el Ente Judicial se abstuviera de hacerlo. Sin embargo, contra alias el ‘Tuso’ continuarán otros procesos en la justicia transicional como, por ejemplo, el concierto para delinquir agravado.

El material recopilado por la Fiscalía a través de las versiones libres rendidas por alias ‘El Tuso’ y entrevistas realizadas a otros exjefes paramilitares, le permite al Ente Investigador señalar a Sierra Ramírez de haber contribuido a la financiación de las Auc con las actividades de narcotráfico, gracias a la realización de varias operaciones de intercambio de cargamentos de cocaína por armamento.

Desde diferentes puertos clandestinos ubicados tanto el Océano Atlántico (San Bernardo del Viento y Mendihuaca) como en el Mar Pacífico (Tumaco), el confeso narcotraficante y paramilitar coordinó no solo el envío de más de 7.000 kilogramos de alcaloide a Centroamérica, sino que además logró introducir al país unos 1.700 fusiles Ak-47 que terminaron en manos de los bloques de las Autodefensas comandados por Salvatore Mancuso, Carlos Castaño y Ramíro Vanoy Murillo.

Y es que pese a iniciarse en el mundo del narcotráfico, muy de la mano de la estructura criminal conocida como ‘Oficina de Envigado’, personajes como Vanoy Murillo, alias ‘Cuco Vanoy’ y Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’, han reconocido la importancia de Sierra Ramírez en el robustecimiento económico de las Auc, lo que favoreció su expansión por todo el país.

Alias ‘El Tuso’ llegó a integrar el proyecto paramilitar en 1996, por invitación de alias ‘Don Berna’ y allí permaneció hasta su desmovilización con el bloque Héroes de Granada.  

Otro de los cargos que deberá afrontar alias ‘El Tuso’ ante los estrados de Justicia y Paz será el de lavado de activos. Según lo expuesto por la Fiscalía, para ingresar a la economía formal el dinero producto del narcotráfico, Sierra Ramírez recurría a diversas casas de cambio de Medellín. Allí llevaba pequeñas cantidades de narco-dólares para ser cambiados por pesos colombianos que luego ingresaban al sistema financiero mediante cuentas bancarias.

“El señor Sierra realizaba préstamos en los bancos, con ese dinero compraba inmuebles y luego cancelaba estos préstamos con el dinero obtenido ilícitamente”, explicó la Fiscal 20 de Justicia y Paz, Adriana Restrepo, quien señaló que el sector financiero y sus productos de crédito fueron los medios más utilizados por alias ‘El Tuso’ para blanquear las ganancias del narcotráfico.

“También acudió a la modalidad de obtener tarjetas de crédito en los bancos, pagaba con ellas y cuando tenía que cancelar en el banco pues pagaba con el dinero ilícito. Otra forma era que pedía créditos que luego los invertía en la compra de vehículos y el crédito lo pagaba con el dinero del narcotráfico. Otra modalidad era que comerciantes de los centros comerciales Obelisco y El Diamante de Medellín le recibían los dólares para ellos comprar mercancía”.

A Sierra Ramírez también se le imputará el delito de utilización indebida de equipos de comunicación y porte y fabricación de armas de fuego agravado “por ser estas producto del tráfico de armas que desarrolló con los comandantes paramilitares”, según lo explicó la Fiscal 20 de Justicia y Paz.

Analistas y conocedores de la realidad antioqueña no dudan en señalar al ‘Tuso Sierra’ como la pieza clave para desentrañar la parapolítica en el departamento. La apreciación no se aleja de la realidad. Sus declaraciones han generado amplio revuelo en la opinión pública nacional y ya son varios los políticos regionales, como el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, a los que la Corte Suprema de Justicia les ha abierto investigación preliminar. 

De hecho, en versión rendida desde su sitio de reclusión en los Estados Unidos a fiscales de justicia, en octubre de 2010, el narcotraficante y paramilitar salpicó a dirigentes antioqueños y miembros de la Fuerza Pública de ser personas cercanas a la estructura criminal conocida como “Oficina de Envigado”. Entre los mencionados en aquella ocasión figuran el excomandante de Policía de Carreteras, general Luis Alberto Moore; el exconcejal de Medellín Diego Arango Vergara;  el dirigente político Ignacio Guzmán Ramírez; y el exsenador de la república y primo del expresidente Álvaro Uribe, Mario Uribe.

Las declaraciones del ‘Tuso’ Sierra han ido más allá. La Fiscalía General de la Nación cuenta en su poder con una lista de por lo menos de 90 personas, entregada por el narcotraficante hace no menos de dos años, que contiene los nombres de lo que él denominó como “la nomina” de la “Oficina de Envigado”; es decir, aquellos empresarios antioqueños, dirigentes políticos, funcionarios judiciales y miembros de la Fuerza Pública que mensualmente eran sobornados para que esta estructura criminal pudiera funcionar a sus anchas y en medio de la más absoluta clandestinidad.