Justicia y Paz le imputó 117 homicidios y otros crímenes a Mancuso

La audiencia de imputación de cargos se realizó ante un magistrado de control de garantías del Tribunal de Justicia y Paz de Bucaramanga, en la que también se procesaron a otros ex paras.
 
Salvatore Mancuso, ex jefe paramilitar de los bloques Córdoba, Norte y Catatumbo de las Auc.  

El pasado viernes terminó la audiencia en la que les imputaron 103 cargos al extraditado jefe paramilitar Salvatore Mancuso y sus subordinados Jorge Iván Laverde Zapata, José Bernardo Lozada, Isaías Montes Hernández, Jimmy Viloria y Juan Ramón de las Aguas. Los crímenes ocurrieron en Norte de Santander.

A esos postulados, un fiscal de la Unidad de Justicia y Paz les imputó 117 homicidios -12 de ellos en la modalidad tentada-, 38 desapariciones forzadas, más de 30 desplazamientos de población civil, 70 secuestros, 16 torturas en persona protegida, 23 actos de terrorismo y 30 despojos.

También fueron procesados por otros delitos como lesiones personales en persona protegida, utilización de medios y métodos de guerra ilícitos, represalias, obstaculización de tareas sanitarias y humanitarias, destrucción y apropiación de bienes protegidos, contribuciones arbitrarias y concierto para delinquir agravado.

A Mancuso Gómez la Fiscalía también le imputó cargos por los delitos de conservación y financiación de plantaciones, tráfico o fabricación o porte de estupefacientes, tráfico de sustancias para el procesamiento de narcóticos, existencia construcción y utilización ilegal de pistas de aterrizaje.

Entre los homicidios que fueron endilgados se encuentran los de los fiscales especializados de Cúcuta María del Rosario Silva Ríos y Carlos Arturo Pinto. También están los crímenes del defensor del Pueblo de Cúcuta, Iván Villamizar Luciani, de Sor María Ropero Albernia, madre comunitaria y sindicalista de Sindimaco.

Entre las masacres imputadas están una del corregimiento La Curva en el municipio de Bucarasica Norte de Santander, y  las masacres perpetradas entres el 13 de marzo y el 5 de mayo de 2002 en los barrios Carlos Ramírez Paris, Cecilia Castro, Antonio Santos y La Atalaya de Cúcuta, capital de Norte de Santander.

Los postulados también fueron procesados por la masacre de tres mujeres el 24 de noviembre de 2001 en el barrio El Páramo en Salazar de las Palmas, y las masacres cometidas el 30 de noviembre de 2001 en el municipio del Zulia, el 31 de julio de 1999 en la vereda los Cuervos y Puerto Barrancas del corregimiento la Gabarra, y la perpetrada el 21 de agosto de 1999 en la vereda Petrolera, corregimiento Campo Dos, municipio de Tibú.

Durante la diligencia de imputación de cargos fueron incluidos los hechos que los paramilitares cometieron en las incursiones al municipio de Sardinata el 7 de julio de 2000, al corregimiento de Campo Alicia en el municipio de Zulia, así como la masacre de San Roque en el municipio de Sardinata  el 5 de agosto de ese año.

Por último, la Fiscalía relacionó la incursión efectuada a la vereda Puerto Palmas del municipio de Tibú el 19 de junio de 2001, y la masacre de los hermanos Rodríguez López cometida el primero de diciembre de 2001, en el kilómetro 14 vía La Gabarra.

Con información de Fiscalía.