'Ernesto Báez' rechaza cargos por homicidio

En audiencia pública de imputación de cargos, Iván Roberto Duque Gaviria alias ‘Ernesto Báez” rechazó los 11 cargos de homicidio en persona protegida imputados por la Fiscalia 14 de la Unidad de Justicia y Paz de Medellín.
Iván Roberto Duque, alias 'Ernesto Báez', jefe del frente 'Cacique Pipintá'. Foto: Semana

Del papel que cumplan como investigadores el fiscal 14 de Justicia y Paz, Iván Enrique Ariza Sanabria, y los técnicos judiciales dependerá que queden esclarecidos los primeros once homicidios y dos intentos de homicidio atribuidos a Iván Roberto Duque de La Serna, alias Ernesto Báez.

Al terminar la audiencia de imputación parcial de cargos, Duque de La Serna insistió en que su responsabilidad en el desmovilizado bloque Nordeste Antioqueño, Bajo Cauca y Magdalena Medio, de las autodefensas, era exclusivamente política y que, por esa razón, no ordenaba crímenes ni asesinatos.

Por eso, solo aceptó su responsabilidad en el delito de concierto para delinquir, relacionado con su permanencia en esa organización al margen de la ley, y rechazó las imputaciones por los otros cargos.

Aún así el magistrado Olimpo Castaño Quintero, con funciones de juez de garantías, aceptó la petición de la Fiscalía y del Ministerio Público y le impuso una medida de aseguramiento al ex jefe paramilitar por los 11 homicidios en persona protegida, los dos homicidios tentados en persona protegida y concierto para delinquir agravado.

El proceso pasará a un magistrado con funciones de juez de conocimiento quien, para este caso, determinará en la audiencia pública la validez de los argumentos de las partes con base en los elementos probatorios que cada una de ellas expongan a su favor o con la intención de desvirtuar los que le sean contrarios.

En la investigación que adelantó el fiscal Ariza Sanabria quedó en evidencia que todos los homicidios y homicidios tentados deben agravarse porque ocurrieron en persona protegida, pues se cometieron luego de que se incorporara en la legislación colombiana todas las disposiciones y normas del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Los casos

El primer caso imputado por la Fiscalía está relacionado con la muerte de Gabriel Ospina Gutiérrez, ex Tesorero Municipal de Aguadas (Caldas), baleado por supuestos hombres de las autodefensas en vía pública de esa población el 31 de agosto de 2001.

Ospina Gutiérrez quedó herido, pero sobrevivió, al punto que tuvo que abandonar ese municipio y buscar refugio en Medellín, donde el 29 diciembre de ese mismo año murió acribillado por varios impactos de arma de fuego propinados por sicarios.

De acuerdo con los elementos probatorios de la Fiscalía, el 9 de marzo de 2002 hombres de las autodefensas incursionaron en los resguardos indígenas de Cañamomo y Loma Prieta, en zona rural de Riosucio (Caldas), donde dispararon contra los hermanos María Fabiola y Antonio Lago.

Ella murió de forma instantánea mientras que su hermano quedó herido de gravedad. Ambos cumplían una labor protagónica en defensa de las tierras, la identidad cultural indígena y en oposición a la intención de los actores armados de hacerlos partícipes y reclutarlos para su guerra.

Doble crimen

Otro crimen atribuido, como determinador, a Duque de La Serna sucedió el 5 de septiembre de 2002, cuando hombres armados asesinaron en zona rural de Aguadas (Caldas) al agricultor Fabio Tabares Cardona.

Este homicidio tuvo una consecuencia fatal que terminó con la muerte Juan Carlos Tabares Cardona, hermano de la primera víctima, quien era detective del DAS y estaba pendiente de las investigaciones por el primero de los hechos.

En Pácora (Caldas) sucedieron dos homicidios en persona protegida en los que, a juicio de la Fiscalía, estuvieron comprometidos hombres bajo el mando de Duque de La Serna: el del agricultor Diego Armando Vargas Torres, muerto el 19 de octubre de 2003, y el del comerciante José Ángel Osorio Henao, baleado el 26 de junio de 2003.

Los agricultores Jorge Iván Ospina Trejos, Filadelfia (Caldas), asesinado el 14 de agosto de 2003, y Augusto Soto Restrepo, de Aguadas, muerto el 3 de noviembre de 2001, fueron también víctimas de las autodefensas, según explicó la Fiscalía en la audiencia de imputación parcial de cargos contra el ex comandante de las autodefensas.

Otro crimen que tuvo alguna incidencia mediática, por la calidad de la víctima, ocurrió el 24 de julio de 2004, cuando paramilitares dispararon en zona céntrica de Aranzazu (Caldas) contra el comerciante Jair Zuluaga Alzate, líder de los expendedores de carne de esa localidad.

El último caso es el relacionado con el ex concejal de Aguadas, Fernando López Ramírez, acribillado en Manizales por hombres de las ex Auc, el 21 de mayo de 2004. Cuatro días después, pero en zona rural de Aguadas, las autodefensas mataron a Ramiro López Ramírez, hermano del dirigente político.

Basado en la exposición del fiscal, el magistrado Castaño Quintero impuso la medida de aseguramiento contra Duque de La Serna, quien quedará a disposición de los tribunales de Justicia y Paz que determinarán si se hace merecedor a los beneficios de la ley 975, de 2005, el principal de los cuales es la pena alterna de entre cinco y siete años de prisión.

Desde 1997, ‘Báez’ sería condenado por el Tribunal Nacional –dentro de un proceso- a 13 años de cárcel por la muerte de un concejal en Puerto Boyacá y por su vinculación en una masacre en Santander.

¿Quién es 'Ernesto Báez'?

Nació en Aguadas, Caldas, el 9 de mayo de 1955. Estudió derecho en la Universidad de Caldas, donde fundó su primer grupo de derecha y se integró al Partido Liberal. Poco después, graduado con honores, empezó a ejercer políticamente, primero como alcalde de La Merced y luego como asesor de la Asociación Campesina de Ganaderos y Agricultores del Magdalena Medio, Acdegam. Fue ahí donde conoció fuertes simpatizantes de las autodefensas, como el fallecido Pablo Emilio Guarín, quien Duque considera como su mentor.

En 1989, algunos ex integrantes de la Acdegam crearon el Movimiento de Reconstrucción Nacional, Morena. Duque aceptó el cargo de concejal en Puerto Boyacá, desde donde dirigió enfrentamientos con la guerrilla y sindicalistas de la región. Más adelante, al acabarse Morena, fue secretario de gobierno de Boyacá y asesor del gobernador. Su puesto en la gobernación de Boyacá le duró hasta que fue encarcelado en la Modelo por cargos de homicidio múltiple, entre ellos el del concejal de Puerto Boyacá Jairo Hernández, ocurrido en 1991.

Al salir de la cárcel, se reunió con Carlos Castaño para gestar juntos el proyecto de las Autodefensas. Desde entonces, se dio a conocer como “Ernesto Báez de la Serna” líder del Bloque Central Bolívar, el cual llegó a contar con 5.500 hombres y 29 frentes en 10 departamentos; aún cuando él no acepte haber ejercido autoridad militar sobre ningún grupo paramilitar, solo colaboración política.

Según la revista Semana, en un principio, Báez y Castaño parecían ser muy amigos. Sin embargo, esta relación se dañó cuando Rodrigo Franco alias “Doble Cero” mató a dos hombres del BCB, y siguió siendo protegido de Castaño. Este hecho, sumado a la posición sobre el narcotráfico de Báez como medio estratégicamente válido para sustentar el paramilitarismo, separó del todo a los dos líderes hasta el día de la muerte de Castaño.