Los muertos de Puerto Mosquito

En un corregimiento de Gamarra, muy cercano al sur de Bolívar, los paramilitares cometieron decenas de asesinatos. Algunos cuerpos los dejaron en el pueblo y otros sobre la vía que conduce a Aguachica.
  
Javier Antonio Quintero alias 'Pica-Pica' fue sicario de las Autodefensas del Sur del Cesar.  

Puerto Mosquito es un caserío de Gamarra, Cesar, ubicado a orillas del río Magdalena. A su occidente está el sur de Bolívar y a su oriente Aguachica, el centro de acopio y eje de movilidad del sur del departamento. En este pueblo de 1.500 habitantes, donde la gente se dedica a cultivar, pescar y engordar ganado, los paramilitares cometieron decenas de asesinatos con el pretexto de combatir la delincuencia común y exterminar al Eln que estaba en la región.

La ola de asesinatos, ocurrida en esta inspección entre 1995 y 2006, pudo haber quedado impune de no ser por las confesiones de Javier Antonio Quintero alias ‘Pica-Pica’. Quintero fue un ex sicario del Frente Héctor Julio Peinado, el grupo paramilitar de Juan Francisco Prada Márquez alias ‘Juancho Prada’, que estuvo en el sur del Cesar y en Ocaña y Ábrego, en Norte de Santander.

‘Pica-Pica’ confesó en varias versiones libres ante la Fiscalía 34 de Justicia y Paz, el despacho que investiga a este grupo paramilitar, que buscó a sus víctimas en sus casas o trabajos, y que a otras las interceptó en una vía que comunica a Aguachica con esta inspección. Quienes conocen esta zona saben que esta vía es desolada y que por eso fue un lugar predilecto de los paramilitares para matar “y no calentar la zona”, es decir, no hacer tan visibles los asesinatos, según le han confesado varios desmovilizados a Justicia y Paz.

La Fiscalía documentó que el 19 de noviembre de 1995 los paramilitares llegaron hasta Puerto Mosquito y a la medianoche buscaron a una de sus víctimas en una tienda. “Se retuvo y en cercanías se ejecutó con las manos amarradas. La información fue suministrada por el comandante alias ‘Harold’ de ser colaborar de la guerrilla”, confesó ‘Pica-Pica’ en una versión libre.

Un mes después tres paramilitares que ocultaban sus rostros con pasamontañas llegaron hasta la vivienda de otra víctima a quien sacaron del pueblo para matarlo. ‘Pica-Pica’ recordó que la víctima fue asesinada por orden de alias ‘Wálter’, acusada de ser un presunto ladrón.

“Le dijimos que nos acompañara, que el comandante ‘Wálter’ quería hablar con él. El señor se fue a poner una camisa y recuerdo que no lo dejamos y lo llevamos para la salida del pueblo, cerca de donde había una fiesta y ahí lo matamos”, confesó en una versión.

Alias ‘Pica-Pica’ recordó que el 14 de marzo de 2003 asesinó a otro hombre, acusado de dedicarse a la ‘piratería terrestre’. “Como él era conocido mío, lo llamé y lo encañoné en un barrio conocido como el matadero de Aguachica. Lo embarcamos en la moto con alias ‘Freddy’, lo echamos en el medio, y lo matamos en la vía Aguachica-Puerto Mosquito frente al ancianato”, dijo.

El 11 de octubre de 2003 los paramilitares asesinaron a otro señor acusándolo de robar. Lo buscaron en el barrio Floridablanca, en Aguachica, y lo llevaron hasta Puerto Mosquito donde le dispararon.  “Se sacó de su residencia y lo ejecutamos en la vía por orden de alias ‘Beroca’. Eso ocurrió como a las ocho o las nueve de la noche”, contó en versión alias ‘Pica-Pica’.

Otros paramilitares como Francisco Alberto Pacheco alias ‘El Negro’ han confesado otros crímenes en este lugar. A César Alberto Passo Torres, dos veces concejal de Aguachica, los paramilitares lo secuestraron, lo llevaron en una camioneta, lo torturaron y lo asesinaron en Puerto Mosquito. Según documentó Justicia y Paz, el cuerpo del político fue encontrado por la funeraria del pueblo.

¿Quién es alias ‘Pica-Pica’?
Antes de ingresar al grupo paramilitar, Javier Antonio Quintero prestó el servicio militar en el Batallón Santander, en Ocaña, y trabajó en una compañía de gas. En versión libre del 8 de julio de 2008, le dijo a la Fiscalía que ingresó a los paramilitares el 23 de marzo de 1995 después de haber sido presionado por varios guerrilleros para que se sumara a las filas del Eln.

Quintero empezó como patrullero en un grupo de autodefensas que tenía Luis Obrego Ovalle, un finquero que financió a los paramilitares en esta región. Quintero, quien recibió el apodo de ‘Pica-Pica’, comenzó a delinquir en este grupo que tenía presencia en los municipios de Río de Oro y Pailitas, en Cesar,  y en Ocaña, Norte de Santander. En este grupo estuvo desde 1995 hasta 1997.

“El área de influencia de Luis Obrego fue la vía Morrinson-Aguachica-Gamarra, Puerto Mosquito, Loma de Corredor. Creo que el señor tenía una parte de Ocaña. Él se financiaba con cuota de los ganaderos. Me voy de ese grupo a finales de diciembre de 1997 porque me enfermé. Duré dos meses por fuera”, dijo el ex paramilitar.

Luego, alias ‘Pica-Pica’ hizo parte de lo que se conoció como Autodefensas Campesinas del Sur del Cesar, el grupo paramilitar en cabeza de Juan Francisco Prada Márquez alias ‘Juancho Prada’, que estuvieron en Aguachica, San Martín, Gamarra, San Alberto y Río de Oro, en el sur del Cesar, así como en Ocaña y Ábrego, en Norte de Santander.

“Me recibe alias ‘Norris’  y me deja de conductor. Después me manda para una escuadra con un comandante, como que era ‘Fernando’. Después ya disponían de uno. Yo era patrullero”, dijo en una versión libre el 8 de julio de 2008.

Alias ‘Pica-Pica’ dijo que “fue conductor, radio-operador, patrullero. Uno lo dice con pena pero me tocaba sicariar, lo que me mandaran a hacer”, le contó a la Fiscalía.

Durante la audiencia de imputación de cargos, la Fiscalía 34 lo acusó de los delitos de concierto para delinquir, porte ilegal de armas, uso ilegal de uniformes y homicidio en persona protegida.