'Juancho Dique' reconoce la autoría de la masacre de Macayepo

Ante un Fiscal de Derechos Humanos y DIH, el ex jefe del Frente del Canal del Dique reconoció que ordenó el asesinato de 12 campesinos en el corregimiento de Macayepo, Carmen de Bolívar.
'Juancho Dique'reconoció que envió a sus hombres a asesinar a 12 campesinos en Carmen de Bolívar. Foto Semana

- 'Juancho Dique' reconoció asesinato de alcalde y tres masacres
- Aseguran a 'Juancho Dique' por masacre de Macayepo
- Fiscalía imputa nueve masacres a 'Juancho Dique'

El ex jefe paramilitar Úber Enrique Bánquez Martínez, alias 'Juancho Dique', admitió su responsabilidad en la masacre de Macayepo, Bolívar.

Así lo señaló el mismo ex paramilitar durante una audiencia de formulación de cargos efectuada en la sede de la Fiscalía General de la Nación.

Un representante del ente acusador, perteneciente a la unidad de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, DIH, profirió acusación en su contra por los delitos de homicidio agravado y desplazamiento forzado.

El desmovilizado comandó el Frente Héroes de los Montes de María que realizó la masacre el 14 de octubre de 2000 y que ocasionó el desplazamiento de decenas de personas que habitaban la zona, en jurisdicción de Carmen de Bolívar.

Por este crimen, el pasado 23 de febrero de 2010, la Corte Suprema de Justicia condenó a 40 años al ex senador sucreño Álvaro 'el Gordo' García Romero (ver artículo) y recientemente la Fiscalía ordenó la captura del ganadero Joaquín García (ver artículo).

La masacre 

El 16 de octubre de 2000, 80 hombres de las Autodefensas Unidas de Colombia masacraron a 12 campesinos de este corregimiento de Carmen de Bolívar. Macayepo no fue una masacre aislada. Por el contrario, hizo parte de una violenta cadena de matanzas emprendida por los paramilitares de la región en un intento por obtener el control de los Montes de María. Los corregimientos localizados en esa región, entre ellos Macayepo, están localizados en un corredor estratégico que da un fácil acceso desde el sur de Bolívar hacia todos los departamentos de la Costa Atlántica.

En la zona había presencia de cerca de 300 guerrilleros de los frentes 35 y 37 de las Farc bajo el mando de ‘Martín Caballero’, quienes desde 1998 libran una guerra territorial contra un grupo de 80 paramilitares del Bloque Norte de las Auc, al mando de Rodrigo Antonio Mercado Pelufo (alias ‘Cadena’ o ‘Pelufo’). Este grupo de paramilitares fue señalado por las autoridades de ser el mismo que entre febrero de 2000 y enero de 2001 realizó cinco grandes masacres en la zona de Montes de María, las cuales dejaron un trágico saldo de más de 100 muertos y 4.000 desplazados. Entre ellas la de El Salado, que ocurrió el 18 de febrero de 2000, en donde fueron asesinadas 36 personas, y la de Chengue, en la que fueron masacradas 27 personas el 17 de enero de 2001

Con la justificación de sacar a la guerrilla del campo sucreño, las Auc cometieron decenas de masacres de campesinos desarmados, hombres, mujeres, niños, con torturas y vejaciones con pocos precedentes aún en la violenta historia nacional.  

Una conversación en particular grabada en octubre de 2000, que fue publicada en la revista Semana en 2002, puso a García tras las rejas. En ella el ganadero Joaquín García dialoga con Álvaro García Romero sobre la necesidad de conseguir el apoyo del entonces gobernador de Sucre, que era del grupo de García, para mover hombres en unas fincas entrando por los corregimientos El Aguacate y Pajonalito, vecinos de Macayepo.

Desde el mismo momento en que estalló el escándalo de la grabación, García Romero, dijo que el hacendado le pidió ayuda para recuperar su ganado robado. “Los ganaderos ya están cansados de darle plata a la guerrilla e incluso tres meses antes de Macayepo los subversivos dinamitaron fincas de la zona”, le dijo entonces a Semana.

Sin embargo, según lo investigó la revista y luego lo verificaron las autoridades judiciales, justamente fue por El Aguacate fue por donde ingresaron los paramilitares que cometieron la matanza en Macayepo ocurrida el 16 de octubre de 2000. En la grabación, efectuada el 6 de octubre, el senador afirma que “…yo considero que esa decisión es una decisión que no es fácil tomarla hoy pero es fácil tomarla en 10 días…”. Diez días después ocurrió la matanza de 15 campesinos.

Otra hecho que despertó sospechas entre las autoridades es que los dos interlocutores hablaron de un “man verde” que resultaba incómodo  para sus proyectos. Se trataba del comandante de Policía del departamento de Sucre en ese entonces, el coronel Rodolfo Palomino, que había hecho operativos exitosos contra los paramilitares. El Coronel fue trasladado de su cargo cinco semanas después de la conversación.

García Romero se defendió diciendo que la conversación fue una fatal coincidencia, que jamás ha sido un criminal y que la cinta fue editada y acomodada para perjudicarlo. Por ser senador, le correspondía ser investigado y juzgado por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. García renunció a su curul para evadir a la Corte, y su caso fue investigado por la Fiscalía. En abril de 2009 pidió un castigo de 60 años de prisión para García. El caso fue a un juzgado, pero más tarde la Corte resolvió asumir los casos en juicio directamente, y finalmente fue condenado por el Alto Tribunal a 40 años de cárcel.

La Procuraduría General también solicitó condena para García Romero. El 16 de de diciembre de 2008 la Procuraduría destituyó al ex senador y lo inhabilitó para ocupar cargos públicos por los próximos 20 años.