Priorización: Éver Veloza García, alias 'HH'

Éver Veloza fue jefe de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, con las que creó el Frente Bananero y después fue enviado por los hermanos Castaño a Valle y Cauca a reestructurar el Bloque Calima de las Auc.

Veloza fue extraditado a Estados Unidos y está detenido en  Metropolitan Correctional Center de Nueva York. Además de este paramilitar, la Fiscalía imputará cargos a 12 más, entre ellos a Elkin Casarrubia, alias ‘El Cura’; Juan Mauricio Aristizábal,  alias ‘El Fino’, jefe financiero del bloque Calima, y Jesús Pérez Jiménez, alias Sancocho, entre otros.

A estos paramilitares la unidad de Justicia y Paz le imputará cargos por 386 hechos que dejaron 11 mil víctimas. Estos son algunos de los crímenes de connotación que serán atribuidos a estos paramilitares.

Desplazamiento Saiza
El 14 de julio de 1999, un comando paramilitar integrado por 60 hombres ingresó al corregimiento Saiza de Tierralta, Córdoba. A punta de culetazos sacaron a varios pobladores de sus casas y los acribillaron delante de todo el pueblo. Luego, procedieron a destruir varias de las humildes viviendas que conformaban el corregimiento. Al final, la incursión paramilitar dejó como saldo trágico 14 personas asesinadas, 15 viviendas incineradas y la orden de abandonar la región para unas 1.049 personas, quienes debieron refugiarse como bien pudieron en Carepa, Chigorodó, Apartadó y Montería.

“Nos dieron la orden de que en tres días todo tenía que estar vacío. De las 42 veredas donde habitábamos unas 1.049 familias, todas quedaron vacías”, le narró a fiscales de Justicia y Paz uno de los sobrevivientes de la masacre. Saiza perdería la categoría de corregimiento un año después, pues al momento de elaborar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Tierralta, toda la región se encontraba inhabitada.

Hoy, 14 años después del hecho, los testimonios aportados por el jefe paramilitar Ever Veloza García, alias ‘H.H’, quien fuera comandante del bloque Bananero de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), han permitido conocer muchos más detalles que rodearon este crimen y que habían permanecido ocultos hasta ahora. En versiones rendidas en mayo del presente año, alias ‘H.H’ reveló que la incursión a Saiza fue planeada por Vicente Castaño y Carlos Mario García, alias ‘Rodrigo Doble Cero’, y que Carlos Castaño mostró siempre su desacuerdo en esta acción.

De acuerdo con ‘H.H’, el ataque de un bloque de las Farc a un campamento paramilitar ubicado en zona rural de Tolová, Córdoba, en diciembre de 1998, habría sido el pretexto para incursionar en Saiza. “La operación fue planeada por (alias) Jimmy, un exmilitar que era instructor en (finca) La 35. Pero Jimmy se excedió”, relató alias ‘H.H’, quien señaló además que Raúl Hasbún, alias ‘Pedro Bonito’ jugaría un papel preponderante en este desplazamiento.

“Cómo Hasbún sabía que se iba a realizar ese operativo, entonces lo que hizo fue acondicionar unas tierras que él quería recuperar, que decía que se las había quitado el EPL, entonces, lo que hizo fue contactar a los desplazados y se los llevó para esas tierras. Les dio a sembrar maíz y les dijo que le tenían que pagar tanta cantidad por cada kilo que sacaran. Los campesinos terminaron prácticamente explotados por él”.

La masacre y el posterior desplazamiento forzado cometido en Saiza es uno de los 336 hechos priorizados por la Fiscalía General de la Nación y que le serán imputados ante un Tribunal de Justicia y Paz de Medellín a este jefe paramilitar, actualmente recluido en una cárcel de los Estados Unidos, donde enfrenta un juicio por narcotráfico.

Desplazamientos en Turbo
La Fiscalía de Justicia y Paz le imputará a Ever Veloza, alias ‘H.H’, unos  140 casos de desplazamiento forzado, que comprometen a  10.681 víctimas. Aunque a la fecha no es posible determinar cuántos corresponden  al bloque Bananero y cuántos al Calima, pues comandó los dos, lo que sí se sabe es que varios de estos éxodos forzados se cometieron en el municipio de Turbo, Urabá antioqueño.

Uno de esos desplazamientos se dio en las veredas Pueblo Galleta, El Limón, Paquemás y La Arenosa de Turbo, luego que hombres al mando de Jesús Albeiro Guisao, alias ‘El Tigre’, ingresaran en septiembre de 1995 a esta región con la intención de cortarle corredores estratégicos a la guerrilla. Para ello, los hombres al servicio de ‘El Tigre’ no vacilaron en emplear todos los métodos de terror posibles, como decapitar y desmembrar a sus víctimas, con el fin de generar pánico en la población.

Se estima que entre 1995 y 1997 salieron desplazadas del municipio de Turbo más de 5.000 personas. El éxodo forzado generado por las masacres facilitó el despojo de cientos de miles de hectáreas en este municipio del Urabá antioqueño. Según la Unidad de Restitución de Tierras, en el Urabá antioqueño figuran un total de 3.529 predios abandonados, que representan unas 127.527 hectáreas.

(Haga clic sobre la imagen para volver al especial sobre la priorización en Justicia y Paz)
   

Tags: *H. H.*