Dos ex ‘paras’ confiesan tres masacres en Arauca

Dos ex paramilitares del Bloque Vencedores de Arauca contaron como participaron en tres masacres en Arauca en las que fueron asesinadas 18 personas.

En breve: En la versión libre de confesión de José Manuel Hernández Calderas, alias ‘ Platino’ y Wilmer Castro, alias 'Boqui', patrulleros del Bloque Vencedores de Arauca, confesaron su participación en tres masacres en Arauca.

Otros paramilitares mencionados: Félix Bata, alias ‘Gordo Tolima’alias ‘Tom’. alias 'Noriega', Miguel Isaías Guanare Parales, alias ‘Cirujano’, Alias 'Martín', alias 'Eléctrico', José Rubén Peña Tobón, alias ‘Lucho’.

Lugares mencionados : puente Papayito, vereda Matal de Flor Amarillo, vereda Feliciano, vereda Caracoles.


Dos paramilitares que delinquieron en Arauca confesaron su participación en el asesinato de 18 personas.

- Ex paramilitar confiesa masacre de siete personas en Arauca
- Acusaciones contra cuatro paras por crímenes en Arauca

En una versión libre José Manuel Hernández alias ‘ Platino’  y Wilmer Castro aceptaron haber participado en varias masacres en Arauca en 2002 y 2003. Los dos ex paramilitares eran patrulleros de Bloque Vencedores de Arauca, bajo el mando de Miguel Ángel Mejía Múnera, alias ‘El Mellizo’y operaban en las veredas de El Rosario, Feliciano, Matal de Flor Amarillo, El Caracol, Bogotá del municipio de Arauca, Arauca.

El 23 de julio de 2002 los dos desmovilizados cometieron su primera masacre en el puente Papayito, en la vía Tame – Arauca, donde asesinaron a tres personas y desaparecieron a otra. Ese día hicieron un retén en la carretera entre los dos principales municipios de Arauca. Ahí cinco hombres y una mujer fueron obligados a bajarse de una buseta intermunicipal en la que se desplazaban.

Junto a Félix Bata, alias ‘Gordo Tolima’, que comandaba el grupo de autodefensas, ‘Boqui’ y ‘Platino’ abalearon a tres de los pasajeros de la buseta a quienes señalaron de ser presuntos colaboradores de la guerrilla. El resto del grupo fue embarcado en una camioneta y llevado a una finca de la zona donde los interrogaron sobre sus presuntos nexos con la guerrilla. Después del interrogatorio, uno de los hombres y una mujer fueron liberados, pero la otra persona fue asesinada y desaparecida.

La Fiscalía resaltó que la masacre del puente Papayito fue uno de los primeros crímenes visibles de los paramilitares en Arauca. La masacre, cometida en cercanías del casco urbano de Arauca, la capital del departamento, marcó la llegada de los paramilitares a la región y le dejó claro a los araucanos la violencia que se venía.
 
La masacre de Flor Amarillo
‘Boqui’ y ‘Platino’ también participaron en la masacre de seis personas el 25 de noviembre de 2002 en la vereda Matal de Flor Amarillo del municipio de Arauca. En Flor Amarillo los ‘paras’ asesinaron a Pedro Pablo Herrera, Diego Javier Díaz Carvajal, Jesús Vicente Moreno, José Vicente Herrera y otro habitante del pueblo.
 
Ese día las contraguerrillas paramilitares 'Camaleón' y 'Loco 1' ingresaron a la vereda de Flor Amarillo bajo el mando de alias ‘Tom’ y ‘Noriega’, siguiendo las instrucciones de ‘Martín’ cabecilla de las Auc en la región. Los paramilitares fueron tras un grupo de 15 a 25 presuntos guerrilleros que al parecer se escondía en la vereda.
 
A su paso capturaron a seis personas, a quienes señalaban de ser presuntos colaboradores de grupos guerrilleros. Las personas fueron acribilladas con fusiles y luego desmembradas con hachas y machetes mientras otros paramilitares maltrataban y torturaban a otros habitantes de la vereda. La incursión del Bloque Vencedores de Arauca produjo el desplazamiento de noventa familias que habitaban la vereda.
 
Por la masacre de Flor Amarillo ‘Platino’, ‘Boqui’ Castro y Miguel Isaías Guanare Parales, alias ‘Cirujano’, fueron condenados en enero de 2009 a 40 años de prisión cada uno por un juez de Arauca.

La masacre de Caracoles
‘Boqui’ y ‘Platino’ también dijeron que participaron en la masacre de 8 personas y la violación de 2 mujeres en marzo de 2003 en la vereda de Caracoles, municipio de Arauca.

En esa ocasión los dos paramilitares estaban en un grupo al mando del ex sargento del Ejército José Rubén Peña Tobón, alias ‘Lucho’. El grupo asesinó a cuatro hermanos: Leobaldo Martínez, Edwin Yesid Martínez, Edison Alfonso Martínez y Jaider Manuel Martínez. Los paramilitares también asesinaron a Nayith Alfonso Altamar, Johnnis Javier González y Juan Evangelista Pérez, que se desplazaban con los hermanos Martínez.

Según relataron en su versión en Justicia y Paz, una patrulla del Bloque Vencedores de Arauca interceptó las víctimas y las retuvo en el puesto de salud de Caracoles donde los torturaron para que confesaran su presunta pertenencia al Eln.

Alias 'Martín', uno de los paramilitares, asesinó a dos de los hermanos delante de sus familiares. Después 'Martín' le ordenó a otro de los hermanos que peleara contra uno de sus patrulleros. Cómo la víctima estaba ganando la riña, 'Martín' lo ejecutó. El cuarto de los hermanos Martínez fue ahorcado a un árbol de la vereda. El resto del grupo fue asesinado con machetes y cuchillos.

Después de torturar y asesinar las siete personas, los paramilitares de 'Lucho' llamaron a las esposas de dos de las víctimas para que recogieran los cadáveres. Las mujeres llegaron al lugar, pero antes de entregarles los cuerpos de sus familitares, 'Lucho' y 'Tom', uno de sus comandantes, las violaron.

Las cascabeles de los ‘paras’
En la versión libre conjunta de ‘Boqui’ y ‘Platino’ se relataron varios casos donde víctimas de los paramilitares fueron torturadas con serpientes cascabel, que tienen un veneno mortal que produce una parálisis progresiva, ceguera, desórdenes auditivos y eventualmente un paro cardiorrespiratorio.

Según contaron los paramilitares, alias ‘El Eléctrico’ patrullero del Bloque Vencedores de Arauca, guardaba las serpientes en un acuario en el puesto de salud de la vereda Feliciano de Arauca.
 
Uno de los casos relatados por los dos ex combatientes fue el de un habitante de Arauca torturado por ser presunto guerrillero. ‘Martin’ ordenó a un perro de raza Bóxer que lo atacara pero, como narró ‘Platino’: “‘Martín’ se quería divertir entonces trajeron las culebras”.
 
Los paras botaron los dos reptiles encima de la víctima, que lo mordieron en el pecho. Entonces como consecuencia del veneno de las serpientes, la piel de la víctima empezó a brotarse y enrojecer. Poco después trataron de quemar el hombre con una camiseta encendida, pero finalmente ‘Martín’ lo asesinó con su pistola.
 
Los dos ex paramilitares son los primeros miembros desmovilizados del Bloque Vencedores de Arauca en ser imputados por sus crímenes en el departamento de Arauca. ‘Boqui y ‘Platino’ fueron reclutados en Montería, Córdoba y después llevados a los Llanos orientales donde fueron formados en la escuela La Chiapa en Casanare. Ingresaron en enero de 2002 e hicieron parte del primer grupo de autodefensas en Arauca con un grupo de 90 hombres. Los dos hombres fueron capturados en marzo de 2003 en la vereda Bogotá del municipio de Arauca por el Ejército junto a José Rubén Peña Tobón, alias ‘Lucho’, su comandante en la época.

Tags: Bloque Vencedores de Arauca, masacres, los Mellizos Mejía Múnera