Alias ‘Monoleche’, otro exparamilitar que recupera su libertad

Tras pasar poco más de nueve años recluido en la cárcel de Alta y Mediana Seguridad de Itagüí, y tras recibir la pena alternativa contemplada en la Ley 975 de Justicia y Paz, Jesús Ignacio Roldán Pérez saldrá de la cárcel por pena cumplida.

Jesús Ignacio Roldán Pérez, alias ‘Monoleche’, antigua mano de derecha de los hermanos Castaño Gil. Foto: archivo Semana.Tras considerar que cumplió con todos los requisitos exigidos por la Ley 975 de Justicia y Paz; esto es, aportar a la construcción de verdad histórica sobre el surgimiento y expansión del paramilitarismo en Colombia; contribuir a la búsqueda de personas desaparecidas durante el conflicto armado entre guerrillas y paramilitares y, además, esclarecer múltiples hechos que victimizaron a poblaciones campesinas de Córdoba y Antioquia, un magistrado con función de control de garantías de Justicia y Paz de Medellín concedió la libertad al exparamilitar Jesús Ignacio Roldán Pérez, alias ‘Monoleche’.

De acuerdo con la decisión, Roldán Pérez, quien fue durante décadas hombre de confianza de los hermanos Castaño, ya había cumplido los ocho años de pena alternativa que le impusieron los magistrados de la Sala de Conocimiento de Justicia y Paz de Medellín, en sentencia proferida en diciembre de 2014. En consecuencia, podrá abandonar el centro de reclusión de Alta y Mediana Seguridad de Itagüí, donde se encuentra privado de la libertad desde hace poco más de nueve años.

Por ahora, ‘Monoleche’ se queda en Justicia y Paz

Con todo y ello, alias ‘Monoleche’ no podrá salir de país sin orden judicial, deberá notificar cualquier cambio de residencia, no podrá contactar a las víctimas ni portar armas de fuego so pena de perder los beneficios que otorga la justicia transicional. Roldán Pérez se convierte así en otro de los “peces gordos” del paramilitarismo en recobrar su libertad, como ya lo lograron en su momento Fredy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’; Rodrigo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’; Ramón Isaza y varios mandos medios más.

Durante su comparecencia ante los tribunales de Justicia y Paz, alias ‘Monoleche’ aportó información que permitió a fiscales y magistrados comprender mejor determinados fenómenos como el despojo de tierras en Córdoba y el Urabá antioqueño, en los que tuvo un papel protagónico. Igualmente, sus versiones libres no dejaron lugar a dudas sobre los estrechos lazos de cooperación entre miembros de las Fuerzas Militares, políticos regionales, funcionarios de entidades gubernamentales, entre otros, con los hermanos Castaño, máximos comandantes de las Accu, sin las cuales hubiera sido impensable su expansión por todo el país.

También entregó versiones polémicas que no lograron ser probadas. En marzo de 2012, ‘Monoleche’ declaró ante fiscales de Justicia y Paz que Carlos Castaño fue quien asesinó a su hermano Fidel, desmintiendo así la versión histórica según la cual, el fundador de las Accu murió en un combate con la guerrilla del Epl. La razón de este crimen, según afirmó el exjefe paramilitar en aquella oportunidad, obedeció a las negociaciones que Fidel venía adelantando con la guerrilla de las Farc para crear un solo ejército que combatiera a la “oligarquía de este país”.

'Monoleche' y la batalla por 'La Holanda' 

Su participación en la Ley de Justicia y Paz tampoco estuvo exenta de polémica. En octubre de 2014 un fiscal de la Unidad Antibacrim pidió su expulsión de los beneficios de la justicia transicional por su presunta responsabilidad como determinador en la desaparición y posterior homicidio de los hermanos Juan y Diego Vélez Ruiz, así como del contador público Luis Fernando Claros, ocurridos en 2007 y 2009 respectivamente.

Estos hechos que se dieron después de su desmovilización con el Bloque Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) y que, según el Ente Investigador, tuvieron como móvil apoderarse de unas tierras en el Urabá antioqueño que pertenecieron a uno de los máximos jefes paramilitares, Vicente Castaño.

Roldán Pérez también protagonizó un duro pleito judicial con una mujer de nombre Yaneth Arango por el predio conocido como La Holanda. Se trata de una historia que tiene sus raíces en 2002, cuando miembros de la IV Brigada del Ejército, contratados por la llamada ‘Oficina de Envigado’, asesinaron a cuatro hombres en una unidad residencial de Medellín por encargo del exjefe paramilitar Ramiro Vanoy Murillo, ‘Cuco Vanoy’.

‘Monoleche’ salpica a gobierno Uribe por asesinato de Vicente Castaño

Uno de los hombres que perdió la vida en aquel hecho fue Hugo Berrío, esposo de Yaneth, propietario de La Holanda, ubicada en el corregimiento Leticia de Montería, la misma que le fue despojada meses después de la muerte de su esposo por integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). Durante años, la mujer señaló a ‘Monoleche’ de ser el responsable de aquel hecho, algo que negó reiteradamente en estrados judiciales pero que luego, en una acción sorpresiva, terminó reconociendo pocos meses antes de que profiriera sentencia en su contra.

Pero todo lo anterior quedará como una anécdota de un complejo proceso judicial. Ahora, pobladores del sur de Córdoba, donde ‘Monoleche’ fue durante años temido y respetado, esperan que ahora que recuperó su libertad cumpla con las palabras que tanto repitió durante su participación en la Ley de Justicia y Paz: no volver a las armas y contribuir con la reconciliación nacional.