Las "técnicas" de reclutamiento de 'el Alemán'

En una imputación de cargos, la Fiscalía mostró cómo a las filas del Élmer Cárdenas de las Auc llegaron cientos de niños y que incluso ‘el Alemán’ se valió de secuestros y amenazas para reclutar a un menor.
La Fiscalía narró la forma de reclutamiento del Bloque Elemer Cárdenas durante la legalización de cargos de alias 'el Alemán'. Foto Julián Lineros

Durante la audiencia de legalización de cargos que se adelanta en contra de Freddy Rendón Herrera, alias ‘el Alemán’, un fiscal de la Unidad de Justicia y Paz logró documentar que este grupo paramilitar tuvo más de 400 menores de edad en sus filas. Muchos de ellos se desmovilizaron en el 2006 dentro del proceso de paz, habiendo cumplido la mayoría de edad durante su pertenencia al grupo paramilitar. (Ver “Comienza imputación contra ‘el Alemán’ por reclutamiento de niños”).

El exjefe paramilitar aseguró que los jóvenes que fueron reclutados por este grupo armado llegaron por su propia cuenta a las filas del Élmer Cárdenas y no por presión.

Según la Fiscalía, desde sus inicios en 1995 como “Los Guelengues”, hasta la desmovilización como Bloque Élmer Cárdenas en el 2006, los paramilitares de este fueron reclutados de manera voluntaria, sin embargo, terminaron reclutando menores de edad.

Durante los 11 años de existencia la Fiscalía solo pudo confirmar un caso de reclutamiento de Francisco Martínez Mena, quien fue secuestrado por el grupo paramilitar en 1996, para obligar a sus hermanos a unirse al Élmer Cárdenas.

‘El Alemán’ dijo que no era propiamente un caso de reclutamiento, debido a que los hermanos de Martínez Mena eran guerrilleros, y que lo que se buscaba era capturarlos con el fin de conseguir información sobre los movimientos de la guerrilla. Según el exjefe paramilitar estos hermanos se unieron al Bloque Élmer Cárdenas a cambio de la libertad de Martínez Mena, y se desmovilizaron en el 2006 con el Bloque.

Sin embargo, la Fiscalía registra el hecho de manera distinta, ya que uno de estos hermanos se unió a los paramilitares un año después del secuestro de su hermano. El representante del ente acusados mostró algunos casos de reclutamiento del Bloque Élmer Cárdenas, contando con algunas aclaraciones del ex jefe paramilitar sobre los detalles de lo practicado por el grupo.

Durante la invasión paramilitar de Río Sucio, el 20 de diciembre de 1996, los paramilitares secuestraron a Francisco Martínez Mena, un joven de 18 años que vivía en la cabecera municipal, con el objetivo de obligar a sus familiares a unirse a las autodefensas. Según la Fiscalía, uno de los hermanos de este joven cede ante la presión del grupo paramilitar, y liberan a Martínez Mena.

‘El Alemán’ dijo que para la toma de Río Sucio existía la orden de asesinar a una serie de personas, por ser supuestamente miembros o colaboradores de las Farc. Dos de los objetivos eran dos hermanos conocidos como los ‘Quinco’.

Durante la toma, dijo el ex jefe paramilitar, estos hermanos no pudieron ser encontrados, pero se reconoció a Martínez Mena como otro hermano de ellos. El grupo paramilitar vio el secuestro del joven, como una oportunidad de capturar a los hermanos ‘Quinco’, y obtener información sobre el frente de las Farc que delinquía en la zona.

Según lo dicho por ‘el Alemán’ al joven fue liberado 15 días después de su retención, le dieron plata para que fuera hasta su casa, y lo obligaron a contactar a sus hermanos pidiéndoles que se entregarán a las autodefensas.

Según el exjefe paramilitar estos hermanos se unieron al Bloque Élmer Cárdenas a cambio de la libertad de su hermano menor. Uno de ellos perdió una pierna durante un combate y se le conoció como ‘El Mocho’. ‘el Alemán’ aseguró que ambos hermanos se desmovilizaron con el Élmer Cárdenas en el 2006.

Ante las preguntas de la Procuraduría sobre las razones del reclutamiento de estos jóvenes, ‘el Alemán’ contestó que en los inicios del Bloque no se aceptaban menores, pero “por necesidades de hombres para la guerra llevo a reclutar jóvenes menores”. La justificación del paramilitar de este hecho ante la sala, y respondiendo a la Procuraduría, fue que el Bloque tenía unas exigencias médicas y psicológicas de ingreso muy estrictas, y que en la mayoría de los casos solo eran pasadas por los menores.

Las exigencias
La Procuraduría pidió a la Fiscalía que explicara los detalles sobre los perfiles de los que reclutaban, los exámenes que se hacían para ingresar al grupo, y la existencia de registros de las personas reclutadas.

La Fiscalía mostró que el Bloque Élmer Cárdenas reclutaba personas de dos grupos distintos.

Por una parte aceptaba ex guerrilleros desertores, ex militares y ex policías. Y por otra entrenaba miembros de la población civil que buscarán de manera voluntaria pertenecer al grupo paramilitar. Este segundo grupo de personas que en su mayoría eran personas jóvenes, muchos de ellos menores de edad, convocados por medio de las emisoras y de “voz a voz”.

‘El Alemán’ aclaró que, aunque el grupo no manejó un documento en el que se establecieran los requisitos para ingresar al grupo, se discutió con los comandantes una serie de requisitos para ser aceptado por el grupo. Según ‘el Alemán’, las personas que se presentaban debían pasar un examen médico, en el cual se valoraba si eran atléticos, no sufrieran de píe plano, escoliosis y vicios como el cigarrillo, drogas o alcohol.

Además debían someterse a una “entrevista” para descartar infiltrados o gente con deseos de venganza. A través de la entrevista se trataba de controlar que no fueran muy jóvenes.

Todos estos controles, dijo ‘el Alemán’, fueron preparados y realizados por miembros del bloque, que eran médicos o enfermeros. La selección era aprobada por el jefe de las escuelas de formación de los paramilitares.

‘El Alemán’ dijo que en ningún momento existió un personal específicamente dedicado al reclutamiento, o que fuera de casa en casa exigiendo a las familias unirse al grupo.

Dijo que, con el paso del tiempo, la cantidad de ex militares y ex policías que se habían unido al grupo fue reduciéndose porque tenían comportamientos viciosos, y el número de jóvenes reclutados creció.

Durante su intervención, ‘el Alemán’ aseguró también que el trato entre mujeres y hombres era igual, pero que según sus registros el ingreso de mujeres a sus filas había sido mínimo.