Cara a cara entre las víctimas y los paramilitares de los Llanos

Varias víctimas que dejó el Bloque Centauros se enfrentaron a sus antiguos victimarios en una audiencia. Los ex paramilitares les pidieron perdón porque asesinaron a sus familiares sin motivo.
  
'Don Mario' reconoció que varios asesinatos fueron cometidos de manera arbitraria. Fotomontaje: VerdadAbierta.com.  

El silencio se apoderó de la sala de audiencias por varios minutos. Mientras una docena de guardias del Inpec custodiaba el ingreso de varios ex paramilitares del Bloque Centauros a los Tribunales de Cundinamarca, en las sillas esperaran los familiares de varias personas a las que este grupo asesinó diez años atrás. (Lea: Los 'hombres' que Vicente Castaño envió a aterrorizar los Llanos)

La escena ocurrió en una imputación de cargos, es decir, una diligencia judicial en la que la Fiscalía reconstruye los crímenes, acusa a los ex paramilitares de los delitos que cometieron y los presenta ante un magistrado. Las víctimas tienen derecho a asistir y a preguntar.

Dos mujeres viajaron doce horas desde San José del Guaviare para preguntarles a los paramilitares por qué habían asesinado a su familiar, un comerciante que fue encontrado muerto el 26 de noviembre de 2003 en una vereda de Guamal, Meta.

La Fiscalía 24 de Justicia y Paz reconstruyó cómo ocurrió su asesinato y narró que ese día el comerciante estaba en la plazoleta del pueblo cuando fue abordado por un taxista que le dijo que José Vicente Rivera alias ‘Soldado’, jefe militar del Centauros en esa zona, lo había mandado llamar. La víctima se rehusó a ir porque no tenía nada que ver con él, pero los paramilitares lo subieron a la fuerza al vehículo. Unas horas después fue asesinado.

Ocho años después de cometido el crimen, en versiones libres ante Justicia y Paz, alias ‘Soldado’ aceptó la responsabilidad pero dijo que el único que sabía la verdad era alias ‘Negro Castro’, un paramilitar que fue su subalterno y que está muerto. En Justicia y Paz otros desmovilizados dijeron la víctima era señalada de robar, de tener vínculos con la guerrilla o de haber tenido problemas como uno de los integrantes del grupo, pero ninguno supo explicar las razones verdaderas del asesinato.

“Quiero pedirles que se pongan la mano en el corazón. Que me digan la verdad y no digan cualquier cosa por salir del paso. Conviví ocho años con mi esposo y ese es suficiente tiempo para saber que siempre fue un hombre de bien.  Es muy duro ver a mi hijo cuando me pregunta por su papá y quiere saber qué fue lo que pasó. Por favor, digan la verdad”, les dijo la esposa de la víctima entre lágrimas frente al estrado.

A su turno Manuel de Jesús Pirabán alias ‘Pirata’, Daniel Rendón Herrera alias ‘Don Mario’ y José Vicente Rivera alias ‘Soldado’ aceptaron el crimen por línea de mando, es decir, por haber sido jefes del Centauros y les pidieron perdón a la esposa y madre de la víctima.

“Le pido perdón por lo sucedido, por lo que hicieron las personas que estuvieron bajo mi mando. Para mí el señor no cometía ningún delito y lo que ocurrió fue una injusticia. Y este no es el único caso, hay muchos en los que hubo imprudencias porque no teníamos control sobre toda la tropa. No es que quiera salir del paso, pero asumo la responsabilidad y le pido perdón”, dijo ‘Soldado’.

Así como en este caso, varias víctimas de los Llanos Orientales asistieron a la audiencia para enfrentar a sus victimarios. VerdadAbierta.com recopiló en audio algunos de estos testimonios y entrevistó a un sobreviviente del genocidio de la Unión Patriótica, UP, en el Meta:

“Era la última alcaldía de la UP”
Aunque el Bloque Centauros niega haber tenido como orden exterminar a la Unión Patriótica, UP, en el Meta, este grupo asesinó a decenas de integrantes de este partido político de izquierda señalándolos de tener vínculos con las Farc. El atentado contra la comitiva municipal de la Alcaldía del Castillo fue una muestra de ello.

El 22 de diciembre de 1999 un grupo de empleados del municipio en cabeza de Gilberto Marín, el alcalde, fue recibido a bala a la entrada del pueblo cuando regresaban de una jornada de gestión en las veredas del pueblo. Entre la comitiva iba el alcalde, el secretario de Gobierno, el inspector de Obras Públicas y un funcionario del Sisbén, quienes lograron escapar al atentado con varias heridas. Uno de ellos perdió una pierna.

En versiones libres, José Vicente Rivera alias ‘Soldado’, Hemilton Julio Aguilar alias ‘Cordillera’, José Efraín Pérez alias ‘Eduardo 400’ y Manuel de Jesús Pirabán alias ‘Pirata’ confesaron el hecho, explicando que el alcalde era tildado de colaborar con el Frente 26 de la Farc y que la orden de Carlos Castaño era tomarse El Castillo, como un escondite de los paramilitares, en caso de que el presidente Andrés Pastrana ordenara la extradición de los ‘paras’.

“Por cuestiones de un milagro estoy aquí. Necesitamos que se sepa la verdad para que haya justicia y reparación, y sobre todo garantías de no repetición. Yo creo que eso sucedió por causas políticas. La UP tuvo mucha presencia en los Llanos y en el Meta el partido empezó a ser exterminado desde 1987, y para 1999 la Alcaldía del Castillo era la última administración del partido que quedaba”, dijo uno de las víctimas de la comitiva, quien explicó que el pueblo sufrió un desplazamiento masivo a partir de 2002 y que muchos siguen en esa situación por miedo.

Haga clic en el contenido del recuadro para escuchar los audios. Use la barra vertical.


“Esto no se puede olvidar”
Como lo hacía todos los días, Alberto* se vistió su uniforme de guardia del Inpec y se despidió de su esposa e hijos. Pero el 8 de febrero de 2003, no alcanzó a salir de la casa cuando un paramilitar llegó hasta la entrada y le disparó. El mayor de sus hijos, que para entonces tenía seis años de edad, vio cómo lo mataron. La esposa de la víctima contó que esta escena marcó para siempre a su hijo y que las secuelas psicológicas le han impedido desarrollarse como los demás adolescentes.

La Fiscalía reconstruyó cómo ocurrió este crimen en Acacías y contó que Alberto se había propuesto denunciar el asesinato de un hermano, ocurrido dos años atrás. Pero la versión de los paramilitares fue otra y dijeron en Justicia y Paz que el hombre era acusado de ser guerrillero.

La familia pidió resarcir el buen nombre de su familiar, advirtiendo que después del crimen recibieron amenazas. “Eso es muy duro y no se puede olvidar”, le dijo la viuda al victimario. José Vicente Rivera alias ‘Soldado’ aceptó la responsabilidad del asesinato pero no dijo porqué lo habían matado.  

Haga clic en el contenido del recuadro para escuchar los audios.


“El fin sí era desaparecerlos”
Fabián y Eduardo * trabajaban en un taller de mecánica en Acacías, uno como latonero y otro como pintor. El 6 de noviembre de 2001 salieron de sus casas y cuando terminaron la jornada, a las seis de la tarde, la familia no volvió a tener noticia de ellos. “La gente del pueblo dijo que se los habían llevado los paramilitares por una confusión”, leyó el fiscal 24 de Justicia y Paz, Carlos Alberto Camargo, durante la audiencia.

Dos años después de su desaparición, los restos fueron encontrados por un agricultor en una vereda de Acacías, quien por casualidad cavó un hueco en su parcela para hacer las cimentaciones de un casa, los cuerpos de dos hermanos quizá no habrían aparecido.

Leonardo Alfredo Madrigal alias ‘Marulo’, quien fue el que hizo la fosa para arrojar los cuerpos, y fue quien contó en Justicia y Paz que habían sido asesinados por orden de alias ‘Sánchez’ (Carlos Marín, hermano de alias ‘Matías’), actualmente prófugo. “No sé cómo los transportaron hasta el lugar, pero me los llevaron a una mata de monte y ahí se les disparó”.

Otras de las versiones de los ex paramilitares apuntaron a que los señores no habían arreglado con prontitud una motocicleta del Centauros, y otros a que los dos hombres fueron víctimas de una orden de alias ‘Sánchez’ de desaparecer a 15 personas cada quince días. Luis Omar Marín alias ‘Matías’ dijo que es clave que su hermano se acoja al proceso de Justicia y Paz para que ayude a esclarecer las decenas de desapariciones en Acacías.

Haga clic en el contenido del recuadro para escuchar los audios. Use la barra vertical.


“Llevo 10 años, seis meses y 11 días esperando”
A Juana * la noticia del asesinato de su hijo le llegó por teléfono. Ella estaba en Estados Unidos y lo único que le alcanzaron a decir era que a su muchacho lo habían matado en Acacías, Meta, el 10 de agosto de 2001. Según logró establecer la Fiscalía, el joven estaba con un amigo en una discoteca cuando varios hombres armados llegaron y les dispararon.

Alias ‘Perro Sonso’ le dijo a la Fiscalía que el crimen fue ordenado por Luis Árlex Arango alias ‘Chatarro’, uno de los jefes militares del grupo, y que también participaron alias ‘Mongolo’, ‘Sisas’ y ‘Juan Joyita’. Los paramilitares se disfrazaron de agentes del CTI para asaltar al lugar y encontrar a las víctimas, señaladas de hacer ‘inteligencia’ en la región porque llevaban una cámara de video.

La familia, como en los casos anteriores, pidió resarcir el bien nombre de las víctimas.

Haga clic en el contenido del recuadro para escuchar los audios.


*Las historias presentadas hacen parte de los 72 crímenes que la Fiscalía 24 de Justicia y Paz le imputó de forma parcial a doce ex paramilitares del Bloque Centauros. Sus nombres fueron cambiados por seguridad.

Tags: *Soldado*