La ‘cacería’ del Frente Libertadores del Sur

Los paramilitares que delinquieron en Nariño asesinaron a cientos de personas señaladas de robar o de pertenecer a la guerrilla. Alias ‘Pablo Sevillano’ aceptó  los crímenes.
Guillermo Pérez Alzate alias 'Pablo Sevillano' fue extraditado en mayo de 2008 por narcotráfico. Foto archivo VerdadAbierta.com

- Condenan a 'Pablo Sevillano' por narcotráfico en EE.UU.
- 'Pablo Sevillano' confesó reclutamiento de 67 menores y 39 casos de homicidio
- ‘Pablo Sevillano’ confiesa purgas y otros crímenes del Bloque Libertadores del Sur

En la estrategia de expansión de las Auc a finales de la década de 1990, los hermanos Carlos y Vicente Castaño llevaron paramilitares al sur del país por medio de jefes paramilitares señalados de tener vínculos con el narcotráfico y comprar ‘franquicias’ de bloques a la Casa Castaño.

Fue así como en 1999 un grupo de paramilitares primero a cargo de Diego Fernando Murillo alias ‘Don Berna’ y luego de Carlos Mario Jiménez alias ‘Macaco’ comenzó a delinquir en Nariño. Con el pretexto de combatir a la guerrilla y a la delincuencia común del departamento, los paramilitares asesinaron, desplazaron y desaparecieron a cientos de campesinos en esta región del país.

Durante una audiencia de imputación parcial de cargos contra Guillermo Pérez Álzate alias ‘Pablo Sevillano’, exjefe de ese grupo paramilitar que se conoció como Frente Libertadores del Sur, la Fiscalía 4 de Justicia y Paz presentó ante los Tribunales de Cundinamarca 36 crímenes. Seis exparamilitares aceptaron los delitos, así como alias ‘Pablo Sevillano’ a través de videoconferencia desde una cárcel en Miami donde se encuentra preso desde su extradición el 13 de mayo de 2008.

La llegada
En 1999 los hermanos Carlos y Vicente Castaño comenzaron a ‘importar’ paramilitares desde Córdoba hacia diferentes regiones del país con la excusa de tener más presencia en el territorio para combatir a la guerrilla. Así enviaron en camiones paramilitares al Urabá, el Catatumbo, los Llanos Orientales y el sur del país, incluyendo a Nariño.

Según lo documentó la Fiscalía 4, el grupo paramilitar se instaló durante el segundo semestre de 1999 bajo órdenes de alias ‘Don Berna’, quien envió a Roberto Carlos Delgado alias ‘Negro Pacho’ y a Rigoberto Urrea alias ‘Ferney’ para crear un primer grupo. A los seis meses alias ‘Macaco’, exjefe militar del Bloque Central Bolívar, Bcb, que delinquió en ocho departamentos, envió a alias ‘Pablo Sevillano’ como jefe en Nariño. ‘Pablo Sevillano’ es hermano de Rodrigo Pérez Alzate alias ‘Julián Bolívar’, cómplice de ‘Macaco’ en el Bcb que tuvo presencia en el sur de Bolívar.

Este grupo paramilitar delinquió con tres frentes: Héroes de Tumaco y Llorente, Lorenzo Aldana y Brigadas Campesinas Antonio Nariño, este último, en alusión al grupo de las Farc que tenía presencia en la región. La imputación parcial de cargos fue contra Guillermo León Marín Pulgarín alias ‘El Doctor’ o  ‘Don Álex’, Roberto Carlos Delgado alias ‘Negro Pacho’ o ‘Jota’,  Aníbal de Jesús Holguín alias ‘Juan Carlos’, Jaime Bonilla Canisales alias ‘BJ’, Hugo López Ruano alias ‘Pedro’ o ‘Darío’ y a Eliu Márquez Cuartas alias ‘Pateguama’, exintegrantes de las Brigadas Campesinas.

Este frente delinquió en el norte de Nariño, aunque también en la zona de concentración de pequeños municipios del departamento como Leiva, El Rosario, Policarpa, Ipiales, Sotomayor, Samaniego, Túquerres y Puerres. El último jefe de este grupo fue alias El Doctor’ o  ‘Don Álex’.

En casas, ríos y retenes
Entre los 36 crímenes presentados ante los magistrados de Justicia y Paz, la Fiscalía documentó que la mayoría de las víctimas  fueron señaladas de ser presuntos colaboradores de la guerrilla, de ser informantes de la fuerza pública o ir en contra de las normas de las Auc.

Fue el caso, por ejemplo, de dos hombres que fueron asesinados el 14 de abril de 2002 en el municipio de Taminango,  mientras departían en un sitio público. En versiones libres, alias ‘Juan Carlos’ y ‘Pateguama’ confesaron que participaron en los homicidios porque las víctimas eran señaladas de ser presuntos integrantes del Frente 29 de las Farc.

Lo mismo sucedió el 17 de junio de 2002 en la vereda Granadas de ese mismo municipio. Alias ‘Juan Carlos’ contó en Justicia y Paz que organizó una incursión en la madrugada de ese día para matar a un presunto guerrillero y a un señor que se dedicaba a atracar buses en la vía a San Juanito. Para ello, le ordenó a 15 paramilitares que llegaran hasta una casa donde se suponía las víctimas dormían, y dispararon contra la vivienda hasta asesinar a uno de ellos. La familia tuvo que desplazarse por miedo a un nuevo ataque.

El 1 de septiembre de 2002 en el municipio de Leiva el Frente Brigadas Campesinas Antonio Nariño incursionó el corregimiento de Las Delicias y obligó a los pobladores del caserío a salir de las casas. “Dirigí ese operativo. Íbamos entre 50 y 60 personas y el objetivo era sacar a los milicianos que estaban en el pueblo para darlos de baja”, dijo el exparamilitar. Según documentó la Fiscalía, los paramilitares entraron a las casas de donde robaron joyas y entre 80 y 100 millones de pesos. Después de este hecho, la población se desplazó de forma masiva.

El 15 de marzo de 2003 los paramilitares instalaron un retén ilegal en el corregimiento de Puerto Remolino, en Taminango. Allí obligaron a detenerse a dos hombres que se movilizaban en una motocicleta, los asesinaron y luego arrojaron sus cuerpos al río Patío. Según los paramilitares, las víctimas habían sido señaladas de ser presuntos colaboradores de la guerrilla.

El 12 de junio de 2004, los paramilitares de este frente asesinaron a un hombre señalado de ser presunto informante de la fuerza pública y de la Interpol. “Decían que el hombre nos hacía inteligencia y le entregaba información al batallón y a la central de inteligencia en Cali. Supimos que también le daba datos a la Interpol, y que el organismo de inteligencia en Ecuador ya tenía nuestros nombres, lugares de residencia y sitios por donde nos movíamos”, dijo alias ‘Juan Carlos’, que aclaró que el Frente asesinó al señor pero que él no participó del crimen.

El 12 de agosto de 2004 los paramilitares asesinaron a un señor en el municipio del Rosario, señalado de ir en contra de las Auc. “El señor gritaba consignas alusivas a las Farc y había agredido físicamente y verbalmente a miembros de las Auc. Se tenían varias quejas por parte de la población por el comportamiento de este señor”, dijo en versión libre alias ‘El Doctor’.

En el municipio de Policarpa los paramilitares asesinaron el 18 de mayo de 2005 a dos niñas, acusándolas de ser informantes de las Farc. Según lo confesaron en Justicia y Paz, las interrogaron, las amarraron y después de dispararles las lanzaron al río.

Por los crímenes cometidos, la Fiscalía le imputó al grupo de paramilitares los delitos de homicidio en persona protegida y desaparición forzada, así como concierto para delinquir, fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las fuerzas armadas, utilización ilícita de uniformes e insignias y violación ilícita de comunicaciones.

El Frente Libertadores del Sur se desmovilizó el 30 de julio de 2005 en Taminango con 689 hombres. La audiencia de imputación se realizará hasta el 13 de julio de 2011.