La incursión paramilitar al Caquetá

El ex jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez alias ‘Macaco’ tuvo ocho grupos paramilitares, entre ellos, uno en Caquetá conocido como Frente Sur Andaquíes.
 
Carlos Mario Jiménez alias 'Macaco', ex jefe paramilitar del Bloque Central Bolívar. Foto archivo Semana  

El Bloque Central Bolívar, Bcb, tenía al sur de Bolívar como una zona estratégica del Magdalena Medio que le permitía controlar las rutas del narcotráfico. Pero en diez años se extendió por el país llegando a tener ocho grupos paramilitares, entre ellos, uno en Caquetá.

Según la Fiscalía, la estrategia de Carlos Mario Jiménez Naranjo alias ‘Macaco’, ex jefe paramilitar del Bloque Central Bolívar y extraditado a Estados Unidos en mayo de 2008 por cargos de  narcotráfico, fue negociar con los hermanos Carlos y Vicente Castaño la compra de ‘franquicias’ de diferentes grupos donde él pudiera lucrarse con el narcotráfico. El sur era un punto clave para eso.

Durante la más reciente imputación de cargos contra Carlos Fernando Mateus alias ‘Paquita’, Everardo Bolaños alias ‘Jhon’, Omar Osorio alias ‘Maclauss’, Edilberto Correa alias ‘Chepe Listo’ y Álex Miguel Villadiego alias ‘Douglas’, la Fiscalía 27 de Justicia y Paz documentó cómo nació y delinquió este grupo paramilitar que dejó 5.812 víctimas entre 2001 y 2006 en Caquetá.

De Córdoba a Caquetá
Antes de ser bautizado Frente Sur Andaquíes ese grupo paramilitar nació como Frente Caquetá de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, Accu, creadas por los hermanos Carlos y Vicente Castaño. La Casa Castaño le ordenó a Rafael Antonio Londoño Jaramillo alias ‘Rafa Putumayo’ y a Lino Ramón Arias Paternina alias ‘José María’ que incursionara el Caquetá con un grupo de 35 paramilitares que habían sido entrenados en sus fincas en Córdoba.

 
Rafael Antonio Londoño, alias 'Rafa Putumayo, primer ex jefe paramilitar del Frente Caquetá. Foto Fiscalía  

A su llegada, los paramilitares se instalaron durante tres días en una finca de Jaime Vanegas alias ‘Yiyo’, ubicada sobre la vía que comunica a la capital del departamento, Florencia, con el municipio de Morelia, y luego en la finca de un ganadero ubicada a 15 minutos de Florencia. Otro de los grupos se asentó en las veredas Macagual y La Raya.

Según lo confesaron en versiones libres Arley Hoyos Artunduagua alias ‘Guío’ y Joan Arias Paternina alias ‘Maicol’, este primer grupo delinquió a cargo de alias ‘Rafa Putumayo’, como jefe; alias ‘Noño’, como su segundo; alias ‘José María’, jefe de zona; alias ‘Harrison’, jefe militar; alias ‘Cristo Malo’, financiero;  alias ‘Jhon Jairo’, jefe de urbanos, y alias ‘Hitler’ como jefe de escuadra.

Durante 1997 los paramilitares incursionaron los municipios de Morelia, Valparaíso, San José de Fragua, Belén de los Andaquíes, Albania, Curillo, Solita y las inspecciones de Santiago de la Selva, La Mono y Sabaleta. De forma esporádica también lo hicieron en los municipios de La Montañita, Paujil, Doncello y San Vicente del Caguán y Florencia.

Ya instalados, la Casa Castaño siguió enviando paramilitares entrenados en la Escuela La Acuarela, en el Urabá, “para evitar el reclutamiento de hombres de la región y de la filtración de milicianos”, dijo alias ‘Maicol’ en versión libre de julio de 2011.

La reorganización
Según lo documentó la Fiscalía, por los desmanes que empezó a cometer alias ‘Rafa Putumayo’, Carlos Castaño le ordenó a alias ‘José María’ que asumiera la jefatura del Frente Caquetá.  De inmediato los Castaño le enviaron otro grupo de 100 paramilitares desde el Urabá.

En versión libre Luis Alberto Medina alias ‘Negro Julio’, contó que el Frente Caquetá se subdividió en grupos de a 40 paramilitares delinquiendo principalmente en el kilómetro 20, Belén de los Andaquíes, San José del Fragua, Valparaíso, Macagual, Morelia, Florencia, Vía Montañita, Doncello y Paujil. Lo grupos tenían que rendir cuentas a los jefes militares alias ‘Harrison’ y ‘Machín’. Para entonces, Emiro Pereira alias ‘Don Alfonso’ o ‘Huevo de Pisca’ asumió las finanzas del Frente.

 
Carlos Fernando Mateus alias 'Paquita', ex jefe financiero del Frente Sur Andaquíes. Foto Físcalía  

Mientras el gobierno de Andrés Pastrana promovía una zona de distensión que pretendía negociar la paz con las Farc, Vicente Castaño negoció el Frente Caquetá con Carlos Mario Jiménez Naranjo alias ‘Macaco’, que para entonces era el jefe del Bloque Central Bolívar, Bcb.

Siendo el nuevo ‘dueño’ del grupo, ‘Macaco’ empezó a enviar una nueva ola de paramilitares al Caquetá. Era lo que él llamaba sus hombres de confianza, sus cómplices, entre los que estuvieron Amiro Ramírez alias ‘Rambo’, alias ‘Jairo o El Diablo’ y a alias ‘Diego o Ringo’.

En versión libre, Carlos Fernando Mateus alias ‘Paquita’, quien fue jefe de finanzas del Frente, dijo que el Bloque Central Bolívar aportó mil millones de pesos para fortalecer el nuevo grupo paramilitar.

Alias ‘Paquita’, por conocer la zona, fue el encargado junto a alias ‘Rambo’ de identificar las casas y las fincas donde los nuevos paramilitares que estaban llegando al Caquetá se iban a entrenar para incursionar otras poblaciones del Caquetá.  

El ‘rebautizo’
Tras la negociación entre Vicente Castaño y ‘Macaco’, la Fiscalía documentó que a partir del 16 de mayo de 2001 el Frente Caquetá de las Accu comenzó a llamarse Frente Sur  Andaquíes, como un brazo más del Bloque Central Bolívar. (Lea: Los tentáculos del Bloque Central Bolívar)

Con el ‘rebautizo’ el grupo empezó a crecer de forma inicial desde tres viviendas. Alias ‘Paquita’, por ejemplo, arrendó una casa en el barrio 7 de agosto de Florencia a donde empezaron a llegar, esta vez, los reclutas provenientes de las filas del Bloque Central Bolívar.

La Fiscalía documentó que se instalaron en la finca de un amigo de alias ‘Rambo’, ubicada en la vereda San Martin de Florencia, y otra en la Vereda El Carbón que era conocida como La Coquera. En versión libre Jefferson Perea Mena alias ‘Serpiente’, confesó que fue en esa finca donde se realizó el primer reentrenamiento del nuevo grupo de ‘paras’ que empezó a llegar.

Tras el asesinato de alias ‘Rambo’ en mayo de 2001, ‘Macaco’ ordenó a Carlos Alberto Piedrahíta alias ‘David’ y a alias ‘Paquita’ que se hicieran cargo del grupo. Luego el Frente Sur Andaquíes instaló una base en el kilómetro 4 en la vía que comunica a Albania con Currillo.

En versión libre Joan Arias alias ‘Maicol’ confesó que su jefe, alias ‘David’, empezó a reclutar más hombres, incluidos tres menores provenientes de Antioquia. El grupo se expandió y empezó a delinquir también en Milán y Montañitas, en Caquetá, así como en Pitalito, Huila.

‘Paquita’ y su grupo
Con la llegada de más paramilitares al Frente, el grupo paramilitar empezó a delinquir en zonas rurales a cargo de Raimundo Rueda alias ‘Iván’, Nevardo Antonio Millán alias ‘Milicia’, Mario de Jesús Bedoya alias ‘Pony’ y Jaime Enrique Calvache alias ‘Camilo’.

“Empezaron a hacer incursiones a Morelia, Valparaíso, Belén, Milán, San José de Fragua, Albania, Curillo, Solita, Florencia y Montañitas, y crearon bases en Puerto Torres, Puerto Londoño, La Esperanza kilómetro 20, Playa Rica, Liberia y Curbinata”, leyó la Fiscalía ante el Tribunal.

Según lo documentó Justicia y Paz, el entonces jefe alias ‘David’ salió de forma temporal de la región y su cargo fue asumido en abril de 2003 por alias ‘Paquita’ quien, a su vez, recaudaba los ‘impuestos’ al gramaje de la cocaína que se procesaba en la zona. Mario de Jesús Bedoya  alias ‘Pony’ asumió como jefe militar y José Germán Sena alias ‘Nico’ como ‘político’.

 
Este era el logo del Frente Sur Andaquíes que delinquió en Caquetá. Foto Fiscalía  

En 2004 el Frente Sur Andaquíes tuvo varios relevos de jefes. Llegó William Armando Mendoza alias ‘Asdrúbal’, ‘Peruano’ o ‘120’, que rápidamente fue reemplazado por Jacinto Nicolás Fuentes alias ‘Leo’, quien luego fue relevado por Julio Miguel Lobo alias ‘Uriel Henao’ o ‘El Cantante’.

En 2006 alias ‘El Cantante’ fue desaparecido y el que era el jefe político del Frente, alias ‘Nico’, asumió como jefe del grupo paramilitar. El 15 de febrero de 2006 alias ‘Macaco’ desmovilizó a 552 paramilitares del Frente Sur Andaquíes en Liberia, en el municipio de Valparaíso. Ese día entregaron 341 armas, 117 granadas y 92.605 municiones.

La Unidad de Justicia y Paz tiene reportadas 5.812 víctimas del Frente Sur Andaquíes, de las cuales 2.218 son de las Accu y 3.594 del Bloque Central Bolívar. La Fiscalía presentó la historia de este grupo paramilitar ante la Unidad de Justicia y Paz como parte de la audiencia de imputación parcial de cargos contra cinco ex paramilitares de este Frente.

*La imputación de cargos es una fase del juicio que se adelanta contra alias ‘Juancho Prada’. Consiste en que la Fiscalía presenta los delitos cometidos por el ex jefe paramilitar ante un magistrado de Justicia y Paz. Después, sigue la formulación y la legalización de cargos antes de que el Tribunal emita una condena contra del ex paramilitar y repare a las víctimas.